Presentan en Galicia el primer manual sobre mejora genética de legumbres

Presentan en Galicia el primer manual sobre mejora genética de legumbres

Antonio de Ron, a la derecha

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) presentó hoy en su Delegación Institucional en Galicia “Grain Legumes” (Leguminosas de Grano), obra publicada por la prestigiosa editorial Springer, de NuevaYork, y editada por el profesor de investigación del CSIC en Galicia Antonio De Ron Pedreira.

De Ron ha destacado que la obra “constituye el primer manual publicado a nivel internacional acerca de la mejora genética de las leguminosas de grano, principal fuente de proteína vegetal en todo el mundo, y cuyo cultivo contribuye a la mejora sostenible del medio ambiente debido a su capacidad de fijación biológica de nitrógeno y sus efectos sobre el suelo”.

“Grain Legumes” reúne, en 438 páginas, el principal estado de la cuestión acerca de los ocho principales cultivos de leguminosas de grano, prestando especial atención a los aspectos clave para la mejora genética de la especie.

Los autores pertenecen a organismos públicos de investigación, universidades públicas y entidades de 27 países de Europa, América, Australia y Asia. Por parte del CSIC ha colaborado, además de Antonio De Ron, personal del grupo de Biología de Agrosistemas de la MBG.

En un primer bloque la obra se dedica al origen, la evolución, la biodiversidad, la mejora genética y las principales características de los ocho principales cultivos de leguminosas de grano: judía, guisante, garbanzo, lenteja, haba, altramuces, capú y almorta.

Las leguminosas de grano tienen un alto contenido en proteínas

“La judía llega a España desde América  y es la base de la alimentación proteica en Asia y América; el guisante se emplea mucho como componente proteico en piensos para animales;  la producción de garbanzo en España ha bajado notablemente en los últimos años; la lenteja tiene una gran tradición culinaria en España; el consumo de caupí y haba está siendo reemplazado en España por el de judía; los altramuces tienen un contenido proteico muy elevado y la almorta, cuyo consumo es poco frecuente en España, se emplea fundamentalmente para hacer las gachas”, apunta  De Ron.

“Por tanto, algunos de estos cultivos son muy populares y utilizados en nuestro país tanto para consumo humano como animal, y otros están infrautilizados. En general, todos tienen en común que son, debido al alto contenido de proteína de sus semillas, candidatos atractivos para la reducción del déficit en la producción de la proteína vegetal en todo el mundo”, señala Antonio de Ron.

Necesidad de realizar una mejora genética de las leguminosas de grano

Entre los factores que afectan a su rendimiento están el déficit hídrico y estreses abióticos, como frío o salinidad, y bióticos, como enfermedades bacterianas y fúngicas, y diversas plagas de insectos. “Por ello, la comunidad científica debe avanzar, a través de la mejora genética, hacia una producción y una calidad más estable y sostenible de estas variedades”, destaca De Ron.

En un segundo bloque, el libro se dedica a presentar el estado de la cuestión sobre cinco grandes temas comunes a las leguminosas de grano: simbiosis leguminosas-rizobios;: valor nutritivo; semillas y germinación: biología reproductiva y sistemas de cultivo.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información