Regina Viarum, la viticultura heroica de las riberas de Amandi

Asentada en Doade, Sober, esta bodega sigue a vendimiar de una manera manual y artesanal en los bancales centenarios colgados de la Ribeira Sacra, donde cabe muy poca mecanización. Entre su producción cuentan con uno de los primeros vinos tintos ecológicos criado en barrica de Galicia

Publicidade
Regina Viarum, la viticultura heroica de las riberas de Amandi

Vendimia en la Ribeira Sacra, en la bodega Regina Viarum.

Situada en Doade (Sober, Lugo), en pleno corazón de la Ribeira Sacra, la bodega Regina Viarum, es un proyecto familiar que desde un principio, hace ya case 20 años, quiso mantenerse fiel a la tradición vinícola de la zona. Buena parte de sus viñedos se sitúan en bancales centenarios localizados en la subzona de Amandi, donde cabe muy poca mecanización y la vendimia se realiza de manera tradicional y artesanal, en zonas con un gran desnivel en las riberas de los Cañones del Sil.

Sus vinos dan cuenta de este esfuerzo que, en algunos casos, se complementa con maceraciones en barricas de roble francés. Además, en su producción cuentan también con uno de los primeros vinos ecológicos de esta denominación de origen y acaban de sacar al mercado un homenaje a esta manera de vendimiar heroica.

Tanto su sello, como sus instalaciones o sus procedimientos mantienen ese apego por la viticultura que los romanos desarrollaron en esta zona. “Antiguamente los romanos llegaron a esta zona y fueron los primeros en desarrollar un proyecto vitivinícola y nosotros siempre tratamos de recordar ese pasado tanto con nuestra marca, como con el respeto por los bancales o incluso en nuestra propia bodega, que intentamos recuerde a una auténtica domus romana”, apunta Iván Gómez, director general de la bodega.

La vendimia se realiza de un modo manual y salvando un importante desnivel, lo que la convierte en una "viticultura heroica".

La vendimia se realiza de un modo manual y salvando un importante desnivel, lo que la convierte en una “viticultura heroica”.

Vendimiar con un desnivel de más del 45%

La bodega dispone de 18 hectáreas de viñedos propios situados en la subzona de Amandi, perteneciente a la Denominación de Origen Ribeira Sacra. Las cepas están orientadas al sur-suroeste para conseguir una mayor protección de las bajas temperaturas. Para lograr un mayor aprovechamiento del agua, las viñedos están asentados en bancales de piedra que la abarcan la ribera y que muestran un desnivel que, en ocasiones, supera el 45%. Por todo esto, los trabajos en esta zona resultan laboriosos, de ahí que se llegue a denominar cómo “viticultura heroica”, dado el esfuerzo que supone, en general, vendimiar y cuidar de los viñedos en la zona de la Ribeira Sacra.

La mayor parte de los viñedos de la bodega son de uvas tintas, centrados en Mencía (70%) y con una mínima parte de Tempranillo (5%). “Se encuentran en la zona de Amandi, la de mayor excelencia dentro de la Ribeira Sacra, donde no cabe la mecanización y todos ellos son trabajados de manera artesanal y manual: es la viticultura heroica”, comenta el responsable de la bodega. Actualmente cuentan con una producción de entorno a los 280.000 kilos entre sus viñedos y la uva que adquieren a viticultores de esta zona.

Cuentan con nuevas plantaciones de Godello y Treixadura para a implantaciones de los vinos blancos en esta zona

Recientemente también plantaron uva blanca de Treixadura y Godello, cerca de 4,5 hectáreas, en una apuesta por la implantación disteis vinos en la zona y que supone una producción actual de unos 20.000 kilos. Aunque estas plantaciones, también en bancales, disponen ya de una cierta mecanización que facilita las labores.

Un vino heroico

Precisamente acaban de sacar al mercado un vino joven bautizado como Heroico en un claro homenaje a esta particular viticultura de la Ribeira Sacra. “Quisimos reconocer la labor de todas esas familias que llevan tanto tiempo vendimiando a la manera tradicional, con el esfuerzo que supone hacerlo en unas zonas tan complicadas y que son parte de la familia de Regina Viarum”, apunta Iván.

A lo largo del año, la bodega cuenta con unos 8 trabajadores que se encargan del cuidado de las viñas y en el tiempo de la vendimia el plantel aumenta hasta alrededor de los 30 empleados.

uvas-Regina-Viarum-

Un Mencía ecológico y en barrica

Además de sus vinos más jóvenes, tanto en Mencía como en Godello, la apuesta de la bodega está en las crianzas en barrica de madera y en los vinos más diferenciados. Uno de ellos es su Regina Viarum ecológico y en barrica, un proyecto que impulsaron hace ya unos años. “Fue un proyecto personal y ya no solo por tendencias del mercado sino porque queríamos ver cómo se comporta esta variedad en ecológico. Los resultados son muy buenos aunque son vinos muy susceptibles a las inclemencias de la añada”, reconoce Iván. Así, las lluvias a destiempo o la incidencia de plagas complican la producción de este vino y ocasionan cosechas muy dispares en cuanto al volumen pero con una calidad asegurada, como apuntan desde la bodega.

Al margen de ser una producción ecológica, este vino se somete a una semicrianza de 6 meses en barrica de roble francés. “Es un vino con el perfil de la Ribeira Sacra pero con una estructura que lo hace muy diferente del resto de los ecológicos que hay en Galicia, donde hay además muy pocos. Debemos de ser de los únicos que elaboramos tinto en ecológico y en madera”, destaca.

Criomaceración y crianza en barrica

En la bodega optan también por una elaboración cuidada con técnicas como el empleo del frío o la fermentación y crianza en madera para aportarle identidad a sus vinos de guarda así como al Regina Viarum, el buque insignia de la casa. Este vino y el Regina Expresión son sometidos a una criomaceración prefermentativa. De este modo, se hace una elaboración a muy baja temperatura (2 o 3 grados centígrados como máximo) durante tres o cuatro días antes de que comience la fermentación, “lo que nos permite extraer el máximo potencial de color, estructura, cuerpo y taninos”, concreta Iván.

Elaboran uno de sus vinos más especiales con uva Tempranilla, una variedad muy poco extendida en la Ribeira Sacra

El vino más especial de la bodega es, como reconoce Iván, el Finca La Capitana, que elaboran con Mencía y Tempranillo, una variedad diferente y muy poco extendida en la Ribeira Sacra. Se trata de una producción muy limitada de una parcela concreta que da lugar a un vino de pago, que además fermenta en depósitos de madera, lo que se complementa con una crianza en barrica de roble francés nuevo durante 18 meses. “Es un vino con cuerpo, con estructura, diferente a los Mencías de la zona y con una presentación cuidada y que sorprende al público que no espera que en la Ribeira Sacra se produzcan vinos con estas características, más típicas de otros vinos como los que se elaboran en Ribera del Duero o Rioja”, matiza el responsable de la bodega.

La madera como baza para abrir mercados

La elección de la madera tanto para la crianza como para la fermentación de algunos de sus vinos más limitados está sujeta a poder ofrecer un producto diferenciado y de calidad que les permita competir en los mercados, tanto nacionales como internacionales, con otras denominaciones de origen de tintos que son más conocidos y que llevan más tiempo asentados.

Por el momento su principal mercado es el regional y en el que están depositando los mayores esfuerzos; si bien, comienzan también a tener presencia en el mercado nacional, sobre todo en zonas del norte como Asturias, Cantabria o País Vasco, pero también en Madrid, la Comunidad Valenciana o Cataluña. “Ribeira Sacra es aún una Denominación de Origen desconocida que poco a poco se va posicionando en el mercado pero a la que aún le falta un gran recorrido”, reflexiona Iván.

También a nivel internacional tienen ya presencia, gracias en parte al reconocimiento que recibieron algunos de sus vinos por su calidad, en los mercados del norte de Europa así como en el Reino Unido, en Suiza o incluso en los Estados Unidos. Sin embargo, apenas un 10% de su producción está destinada a la exportación.

Bodega_ReginaViarum_ext

El enoturismo, una parte fundamental de la bodega

“Para nosotros el enoturismo es una parte fundamental de la bodega a la par que la producción o la propia venta, ya que es el mayor y mejor escaparate de nuestros vinos”, reconoce Iván. Son conscientes del gran atractivo que supone para este enoturismo el enclave natural de la Ribeira Sacra, por lo que llevan años apostando y mejorando sus instalaciones para ofrecer experiencias alrededor de la viticultura. Así, el visitante no sólo conoce la bodega y sus vinos sino que, atendiendo a la época del año, incluso puede formar parte de algunos procesos de la bodega como la vendimia o incluso catar los primeros mostos.

En sus instalaciones organizan un amplio abanico de actividades pensadas para diferentes públicos. Y aunque llevan desde un comienzo organizando actividades, en los últimos años redoblaron su apuesta por el enoturismo, no en vano cuentan con un promedio de 16.000 visitantes al año en la bodega.

Grupo HGA

La bodega Regina Viarum lleva cosechado a lo largo de estos años numerosos reconocimientos por sus vinos y cuenta también con el serlo de Galicia Calidade. La bodega se integra en el grupo HGA que agrupa también a la bodega Altos de Torona, con una importante producción y plantación en la Denominación de Origen Rías Baixas, centrada en los vinos blancos.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información