Greenalia considera que su planta de biomasa mejorará las rentas de los propietarios forestales hasta un 10%

La compañía gallega prevé que la instalación que construye en Curtis entre en funcionamiento en el primer trimestre del 2020. Destaca las sinergias que permitirá la central eléctrica en el sector de transporte de madera

Publicidade
Greenalia considera que su planta de biomasa mejorará las rentas de los propietarios forestales hasta un 10%

Recogida en monte de restos de corta empacados. / Imagen: Greenalia.

Greenalia, la compañía energética gallega que está construyendo una planta de biomasa en Teixeiro (Curtis, A Coruña), prevé que el complejo entre en funcionamiento a finales del primer trimestre del 2020. Los trabajos marchan según lo previsto y las primeras pruebas de equipos se esperan para el próximo otoño. Una vez que la planta esté en marcha, consumirá alrededor de 400.000 toneladas al año de restos de tala (ramas, cortezas, etc.) para la producción de energía eléctrica. ¿Qué repercusión tendrá el proyecto en el sector forestal?.

El director de Operaciones de Greenalia, Mauro Coucheiro, destaca beneficios en toda la cadena de la madera, desde los propietarios a las empresas de tala y a los transportistas.

La normativa gallega obliga a triturar o extraer los restos de corta en menos de un mes, un plazo que se reduce en verano a 15 días

«Las empresas forestales de Galicia son conscientes de que tienen un problema con los residuos que genera su actividad en el monte» -explica Mauro Coucheiro-. «La normativa gallega ya obligaba a que los restos de tala sean o bien extraídos o triturados. Desde finales del año pasado además, se modificó la Lei de Montes en el sentido de que la extracción o trituración de la biomasa debe realizarse en un plazo máximo de 15 días en época de alto riesgo de incendio, o en un mes en el resto del año, una vez finalizado el aprovechamiento principal», señala.

La trituración de la biomasa tiene un costo que Greenalia cifra en alrededor de 3 euros por tonelada de madera vendida, lo que en un aprovechamiento medio de unas 300 toneladas puede representar alrededor de 900 euros. La compañía destaca que la eliminación de ese coste puede representar para el propietario una mejora superior al 10% en sus ingresos.

Empresas forestales y transporte
Los beneficios repercutirían además en cadena en todo el sector, según valoran en Greenalia. «Las empresas forestales pueden aumentar su volumen de negocio prestando nuevos servicios logísticos, como enfardado de la biomasa y desembosque», señala el director de Operaciones de la compañía.

«En su retorno de fábricas o puertos, los transportistas pueden generar sinergias con la recogida de biomasa» (Mauro Coucheiro, Greenalia)

Otro sector que se vería beneficiado es el del transporte de madera, pues podrían generarse sinergias en sus rutas actuales hacia industrias, parques logísticos y puertos. «En sus retornos, los transportistas podrían optimizar su logística con la recogida de biomasa, que entregarían en la planta. No debemos olvidar que Teixeiro está ubicado en una de las zonas con mayor productividad forestal de Galicia, desde la que diariamente salen cientos de camiones cargados de troncos», señalan desde Greenalia.

La biomasa de restos forestales tendrá un precio en la planta por determinar, una cuestión que incentivará a las empresas forestales y que se espera que tenga también repercusión entre los propietarios, que además se verían liberados de los costes de trituración de los restos de tala, según la valoración de la compañía.

Contexto del sector
Cuestionada Greenalia sobre la posibilidad de que su actividad genere competencia por los restos de tala con empresas como Finsa o Ence, que los emplean para su autoconsumo energético, el director de Operaciones de la firma descarta que haya competencia.

«El aprovechamiento de restos de tala por parte de Ence en el entorno de nuestra planta es irrelevante y se concentra sobre todo en las cercanías de su factoría de Asturias; en tanto que Finsa aprovecha principalmente los restos generados en la transformación de la madera que consumen. Sin embargo, ambas compañías cuentan con una intensa actividad forestal en Galicia, por lo que también se verán beneficiadas de la solución aportada por Greenalia para la gestión de los residuos generados en las talas», defiende Mauro Coucheiro.

La planta de biomasa de Teixeiro enfoca en principio su consumo sólo a restos de tala, si bien está preparada para trabajar con cualquier biomasa de origen agroforestal, por lo que no descarta valorar otras opciones que se le puedan plantear. «El objetivo fundamental es dar solución al problema de los residuos forestales generados en las 100.000 operaciones de tala que se realizan cada año en Galicia», subrayan.

Vídeo de la construcción de la planta de Teixeiro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información