Síntomas y tratamiento del gusano del alambre en maíz

El gusano del alambre es uno las plagas que más daños provocan en el cultivo del maíz. Resumen de la ponencia del experto en este cultivo Albert Porte-Laborde, durante las III Jornadas del Rural Gallego desde Curtis 

Síntomas y tratamiento del gusano del alambre en maíz

Ajemplar adulto del gusano del alambre

El gusano del alambre es la larva de los insectos de la familia de los elatéridos (Agriotes y Athous, son los que más daños provocan en agricultura de la 7.000 especies conocidas) y se trata de una de las plagas más frecuentes y que más daños provocan en el cultivo del maíz.

Para analizar como detectar sus daños y como se debe tratar, Albert Porte-Laborde, experto internacional en cultivo del maíz, impartió el pasado mes una conferencia magistral en las III Jornadas del Rural Gallego desde Curtis, organizadas por este ayuntamiento coruñés. “Para evitar sus daños la solución eficaz es tratar con un insecticida en el momento de la siembra”, destacó.

Como punto de partida, recordó que el adulto es un insecto coleóptero oscuro, de 10 a 13 mm de longitud de la familia de los elatéridos. En fase de larva, es un gusano amarillo y relativamente duro que ataca a la raíz de las plántulas.

Gusano del alambre en la raíz de una planta de maíz

Gusano del alambre en la raíz de una planta de maíz

Los ataques del gusano del alambre se reparten por focos o manchas en las parcelas de maíz, y varios son los síntomas de su presencia.

1) Ataques directamente a los granos que conduce a problemas de emergencia

arame_verme_millo_laborde_3

2) Desecación del corazón de la planta -el cogollo terminal- y de las hojas más jóvenes. Las plantas afectadas presentan a menudo desecamiento de la hoja central, mientras que la primera y la segunda hojas están intactas.

arame_verme_millo_laborde_4

3) Marchitamiento de las plántulas (2-3 hojas) en caso de ataque precoz y después desaparición de las plantas con 2-3 hojas, aunque esta desaparición es más frecuente a partir de 4 hojas y hasta las 6-7 hojas.

arame_verme_millo_laborde_5

4) Ahijamientos de las plantas, si hay solamente mordedura de la base del tallo principal. En estos casos a veces se ve una perforación, un agujero circular de 1 a 3 mm de diámetro, a la altura del cuello de la raíz. La reacción de la planta ante esta herida es ahijar.

Comparación entre ahijamiento natural (derecha) y provocado por heridas del gusano del alambre (izquierda): 

arame_verme_millo_laborde_8

5) La mordedura superficial al nivel del ápice provoca una deformación en la planta, como el alargamiento de la corneta foliar cilíndrica.
arame_verme_millo_laborde_9

6) A veces se puede observar únicamente el blanqueamiento de una parte del limbo a un solo lado del nervio central de la planta.
arame_verme_millo_laborde_11

¿Cuanto puedo perder de la cosecha?

Las pérdidas en la cosecha de maíz forrajero varían mucho según los síntomas, pudiendo oscilar entre el 15 y más del 90% en los casos más graves.

arame_verme_millo_laborde_12

Recomendaciones:

Contra el gusano del alambre no hay soluciones curativas, pero si medidas preventivas como aplicar insecticida en el momento de la siembra. “Un ataque ya declarado tiene siempre un mal pronóstico y no hay soluciones curativas. Además, si viene tiempo seco, debido a la falta de humedad en la parte superficial del suelo, los gusanos del alambre pueden bajar a más profundidad, fuera de la zona de sensibilidad del maíz. No se puede prevenir los daños, y cuando la finca a sembrar tuvo antes del maíz pradera permanente o temporal siempre hay riesgos”, asegura Albert Porte-Laborde.

Como recomendaciones, el experto francés recuerda que:

-El gusano del alambre está presente sobre todo en zonas húmedas y en aquellas fincas que tuvieron pradera antes del maíz. “Le gustan los suelos ricos en materia orgánica y las rotaciones de cultivo que integran praderas permanentes o artificiales con el maíz. Por el contrario, hay menos en los suelos muy arenosos y en zonas inundables”, destaca.

-Es obligatorio tratar en la siembra con un insecticida si hubo daños anteriores en la misma parcela. También si, en fincas que tuvieron antes pradera, el tiempo frío y húmedo ralentiza la emergencia y después el crecimiento y el desarrollo del maíz.

-La fertilización starter aplicada en la siembra favorece el desarrollo radicular y puede permitir evitar parcialmente los ataques del gusano del alambre, si no son graves. Sin embargo, esta estrategia se ve limitada si los ataques son graves o incluso medios.

-Una vez detectada la plaga no hay solución curativa con productos fitosanitarios.

-La única estrategia eficaz son las medidas preventivas con productos fitosanitarios, bien sea con tratamientos ya en la semilla o con insecticidas microgranulados incorporados en la siembra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información