v

Tuberculosis bovina: Falsos mitos y realidades

La tuberculosis bovina sigue siendo una enfermedad rodeada de polémica entre el sector ganadero debido a los llamados “falsos positivos”. Marta Muñoz Mendoza, jefa del área de Epidemiología del Servicio de Sanidad Animal de la Consellería de Medio Rural, explicó en las últimas jornadas técnicas organizadas por Nestlé en Galicia cuáles son las claves para entender y prevenir esta enfermedad

Tuberculosis bovina: Falsos mitos y realidades

Prueba de la tuberculina en una vaca

La tuberculosis bovina sigue siendo una pesadilla para el sector ganadero, pues puede llegar a implicar la inmobilización de la ganadería y el temido vaciado sanitario. Alrededor de esta enfermedad se extendieron en los últimos años una serie de rumores que ponen en tela de juicio la eficacia del sistema público de sanidad animal, desde el extendido “fue un falso positivo, porque las vacas en el matadero no tenían lesiones” hasta culpar exclusivamente a la fauna salvaje de su propagación.

Para echar luz sobre esta enfermedad y desmontar esta rumorología, la jefa del área de Epideomología del Servicio de Sanidad Animal de la Consellería de Medio Rural, Marta Muñoz Mendoza, explicó en las últimas jornadas técnicas organizadas por Nestlé en Galicia cuáles son las claves para entender y prevenir esta enfermedad. He aquí un resumen

¿Cómo se contagia la tuberculosis bovina?

En el caso de Galicia, una de las principales vías de entrada de la tuberculosis bovina sigue siendo la llegada de animales procedentes de otras Comunidades Autónomas o estados, en los que existe un mayor incidente de la enfermedad.

Por lo tanto, una de las mejores medidas de bioseguridade es favorecer la recría en la propia explotación, evitando en la medida de lo posible la entrada de animales externos a la explotación.

En cuanto a la evolución de la enfermedad, la tuberculosis bovina tiene su principal reservorio en los bóvidos pero también afecta al ser humano y a otros mamíferos como jabalís o corzos.

Se trata de una enfermedad crónica de evolución muy lenta, en la que los síntomas pueden tardar años en manifestarse, y que está producida por bacterias incluidas en el género Mycobacterium.

La vaca enferma de tuberculosis puede contagiar al resto del rebaño principalmente por sus secreciones respiratorias (tos, estornudos, mucosidades, mezcla con la saliva…), y tiene lugar de manera intermitente.

También puede haber contagio por vía oral (lamidos, a través de la comida o de pastos contaminados…etc). Se piensa que esta vía es menos frecuente pero algunos trabajos recientes plantean que podría ser importante.

Otra vía menos frecuente de contagio es a través del semen, secreción vaginal, leche u orina del animal infectado.

Posibles vías de entrada de la tuberculosis en una ganadería: 

Fuente: CRESA, Fundación Centre de Recerca en Sanitat Animal

Fuente: CRESA, Fundación Centre de Recerca en Sanitat Animal

¿Son fiables las pruebas para detectarla?

La respuesta es sí. Las pruebas oficiales que legalmente recoge la normativa y el programa nacional de erradicación de la tuberculosis bovina son:

-Intradermotuberculinización (IDTB): es la prueba de la tuberculina. Detecta animales infectados de tuberculosis, por la aparición de una serie de síntomas (grosor, edema, escara….) en el punto de inoculación de la tuberculina. No obstante, hay que tener en cuenta que cuando un animal se infecta por la tuberculosis su organismo desencadena una respuesta inmune de base celular. Como es una enfermedad muy lenta, el animal puede estar infectado de forma que la tuberculosis esté en estado latente, pero tardar años en desarrollar los síntomas en los pulmones, ganglios…etc.

La prueba de la gamma interferon está basada en los mismos fundamentos que la prueba de la intradermotuberculinización pero se realiza a partir de una muestra de sangre.

-Investigación microbiológica de órganos. El cultivo microbiológico en laboratorio intenta conseguir el crecimiento de estas bacterias en condiciones artificiales, lo que por su dificultad no siempre se consigue pese a que el animal esté infectado.

-Pruebas basadas en la respuesta inmune de base humoral (TEST de ELISA). Actualmente no son pruebas oficiales pero se permite su uso puntual, en zonas afectadas por focos de tuberculosis, para intentar detectar animales que la tuberculina no detecta.

Por otra parte, otras herramientas del Programa Nacional son los controles posteriores a los movimientos de animales, y las inspecciones de calidad de los equipos de campo.

Paralelamente, los servicios veterinarios de los mataderos revisan todas los canales de los animales sacrificados de rutina, a la búsqueda de lesiones compatibles con la tuberculosis bovina, completando toda a labor descrita y realizada en campo y en laboratorio.

¿Cuáles son los países en los que hay más incidente de esta enfermedad?

Tal y como se observa en el siguiente mapa, la principal incidencia y riesgo de la tuberculosis bovina se registra en el Reino Unido, Irlanda y en el Sur de España

TUBERCULOSE_CHARLA_NESTLE_2

¿Como es la prevalencia de tuberculosis en las diferentes comunidades autónomas?

La prevalencia de la tuberculosis bovina bajó en España desde el 12% del ganado infectado en los años 80 al 2,32% en el año 2017, siendo Galicia la región con prevalencia más baja de toda la España peninsular, con un 0,02%. Canarias es la única región libre de la enfermedad, un estatuto al que también aspira Galicia.

Sin embargo, en comunidades como Andalucía, Castilla La Mancha o Extremadura ronda el 10% (hasta 500 veces más que la prevalencia de Galicia).

TUBERCULOSE_CHARLA_NESTLE_5

Cada comunidad autónoma es libre para encomendar las campañas de saneamiento ganadero a veterinarios de empresas públicas, empresas personales, veterinarios particulares el veterinarios de ADSG. Galicia optó por llevar a cabo las pruebas de saneamiento ganadero con una empresa pública, donde todos los veterinarios actuantes tienen independencia económica y carecen de conflicto de intereses respecto al ganadero.

La Comisión europea marcó al Gobierno de España las siguientes fechas, como objetivos previstos para erradicar la tuberculosis bovina en diferentes regiones de España:

– En 2020: Aragón, Asturias, Baleares, Cataluña, Galicia, Navarra y País Vasco

– En 2025: Cantabria, Castilla y León y Murcia

– En 2030: Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura, Madrid, La Rioja y Valencia

TUBERCULOSE_CHARLA_NESTLE_3 TUBERCULOSE_CHARLA_NESTLE_4

¿Existen los falsos positivos?

La respuesta de la jefa del área de Epideomología del Servicio de Sanidad Animal de la Consellería de Medio Rural, Marta Muñoz Mendoza, es claramente que no.

“Todos los países europeos libres de tuberculosis la erradicaron con la prueba de la Intradermotuberculinización (IDTB). Es totalmente fiable para detectar animales infectados y si es cierto que muchos cultivos luego dan negativo es porque es una enfermedad lenta, que puede tardar años en desarrollarse, pero eso no quiere decir que el animal no esté infectado. Y lo mismo si en el matadero no se aprecian lesiones”, subraya.

Además, recuerda que los Servicios Veterinarios Oficiales deben investigar individualmente cada caso de sospecha para proteger al resto de los ganaderos

Además, es preciso realizar un estudio de evaluación de riesgo individualizado de cada explotación, para valorar el riesgo de tuberculosis y, si no existe,
valorar la existencia de otras micobacterias, como la paratuberculosis, sin olvidar que pueden existir infecciones mixtas en un mismo rebaño o animal.

“Mataron a las vacas y luego estaban limpias” ¿Que hay de cierto?

Una vez que la tuberculosis entra en una explotación es muy difícil de erradicar, existiendo un alto riesgo de reinfestación, por lo que la solución más eficaz es el vaciado sanitario.

En este sentido, una queja común de los ganaderos afectados por un sacrificio de ganado por tuberculosis es que luego las pruebas en cultivo pueden dar negativo. Sin embargo, Marta Muñoz Mendoza recuerda que:

-Si el cultivo es positivo sabemos que la explotación estaba infectada pero si es negativo no podemos descartar la infección.

-Muchos animales infectados no presentan lesiones por los siguientes motivos:

.Las reses pueden tardar años en desarrollar lesiones

.El cultivo en laboratorio de las muestras del animal es muy difícil por la descontaminación previa que precisa y por el lento crecimiento de las micobacterias (mínimo 45 días)

.El cultivo exitoso de las micobacterias es difícil debido a los siguientes motivos:

Las lesiones pueden tardar meses o años en producirse
Las lesiones en los animales latentes son complejas de detectar
Pueden existir lesiones en órganos que no son objeto de muestreo
La carga bacteriana puede ser baja
La infección puede ser debida a cepas de crecimiento lento.

¿El jabalí es la principal fuente de contagio al ganado bovino?

Desde la Consellería de Medio Rural desmienten con datos que la fauna salvaje sea la principal causa de contagio de la tuberculosis en ganado bovino. Así, en un estudio realizado en el 2013 en el que se analizaron más de 2.000 jabalís y 600 corzos, se concluía que solamente el 2,59% de los jabalís en la España Atlántica estaban infectados por la tuberculosis, frente al 60% en el centro y en el sur de la Península.

“El principal reservorio de la tuberculosis en Galicia son los bovinos y las principales causas de los focos son la entrada de animales infectados y las reinfecciones”, subraya Marta Muñoz Mendoza.

TUBERCULOSE_CHARLA_NESTLE_6

¿La tuberculosis es realmente una lotería y al ganadero no puede hacer nada?

La jefa del área de Epideomología del Servicio de Sanidad Animal de la Consellería de Medio Rural desmiente que un brote de tuberculosis sea una lotería para el ganadero, por el contrario este tiene un papel determinante para prevenir que la infección entre en su granja:

-Evitando, en la medida de lo posible, la entrada de reses en la explotación: la entrada de animales podría suponer un gran riesgo, aconsejando la recría en la explotación.

En el caso de compra ineludible es preferible realizarla en Galicia. La entrada de animales de países o CCAA con prevalencia superior a la de Galicia debería ser evitada.

– Colaborando con los Servicios Veterinarios Oficiales en el caso de focos de tuberculosis o de seguimiento de animales. Es clave que los ganaderos confíen en los veterinarios de saneamiento.

-Garantizando la bioseguridad de la explotación: compra de animales, control de entrada personas / animales externos, pediluvios, rodaluvios, no mezclar con animales de otras explotaciones, no mezclar animales de otras especies, manejo higiénico de los purines, limpieza idónea en la explotación, evitar que los animales beban de los riachuelos o estén en constantes terrenos con barro o encharcados, dar la comida en comederos (elevada del suelo)…

-Garantizando un manejo adecuado: mejor estado inmune del animal, limpieza de comederos y bebederos, evitar contaminación fecal/ oral, separación de animales jóvenes/adultos, tratamientos preventivos, bienestar animal, alimentación idónea (…).

Las ventajas para Galicia de ser declarada zona libre de tuberculosis bovina

Gracias a las campañas de saneamiento y a la implicación de ganaderos y veterinarios, Galicia es un ejemplo en la lucha eficaz contra la tuberculosis bovina. Así pasó de tener un promedio del 11,79% de los rebaños infectados en el año 1990, al 0,97% en el año 1997 y al 0,02% en el 2017.

En la actualidad la mayoría de los casos de tuberculosis bovina que se detectan en Galicia son focos nuevos y que están causados por la entrada de animales infectados, la relación epidemiológica con el foco (cercanía de explotaciones infectadas) o la recirculación de un foco antiguo.

Las principales ventajas que se abren para Galicia se consigue ser declarada en el 2020 región libre de tuberculosis bovina son, según Marta Muñoz Mendoza:

-Se conseguirá un avance crucial para la salud pública y para la sanidad animal.

-La ganadería de Galicia adquirirá un estatuto sanitario muy privilegiado, lo que repercutirá en las oportunidades de mercado y en la valoración de sus animales y productos, con más oportunidades para la exportación de leche y de recría.

-Disminuirá la presión diagnóstica sobre los ganaderos y observaremos la enfermedad desde otro punto de vista.

-Se podrá destinar el coste del programa de erradicación de la tuberculosis bovina al estudio de otras enfermedades y de otros problemas de importancia para la ganadería de Galicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información