Ingapan, la filosofía del pan artesano llevada a los grandes mercados

La industria lucense tiene presencia en 20 países con su gama de panadería, empanadas y platos preparados. Basa su estrategia en una apuesta por la calidad, por el origen y por productos naturales

Publicidade
Ingapan, la filosofía del pan artesano llevada a los grandes mercados

Manuel López, director comercial de Ingapan.

Cuando abrió la Panadería Chousa, en 1959, nadie pronosticaría que aquel negocio acabaría por convertirse en una gran industria, Ingapan, que en la actualidad tiene presencia en 20 países y que factura 75 millones de euros. Ingapan cuenta hoy en día con nueve plantas de producción, orientadas a la elaboración de masas congeladas, de las cuales tres son obradores artesanales. La empresa dispone de un catálogo de más de 400 referencias en pan, empanadas, pasteles y platos preparados.

El punto de inflexión de Ingapan se sitúa en 1993, cuando lo que hasta entonces era una cadena tradicional de panaderías se transforma en una industria orientada a la producción en gran escala de masas congeladas de pan y empanada, con la idea de trascender el mercado gallego. «El camino que se marcó Ingapan fue el de llevar el buen hacer de las elaboraciones artesanas a un nivel industrial. Desde esa base de apuesta por la calidad, la evolución fue espectacular y actualmente somos el cuarto productor de España en masas congeladas», cuenta el director comercial de la compañía, Manuel López.

«El camino que nos marcamos es el de llevar el buen hacer de las elaboraciones artesanales a un nivel industrial»

Mercados
Los principales mercados de la empresa se sitúan en España, Portugal, Italia y Francia, pero su presencia llega ya al otro lado del Atlántico, con una delegación abierta en Florida (Estados Unidos) el pasado año. Los productos de Ingapan mantienen una distribución diversificada que se reparte entre grandes superficies (50%), mercado tradicional (20%), hostelería y restauración (20%) y otros clientes variados (10%).

La clave del éxito la sitúan en la compañía en tres ejes: calidad, productos naturales y origen. «Cuidamos el proceso desde la elección de la materia prima. En general, trabajamos con suministradores de Galicia, casi siempre con empresas que llevan años colaborando con nosotros. En productos cárnicos, leche o vino, el origen es gallego. En el caso del trigo, gran parte de nuestro consumo lo suministra un molino gallego.», explica Manuel López.

«También el atún procede de 2 compañías gallegas y cuenta con la certificación ‘Dolphin safe’, que garantiza una pesca que minimiza la captura accidental de delfines. Los compromisos medioambientales con el consumidor también son importantes», señala.

«El sello Galicia Calidade tiene especial importancia a la hora de vender productos que no tienen IGP, como las empanadas»

Galicia Calidade
Las distintas gamas de productos de Ingapan cuentan con el sello Galicia Calidade como garantía, una certificación que desde la empresa valoran como positiva. «En productos relacionados con Galicia, como la empanada, tiene una especial importancia, ya que no hay una Indicación Geográfica que la proteja», apunta Manuel López.

«Cada día el consumidor se fija más en los sellos de garantía. Hay que seguir trabajando para que el sello de Galicia Calidade sea cada vez más conocido y genere un valor añadido. Desde nuestra perspectiva, que tenemos parte de nuestro público en clientes profesionales, sería también importante buscar maneras de que el sello se visualice de cara a los consumidores finales», reflexiona el director comercial de Ingapan.

Nueva IGP ‘Pan Galego’
En cuanto a la promoción en los mercados del pan gallego, la próxima puesta en marcha de la IGP ‘Pan Galego’ es saludada por Ingapan como «necesaria». «A nivel de España, necesitábamos un sello identificativo. Cuando vas a otras comunidades, ves que se vende pan con la denominación de gallego cuando ese producto está elaborado fuera de Galicia y no sigue unos estándares de calidad», explica el director comercial de la empresa. «Esa situación puede llevar a un desprestigio del producto y a que el consumidor no acredite en lo que se venía comercializando como gallego», concluye.

«En otras comunidades se ve pan con el nombre de gallego que no está elaborado en Galicia y que no cumple unos estándares de calidad»

La puesta en marcha de la Indicación, ya solicitada por la Xunta a nivel europeo, será positiva «tanto para panaderías artesanales como para las industriales con una base artesana, como la nuestra, en la que el corte y estirado de la masa se sigue haciendo de manera manual», señala López. «Nosotros estamos ya preparándonos para adaptar nuestras líneas de producción a la nueva IGP con el objetivo de abrir mercados tanto en España como a nivel internacional».

La trayectoria de Ingapan es valorada por López como un modelo a tener en cuenta en el sector agroalimentario gallego. «Pensamos que hay mucho potencial de crecimiento en Galicia. Con la calidad que tenemos en las materias primas y con la experiencia y buen hacer que hay en la transformación de productos, el paso que queda por dar es el de aumentar volúmenes de producción, siendo competitivos y manteniendo la esencia de los productos artesanos. El mercado global busca productos de buenas calidades y con volúmenes suficientes», concluye.

Planta de Ingapan en Outeiro de Rei.

Planta de Ingapan en Outeiro de Rei.

Del ‘Fast Food’ al ‘Fast&Good’

El grueso del mercado de Ingapan se centra en la gama de salados (empanada, empanadillas, etc.) y de pan, pero un segmento que está aumentando consumidores en los últimos años, el de platos preparados, también es especialmente cuidado por la empresa gallega. «Más que de platos preparados o de quinta gama -cocinados y ultracongelados-, nos gusta hablar de soluciones de alta cocina para profesionales de la hostelería», valora Manuel López.

La empresa se esfuerza en eliminar aditivos como conservantes o mejorantes artificiales. Busca productos ‘clean label’ (etiqueta limpia)

«En lugar de ‘fast food’ (comida rápida), nosotros nos orientamos a hacer ‘Fast good’ (rápido y bueno)», compara. Para la elaboración de los platos, cuentan con la direción de los chefs Héctor López y Juan Carlos Clemente, que deciden las preparaciones finales en base a recetas tradicionales. «Por poner un ejemplo, nuestra hamburguesa de ‘Kentes’ se hace con pan rústico tradicional gallego de la marca ‘Chousa».

La línea de trabajo de Ingapán se enfoca además en eliminar el uso de aditivos. «No utilizamos mejorantes artificiales ni conservantes. Buscamos productos naturales, productos con compromiso ‘clean label’ (etiqueta limpia)», describe López.

Ingapan en datos
– La empresa facturó en el último año 75 millones de euros y da empleo a 460 personas.

– En 2017, Ingapan prevé inaugurar su nuevo centro logístico en Outeiro de Rei (Lugo). La instalación está dotada de 5.100 metros cuadrados. La compañía adquirió otros 35.000 metros cuadrados en el polígono de Outeiro de Rei con la perspectiva de instalar allí futuras líneas de producción.

– La empresa destaca también por su política de responsabilidad social. Colabora con ONGs y con colectivos de personas con discapacidades tanto en tareas de formación como en la contratación de personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información