Influencia muy desigual del coronavirus en las queserías: De parar las ventas a multiplicar la actividad

La crisis provocada por el Covid-19 está teniendo una influencia muy desigual en la actividad de las queserías: las orientadas a la exportación y a la restauración son las más castigadas, mientras que las que trabajan para cadenas de supermercados están multiplicando su actividad

Publicidade
Influencia muy desigual del coronavirus en las queserías: De parar las ventas a multiplicar la actividad

De parar prácticamente la producción de quesos por el cierre de los canales de comercialización a disparar la actividad más de un 30%. La crisis provocada por el coronavirus está repercutiendo de forma muy desigual en las queserías gallegas, según el canal de comercialización con el que trabajen.

Así, las que elaboran queso más gourmet y lo distribuyen a través de tiendas especializadas, restauración o exportación están viéndose muy castigadas por el cierre de la hostelería y la economía de guerra que están realizando las familias, que priorizan la compra de alimentos básicos. Por el contrario, las que venden principalmente a través de cadenas de distribución como supermercados y elaboran queso con un menor precio de venta al público dispararon su actividad en la última semana, aunque con la incógnita de si esta fue una subida puntual motivada por las compras masivas de la primera semana de confinamiento.

QUEIZUAR: “Aumentamos la fabricación en más de un 30%”

Benigno Pereira es propietario de QUEIZUAR, una quesería de Touro (A Coruña), con marcas como “Bama” o “Punteiro”, este último elaborado para la cadena de supermercados MERCADONA.

“En estas últimas dos semanas registramos un incremento de las ventas de algo más del 30%, lo que nos obligó incluso a trabajar en el día de San José e incluso tuvimos que posponer alguna entrega para que el queso cumpliera con los días de maduración que establece el Consejo Regulador”, asegura.

En cuanto a los proveedores, afirma que la provisión de leche está asegurada, en este caso de ganaderías de la cooperativa Pico Sacro. “El único problema que tuvimos fue en los equipos de protección, como desinfectantes, mascarillas, guantes…etc. De momento tenemos stock para una semana y esperamos que se vaya normalizando el suministro”, reconoce Benigno Pereira.

Por último, destaca que “afinamos todos los protocolos para proteger al máximo la salud de los trabajadores y evitar que haya contagios de coronavirus”.

Quesería Prestes: “Las exportaciones de queso están prácticamente paradas”

Quesería Prestes, situada en Vilalba (Lugo), destina casi el 50% de su producción a la exportación a otros países, fundamentalmente de su queso de la DOP. San Simón da Costa. “Las ventas al exterior, donde tenemos un mercado importante en países como Estados Unidos o el Reino Uniodo están paradas y los pedidos cancelados. Lo mismo se puede decir de lo que se comercializaba a través de tiendas especializadas y de pequeños distribuidores que trabajaban sobre todo con bares y restaurantes”, afirma Maikel Fernández Cuba, propietario de la quesería junto a su hermana Adela.

El cierre del mercado exterior y también de la hostelería de Madrid o Barcelona lo están compensando en parte con el incremento de las ventas a través de supermercados y hipermercados. “Como tenemos diversificadas nuestros canales de comercialización seguimos trabajando pero bajamos la producción, porque la subida de las ventas en las cadenas de distribución no compensa lo que perdemos en los otros canales”, reconoce.

Cortes de Muar: “Se pararon las ventas porque dependemos mucho de la restauración”

En el caso de la quesería artesana Cortes de Muar (Silleda-Pontevedra) la crisis del coronavirus llegó a paralizar sus ventas, ya que éstas estaban centradas sobre todo en la hostelería, que permanece cerrada tras el decreto de estado de alarma.

“En nuestro caso dejamos de tener pedidos porque dependemos mucho de la restauración y en las pequeñas tiendas especializadas tampoco venden mucho, ya que hubo una fiebre de ir a comprar sólo al supermercado, cuando estos establecimientos están igual o mejor surtidos”, lamenta Germán García, uno de los propietarios de esta quesería.

En cuanto a las exportaciones, que para Cortes de Muar representan alrededor del 15% de sus ventas, también se resintieron por la crisis del coronavirus pero también por otros factores. “Los aranceles de Trump ya nos llevan pasando factura en nuestras ventas en Estados Unidos y del Reino Unido también pararon los pedidos”, añade.

En todo caso, en Cortes de Muar son optimistas de cara al futuro y en este momento están aprovechando para reponer el stock de su cava, tras un mes de febrero especialmente positivo en ventas. “Nuestros quesos son para un cliente con más poder económico y creemos que cuándo se normalice la situación se van a disparar las ventas. Eso sí, tenemos que darle una vuelta a nuestros canales de comercialización, porque a las tiendas tradicionales no especializadas esta situación les está adfectando muy negativamente”, concluye.

TGT: “Aumentamos la fabricación pero el cierre del canal HORECA nos está afectando”

David González, director de las plantas del Grupo TGT en Galicia -las antiguas queserías Lácteos Pérez Olveira en Mazaricos y Ruta Xacobea en O Pino- reconoce que “de momento los pedidos de clientes aumentaron con respecto a las previsiones que teníamos fijadas para estas fechas”.

En todo caso, reconoce que si bien “el incremento de la demanda por parte de clientes de retail -supermercados- se vio incrementada exponencialmente; también es cierto que el cierre del Canal Horeca supondrá que la demanda de los artículos/volúmenes caiga”.

Pazo de Anzuxao: “Nosotros hacemos venta directa a domicilio y no notamos cambios”

Javier Sampayo Menéndez, propietario de la quesería “Pazo de Anzuxao”, en Lalín (Pontevedra) asegura que “nosotros seguimos en la misma línea de ventas, ya que comercializamos directamente al consumidor a través de una flota de furgonetas que reparten por las aldeas y por las ciudades de Galicia”.

Donde sí realizaron cambios fue extremando las medidas de higiene para evitar el contagio del coronavirus. “En lo que es lo reparto sí que reforzamos las medidas, empleando geles hidroalcohólicos y guantes y respetando las distancias de seguridad con los clientes y, por supuesto, nunca dejamos tocar los quesos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información