«Vimos en el cáñamo industrial una manera de darle valor a la tierra, con buenas producciones y de calidad»

Gerardo Lázara es uno de los pocos productores en Galicia de cáñamo industrial. Tras varios años de cosechas experimentales y abrirse mercado, ahora se prepara para una producción de mayor volumen y pasar a gestionar unas 200 hectáreas. Conocemos más sobre el cultivo

Publicidade
Gerardo Lázara junto a algunas alpacas de cáñamo industrial.

Gerardo Lázara junto a algunas alpacas de cáñamo industrial.

Después de que sus padres, que contaban con una ganadería de vacuno de leche en Silleda (Pontevedra), se habían jubilado, Gerardo Lázara buscaba una alternativa para aprovechar las tierras de la familia, en vez de dejarlas la barbecho. Se interesó por el cultivo de algunos de los superalimentos, tan en auge en los últimos tiempos, como la chía o la quinoa y también por el cáñamo industrial. Las primeras pruebas le mostraron el potencial de Galicia para el cultivo del cáñamo y decidió apostar por él.

Tras 8 años de investigación y cultivos experimentales, lleva 2 años ya dedicado de manera profesional a este aprovechamiento. En la temporada pasada, junto con otros productores, su firma Celtic Hemp Deza cosechó 30 hectáreas de cáñamo industrial.

Tras 8 años de investigación y pruebas, se preparan para incrementar la producción y cosechar 200 hectáreas

Ahora se prepara para dar el salto a una mayor profesionalización y volumen y pasar a contar con 200 hectáreas en distintas zonas del interior de Galicia, principalmente en la comarca del Deza, así como en Pontevea o Vedra. Contará tanto con las tierras propias, así como con fincas alquiladas, además de formalizar contratos con distintos productores. «Es muy importante manejar un volumen grande para poder ofrecer a los compradores, ya que con pequeñas cantidades es muy difícil su comercialización», concreta Gerardo Lázara.

Planta en flor de cáñamo industrial.

Planta en flor de cáñamo industrial.

El cultivo del cáñamo aún arrastra las consecuencias de las prohibiciones que durante años se estipularon por las semejanzas con las variedades con THC, el componente psicotrópico. «A simple vista las plantas no se diferencian, es preciso hacer analíticas para saber que tienen un contenido por debajo del 0,2% de THC, el permitido en España», indica el productor.

En España la producción del cáñamo es muy reducida y no existen industrias para su transformación, mientras en otros países como Francia o Estados Unidos hay una importante industria y mercado. «En Galicia, el clima nos ayuda a poder tener una buena producción y lograr un producto de calidad», reivindica Gerardo.

Galicia, una tierra ideal para el cultivo

El cáñamo, que ya fue cultivado antiguamente en Galicia, aunque pocas referencias se encuentran al respeto; se adapta muy bien al clima gallego. «Es un cultivo muy adaptable y en Galicia se da muy bien por la humedad que tenemos. Dependiendo de las fincas se podrá obtener un mayor rendimiento, pero por lo que estuvimos viendo puede cultivarse en muy distintas condiciones», indica el productor.

Es una planta con un ciclo semejante al del maíz, pero en el que consigue los 4 metros de altura en poco más de 100 días

Tiene un ciclo muy semejante al del maíz pero con menos exigencias y sin apenas depredadores. Se siembra en el mes de marzo y se recoge a mediados de agosto, aunque puede prolongarse en función de la meteorología. «Es una planta con un desarrollo muy rápido, con un ciclo de poco más de 100 días consigue los 4 metros de altura», comenta. Pese a que le gustan las zonas con humedad, no precisa de riego. «Le sobra con la humedad ambiental, por eso se desarrolla mejor en fincas próximas a ríos o riachuelos», aprecia el productor.

Plantación de cáñamo en una hinca en Silleda.

Plantación de cáñamo en una finca en Silleda.

Tampoco están empleando ningún tipo de abono químico y prefieren prescindir de los purines. «Preferimos emplear estiércoles o materia orgánica para evitar tener que recurrir a granjas en ecológico que nos garanticen unas condiciones de los purines, ya que al destinarse, en buena parte, a usos terapéuticos debe pasar unas estrictas analíticas», concreta.

Del mismo modo, prescinde de emplear ningún tipo de herbicida. «Con un marco de plantación adecuado conseguimos que la hierba acabe quedando atrás y no suponga un problema para el desarrollo de las plantas», especifica Gerardo.

«Con un marco de plantación adecuado conseguimos que la hierba no suponga un problema para el desarrollo de las plantas»

Así, aunque cuenten con una producción en ecológico, por el momento tampoco tienen este distintivo del Consejo Regulado de Agricultura Ecológica de Galicia (Craega), dada la poca presencia que tiene el cultivo en Galicia. «En vez de poder ofrecernos asesoramiento desde el Craega, éramos nosotros los que a raíz de nuestras investigaciones teníamos información y aún teníamos que pagar por ese sello», recrimina el productor.

Otra de las ventajas del cultivo es que en Galicia, por el momento, no tiene muchos depredadores. El carácter acaricida y fúngico de la propia planta, sumado al olor que desprenden, lo convierten en un repelente para muchos insectos. «Detectamos que en la floración hay muchas abejas que van a ellas, pero no hay moscas, ni mosquitos, ni vespas velutinas…», indica.

Ni el jabalí ni otra fauna salvaje le ha causado daños, por el momento, en las plantaciones

Tampoco para la fauna silvestre de mayor tamaño es una alternativa apetecible, por el momento. A diferencia de otros cultivos, como el maíz, tampoco el jabalí hace estragos en las plantaciones de cáñamo. «Detectamos algunos senderos de atravesar las fincas, pero no hemos tenido daños en ninguna de las parcelas», comenta.

Sin semillas en España

A la hora de comenzar con el cultivo de cáñamo uno de los primeros obstáculos que Gerardo encontró vino con las dificultades para hacerse con las semillas, puesto que en España no hay semilla certificada. Este es un mercado que copa Francia, que lleva años de adelanto en el cultivo de la planta, después de ser más flexible en las restricciones y no llegar a perderse su aprovechamiento, como aconteció en otros países.

Planta de cáñamo industrial.

Planta de cáñamo industrial.

«Después de probar diferentes semillas optamos por dos francesas con las que se consiguen unas buenas producciones tanto para el aprovechamiento de la fibra, como de las semillas o de las flores», explica Gerardo. En la última campaña reconoce que obtuvieron unos buenos rendimientos, ya que en el caso de la flor se situaron en una producción de 200 kilos por hectárea y en las semillas consiguieron casi los 700 kilos.

Además, toda la semilla que se planta tiene que ser certificada para garantizar que se trata de las variedades legales. «Tiene que venir en sacos cerrados y con los distintivos para garantizar su trazabilidad», apunta. Tampoco se pueden aprovechar las semillas que se produzcan en la plantación, sino que es preciso adquirirlas cada año.

«En los primeros años tuve que comprar la semilla a 14 euros el kilo»

Todo esto provoca que se incremente el precio de la semilla que oscila entre los 7 y los 12 euros el kilo, aunque estos precios pueden aumentar por el efecto de los especuladores y la alta demanda cuando se acerca la época de siembra. «En los primeros años tuve que comprar la semilla a 14 euros», recuerda. Gerardo suele emplear unos 40 kilos de semilla por hectárea que planta con una sembradora de la hierba o del maíz.

El secado, el punto más crítico de la producción

Pese a la inversión inicial que pueda suponer la siembra, después los gastos a lo largo del crecimiento de la planta son mínimos. Además, del cáñamo llega a aprovecharse casi toda la planta para diferentes usos. Por una parte se cosecha la semilla y la flor, que se emplearán tanto para alimentación humana como en la industria farmacéutica o en la cosmética.

La cosecha de la flor y la semilla la realiza con una cosechadora de grano de maíz, con pequeñas adaptaciones

La recogida se hace en el mes de agosto y en estos primeros años Gerardo estuvo empleando una cosechadora del grano, semejante a las utilizadas para el maíz, aunque «tuvimos que hacerle algunas modificaciones para adaptarla», concreta. Ahora, con el previsible incremento de la producción, para la próxima temporada también espera adquirir una nueva máquina.

Tanto la semilla como la flor deben someterse a un proceso de secado que, sin duda, es el punto más crítico del cultivo. «Hasta el momento lo hacíamos casi de una manera artesanal, con lo que implica mucha mano de obra», detalla. En la última campaña contrató 8 personas que se encargaron de la colocación de las plantas para el secado. Buena parte de esta fase la realizó en las instalaciones de Viveros Marcos Antonio, también de Silleda. «Cuando nosotros precisamos secar la planta, el vivero está ya en temporada baja, por lo que pudimos aprovechar los invernaderos», comenta. La ventilación de la que disponían y la elevada temperatura que lograban le permite secar la planta en 5 o 7 días. «Lo ideal sería secarla a oscuras, pero por el momento estuvimos empleando este sistema con buenos resultados», apunta.

En estos años ha probado diferentes métodos de secado: colgadas, en horizontal o con maquinaria de secado.

En estos años ha probado diferentes métodos de secado: colgadas, en horizontal o con maquinaria de secado.

La construcción de un secadero es otra de las inversiones que Gerardo contempla para este año, el fin de garantizar el procesado de toda la producción que prevén manejar. Ya disponen de una finca en las cercanías del recinto ferial de la Semana Verde y prevén comenzar con la construcción de la nave en los próximos meses. Además, trabajan con una firma de Tui, especializada en secaderos industriales, para la adaptación de una máquina que favorezca tanto el secado como la clasificación para proporcionar un producto de calidad. Se trata de una máquina que funcionará a base de combustión de biomasa, que prevén obtener también de la zona del Deza.

En esta nueva expansión, Gerardo cuenta con 2 socios más con los que fundó la firma Hemp Plastic Deza. De hecho, entre la construcción de la nave y la adquisición de maquinaria, contemplan realizar una inversión de cerca de 450.000 euros. Por primera vez, este año solicitarán una subvención a la Agencia Gallega de Desarrollo Rural (Agader) para afrontar la inversión.

El volumen de producción, uno de los condicionantes

Además de la semilla y de la flor, la caña de la planta también se cosecha para aprovechar sus fibras, ya que es muy apreciada tanto por sus propiedades para usos textiles como por su resistencia. Esta parte se cosecha más tarde y se deja madurando en la finca incluso hasta que llegan las primeras lluvias del otoño. «Antiguamente esta fibra se sumergía en el río y se aclaraba en un proceso semejante al del lino», apunta.

«La fibra se conserva muchos años e incluso mejora con el paso del tiempo»

Por el momento, Gerardo está centrado en la comercialización de la semilla y de la flor, ambos a granel, mientras que la fibra está almacenándola. La parte de la fibra se puede tanto empacar, como hacer rollos con ella o guardarla en el pajar. «La fibra se conserva muchos años e incluso mejora con el paso del tiempo», explica. El problema para la comercialización de la fibra están siendo los bajos volúmenes que hasta el momento manejaba y el hecho de que los principales mercados para estos productos estén en el extranjero o exijan grandes cantidades y regularidad. «Preferimos almacenarla hasta contar con una cantidad que nos permita garantizar una producción mínima al año», especifica.

La demanda para la fibra llega también por parte de empresas muy relacionadas con Galicia. «Distintas filiales que trabajan para Inditex están interesadas en nuestra producción por el auge que están teniendo las fibras naturales y por la calidad que ofrecen las nuestras», reivindica Gerardo. Mientras, en el caso de las semillas y de las flores, buena parte de la producción se destina a países como Estados Unidos, Suiza o Alemania, donde fueron abriendo mercado.

Usos de las distintas partes de la planta de cáñamo industrial.

Mil y un usos para el cáñamo

El cáñamo está siendo una planta muy valorada por los diferentes aprovechamientos que se pueden hacer de las distintas partes por muchos y muy diversos sectores. El tallo es muy apreciado para confección textil ya que sus fibras tienen una gran calidad y resistencia. De hecho, esa es otra de sus ventajas siendo una alternativa sostenible al plástico para sectores como la industria del automóvil, que ya las emplean para fabricar piezas como las defensas de los coches. «Más del 30% de las fibras que se emplean en el sector del automóvil en países como Francia proceden del cáñamo», concreta. También las propiedades fúngicas y acaricidas de la planta hacen que se esté empleando mucho en la construcción.

El cáñamo está siendo muy valorado como una alternativa sostenible al plástico, así como por sus propiedades terapéuticas

Las flores tienen en la industria farmacéutica y cosmética su principal mercado y su precio de venta a granel se sitúa entre los 5 y los 8 euros el kilo. Las propiedades de los cannabinoides están resultando muy interesantes para tratamientos contra el cáncer, al provocar una respuesta de las células contra los tumores. «En países como Estados Unidos ya llevan tiempo empleándolos incluso con terapias combinadas con la quimioterapia», indica Gerardo.

Sus efectos relajantes hacen que sea una opción en tratamientos para dolencias como el párkinson, la fibromialgia, la hipertensión o los dolores menstruales. El sector de la cosmética está encontrando también importantes aplicaciones para el cáñamo.

Muestra de ropa elaborada con fibras textiles de cáñamo.

La semilla, con un precio de venta de entre 2 y 3 euros el kilo, se destina principalmente para el consumo alimentario ya que está considerado como un superalimento por el aporte de los 27 aminoácidos básicos que proporciona, siendo uno de los pocos alimentos que los reúne. Con la semillas se elabora desde leche a diferentes aceites.

«Las plantas de cáñamo son un potente purificador tanto del aire como de la tierra»

Pero además de estos usos, Gerardo reivindica las ventajas de esta planta para la recuperación de tierras contaminadas. «Es un potente purificador tanto del aire como de la tierra, ya que es la que más CO2 es capaz de absorber y transformar en oxígeno. Y en la tierra hace un proceso semejante, de ahí que se esté empleando en ambientes contaminantes como Chernóbil o Fukushima», detalla.

Además, Gerardo también destaca que se trata de un cultivo que puede servir como barrera natural frente a los fuegos, al poder sembrarse en zonas de monte y coincidir su ciclo con las épocas de mayor riesgo de incendios forestales.

Pese a los aprovechamientos que se pueden hacer del cáñamo industrial y lo extendido que pueda estar su uso, la gran semejanza con las variedades psicotrópicas hace que los productores opten por identificarlas y notificarlas a la Guardia Civil para evitar confusiones. «Nosotros preferimos colocar siempre señales indicando que es cáñamo industrial», apunta. Son plantaciones a las que se le exige extremar la trazabilidad de las semillas y que también se someten la distintas analíticas tras su recogida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información