SAT Lixeiro: Camino de las 300 vacas en ordeño y con 43 litros de producción

Sat Lixeiro es una ganadería de Monforte de Lemos fruto de la unión de 7 socios. Hoy cuentan con 242 vacas en ordeño y 43 litros de producción y a medio plazo prevén llegar a las 300. Conocemos su día a día

SAT Lixeiro: Camino de las 300 vacas en ordeño y con 43 litros de producción

De izquierda a derecha, Javier, José y Juan, tres de los siete socios de SAT Lixeiro

“Una persona sola puede ir más rápido pero juntas llegan más lejos”. Esta filosofía cooperativa fue la que llevó en el año 2006 a 7 socios del sur de Lugo a crear la SAT Lixeiro, hoy en día una de las mayores ganaderías de vacuno de leche de la provincia y con mayores producciones medias por vaca.

Todo comenzó con un grupo de tres explotaciones ganaderas de los ayuntamientos de Monforte de Lemos y de Bóveda, todas ellas socias de la Cooperativa Lemos, en las que el relevo generacional estaba condicionado a ampliar o hacer un establo nuevo. Y lo decidieron hacer juntos para reducir costes y ganar en calidad de vida.

Y es que tal y como explica Javier López, uno de los socios y presidente de la sociedad, el punto de partida de las tres ganaderías fundadoras era muy parecido: “Yo y mi hermano José teníamos la intención de continuar con la granja de mis padres, Casa Flora, en Bóveda, con 40 vacas en ordeño y con una sala de ordeño de 4 puntos que se nos quedaba pequeña. Los otros dos socios, Alberto y Juan tenían una granja, SAT Lixeiro, más moderna, con sala de 6 puntos, pero que también precisaban ampliar. Y en casa Benito, la ganadería de Alberto, sus padres tenían entonces 30 vacas y ordeñaban en circuito con 4 puntos”. El hecho de conocerse previamente los socios, de haber colaborado en las tareas agrícolas y de compartir la misma filosofía ayudó a que la idea de montar una ganadería en conjunto llegara a concretarse.

La elección de la parroquia de Porbeiros, en el ayuntamiento de Monforte de Lemos, se debió a que estaba en el centro de las tierras de las tres explotaciones. Además de los 5 socios trabajadores, en SAT Lixeiro cuentan con otros dos socios capitalistas, de los que uno de ellos aportó los terrenos, una finca de 3,5 hectáreas, en los que se ubica el establo. También cuentan con un asalariado, Cristian, que ayuda en el ordeño y en la alimentación del ganado.

Un moderno establo en acero, bien ventilado y de fácil ampliación

SAT LIXEIRO GRANXA

Una vez constituida la sociedad, en el año 2006, solicitaron un plan de mejora y al año siguiente comenzaron las obras de construcción de un moderno establo con 225 camas para vacas adultas en el que invirtieron algo más de 1 millón de euros, financiados en parte con una ayuda de un plan de mejora.

“Nos dejamos asesorar y optamos por un establo muy funcional y adaptado a las condiciones de esta zona, en la que en verano hay estrés por calor, con varios días por encima de los 40 grados de temperatura. Así, decidimos construirlo en acero, que nos permite ganar más altura, y por tanto más ventilación, y ser más fácil realizar ampliaciones, además de que el hierro siempre tiene un valor de venta. Y para el techo elegimos chapa sandwich, que ayuda mucho a combatir el estrés por calor, junto con hacer ración húmeda, aunque también acabaremos instalando ventiladores para ayudar”, explica Javier López.

El establo del ganado se divide en tres naves: en una están las primíparas, otra alberga las vacas adultas y la tercera nave está dividida a la mitad entre secas y vacas de baja producción.

A comienzos del año 2008, y tras un año de obras, empezaron la trabajar en las nuevas instalaciones con 100 vacas en ordeño, procedentes de las tres ganaderías socias. La necesidad de crecer y ocupar todos los cubículos para amortizar los créditos los llevó a comprar otras 60 vacas en Alemania y varias en una explotación vecina, y fue a partir de la recría como fueron creciendo en los siguientes años.

 “Para que una SAT funcione es muy importante de que todos los socios se mentalicen de que es su empresa”

¿Como fue el cambio de instalaciones para los animales y para las personas? “El primer año hubo muchas bajas de nuestras vacas, sobre todo de las adultas que no se adaptaban a las nuevas instalaciones. Y para nosotros fue un salto muy grande, porque tienes el lujo de poder enfermar, que sabes que te van a poder hacer el trabajo. Tienes vacaciones, días libres…etc, algo que antes era mucho más difícil”, reconoce Javier.

En cuanto al funcionamiento, está convencido de que para que una sociedad con varios ganaderos funcione bien “es muy importante mentalizarte que es tu empresa y que tienes que luchar para que salga adelante”.

En este sentido, las responsabilidades en SAT Lixeiro están claremente repartidas: Jose y Alberto se encargan de las labores agrícolas y de sacar el purín, así como de ordeñar un fin de semana de cada dos, mientras que los otros tres socios y Cristian realizan el ordeño y el cuidado del ganado. Este reparto de tareas les permite a todos tener dos fines de semana libres al mes y 15 días de vacaciones.

Alimentación del ganado y producción

Un dos silos de millo de SAT Lixeiro

Un dos silos de millo de SAT Lixeiro

Actualmente en esta ganadería cuentan con unos 500 animales, de los que 242 son vacas en ordeño, 56 vacas secas y el resto becerras y novillas. Precisamente, la falta de espacio los llevó a externalizar la recría, que al inicio hacían en las instalaciones antiguas, pero que después encargaron a un centro privado, hasta que hace un año la derivaron al Centro de Recría de la Granxa Gayoso Castro, dependiente de la Diputación de Lugo y el primer centro de recría de carácter público en España. “Enviamos 100 becerras al Centro de Recría de la Diputación y el resultado está siendo muy bueno. Realizamos una visita hace dos meses y el crecimiento de las terneras con el programa de alimentación intensiva en leche es expectacular”, reconoce Javier.

En las vacas en ordeño obtienen un promedio de producción de 43 litros diarios en 3 ordeños, con una media de 3,80% de grasa y 3,3% de proteína. En el pasado año produjeron un total de 3 millones de litros de leche, una cifra que prevén incrementar ligeramente en este 2019. Los ordeños los realizan a las 9 de la mañana, a las 5 de la tarde y a la 1 de la mañana en una sala trasera de 24 puntos que ahora se les queda pequeña.

“Fuimos a 3 ordeños por números y porque nos lo aconsejaron los técnicos: menos mamitis, menos descuelgues de ubres, vacas más descansadas…etc. Es más trabajo pero nos compensa”, subraya el presidente de la SAT.

La leche se la venden a la cooperativa Lemos, que la envasa en su propia industria, CELEGA, adquirida junto con Coreber a comienzos de 2017. “Cada vez que pasamos delante de la planta la sentimos como nuestra. Se invirtió mucho en la compra pero mereció la pena”, subraya.

En este momento perciben por la leche 0,32 euros el litro, más calidades e IVA. “Si se mantienen los precios y los costes del pienso no es una mala situación. Cuando sí lo pasamos bastante mal fue en la crisis de precios de 2016, cuando la industria a la que se la vendíamos nos bajó a 0,27 euros el litro, un precio que no nos daba para cubrir gastos y aún teníamos que pagar el préstamo del establo nuevo”, reconoce Javier.

 “Con el paso del tiempo lo que buscamos sobre todo fue rentabilidad y producción, más que tipo”

En la selección genética trabajan principalmente con toros genómicos de Xenética Fontao, pero también de Aberekin y Semenzoo, primando por este orden los caracteres de producción, ubres y patas y vida productiva. “Al principio, cuando éramos más jóvenes, nos gustaban mucho los concursos y el tipo de las vacas. Pero con el paso del tiempo lo que buscamos sobre todo fue rentabilidad y producción, más que tipo”, asegura Javier.

En cuanto a la alimentación del ganado adecúan la ración al estado productivo de los animales. Así, las vacas adultas en pico de lactación comen cada día 13 kg de silo de hierba, 1 kg de paja, 38 de kilos de silo de maíz y 15 de pienso. Para el lote de primíparas /novillas y vacas en cola de lactación a ración se compone de 10 kilos de silo de hierba, 27 de silo de maíz, 1 kg de paja, y 15 kg de pienso. Y para el lote de vacas secas la ración diaria es de 6 kilos de paja, 13 kg de silo de maíz y 4 de pienso.

El pienso se lo compran a la Cooperativa Lemos, que también les hace el carro una vez al día, y les presta los servicios veterinarios, de ADS o servicios de maquinaria agrícola.

Manejo de la base territorial

Comezaron empregando colchoneta nas camas pero pasáronse á area para reducir as mamites

Comezaron empregando colchoneta nas camas pero pasáronse á area para reducir as mamites

A pesar de la dispersión de las parcelas, repartidas por los ayuntamientos de Monforte de Lemos, Bóveda, O Incio y A Pobra do Brollón, en SAT Lixeiro consiguen ser autosuficientes en producción de forrajes para el ganado.

En total manejan algo más de 200 hectáreas -el 80% fincas arrendadas o cedidas- en las que cultivan 80 hectáreas de maíz forrajero, 50 hectáreas de praderas temporales de raigrás italiano y unas 80 hectáreas de praderas naturales para hierba seca, de la que son excedentarios y que prevén incorporar picada a la ración para ahorrar la compra de paja.

Los rendimientos del maíz, el principal alimento de sus vacas, rondan de promedio las 35 toneladas por hectárea, aunque oscilando mucho entre las parcelas con regadío y las de secano y según el ciclo, comienzan con un 500 a comienzos de mayo y finalizan con un 300 para el sembrado en junio.

“El gran problema a día de hoy de nuestra explotación es el jabalí”

Precisamente lograr la cosecha de maíz es que lo trae de cabeza estos días a los ganaderos de SAT Lixeiro. Y es que temen que, como vienen sufriendo en los últimos años, les estropee entre 10 y 15 hectáras, alrededor del 20% de la superficie que siembran.

“Este año en la sementera ya hubo ataques y tuvimos que sembrar hasta 3 veces en la misma finca. Hemos probado de todo, desde pastor eléctrico a repelentes, pero sin resultados. Este problema del jabalí se debe a que hay mucho monte y tierra abandonados alrededor. Podría decir que el gran problema a día de hoy de nuestra explotación es el jabalí y la administración debería de una vez por todas actuar a tomar cartas en el asunto”, se queja Javier.

Planes para el futuro: Una nueva nave para llegar la 300 vacas en ordeño

Actualmente en SAT Lixeiro están comenzando las obras para ampliar el establo. La Xunta les aprobó un plan de mejora para construir dos nuevas naves: Una para parideras y boxes para los becerros y otra con 76 cubículos para vacas adultas, con el que esperan llegar a algo más de 300 vacas en ordeño.

También prevén construir una estercolera y ampliar la fosa de purín, de 2 millones de litros de capacidad, para poder seguir creciendo.

Val de Lemos: Una iniciativa en la que participan pero que no acaba de dar sus frutos

SAT Lixeiro es una ganadería proactiva a la hora de buscar tierras de cultivo en el Val de Lemos, la mayor superficie agrícola con regadío de Galicia, que años de dejadez y de mala planificación llevaron al abandono.

“Creo que ni el 30% de la superficie de regadío estará cultivada, y el resto está invadido por el matorral o con plantaciones de pinos, chopos..etc. Nosotros queremos alquilar y pagamos unos precios razonables pero es muy difícil porque hay muchos casos de herencias sin partir o de propietarios que están fuera. Y todos los años miramos fincas en el Banco de Terras para alquilar pero en esta zona no hay parcelas incorporadas”, explica Javier.

En este sentido, desde 2015 participan en un proyecto con la Fundación Juana de Vega, la Universidad de Santiago de Compostela y la Consellería de Medio Rural para movilizar y poner en producción tierras abandonadas del Val de Lemos. El proyecto inicial se centraba en 160 hectáreas en el ayuntamiento de Bóveda. “Sin embargo, de momento y a pesar de la buena acogida que tuvo entre los propietarios no se concretaron resulados ningunos”, lamenta.

La clave de SAT Lixeiro para la rentabilidad de una ganadería de vacuno de leche: “Hacer buenos forrajes, muy digestibles y con buenas calidades. Y cultivar tu mismo los forrajes”.

image_print

2 ideas sobre “SAT Lixeiro: Camino de las 300 vacas en ordeño y con 43 litros de producción

  1. Maria

    Tienen libertad estas vacas ???salen a pastar o comer de ese establo..tienen bienestar..para mi ese sería el factor numero1..xq solo piensan en la producción y la felicidad de estos animales????.

    Contestar
  2. Antonio Sangabriel

    Me interesa saber más sobre el tema, vivo en un provincia dedicada a la ordeña de vacas, en el estado de Veracruz, México. Espero nos manden mamá información sobre el manejo, forrajes, etc…

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información