Ganadería A Zanca: Un ejemplo de producción de leche a bajo coste

Rafael Costa Rodríguez es un ganadero de la parroquia de Doade, en Lalín, que decidió ir a contracorriente de las presiones comerciales y apostar por un modelo de producir leche a bajo coste y con el mínimo endeudamiento

Ganadería A Zanca: Un ejemplo de producción de leche a bajo coste

Rafael Costa Rodríguez con sus vacas

Rafael Costa Rodríguez es un ganadero que vive sin estrés, se le ve relajado y con humor. En su parroquia de Doade, en Lalín, son 4 las ganaderías que quedan pero la de él, Ganadería A Zanca, fue la única que decidió no apostar por un modelo intensivo, con altas inversiones en instalaciones y maquinaria. Y quizás esa sea una de las claves de que Rafael viva con menos preocupaciones.

“Busco calidad de vida para mis vacas pero también para mí”, subraya este ganadero que empezó en este sector hace 20 años, tomando el relevo en una ganadería de un tío suyo que contaba entonces con 9 vacas y 70.000 kilos de cuota. Él venía del sector del transporte por carretera pero quería cambiar por otro oficio que le permitirá estar más cerca de la familia y vivir con menos estrés laboral.

Hoy su ganadería, en la que también está asociada su mujer, cuenta con 40 vacas, de las que 21 están en ordeño y que maneja en régimen de pastoreo en 68 hectáreas, la mitad cedidas o alquiladas. Produce al año unos 190.000 litros de leche.

“Busco calidad de vida para mis vacas pero también para mí”

¿Y es posible hoy que dos personas vivan con calidad de vida ordeñando 21 vacas? “En nuestro caso sí, y la clave creo que es tener base territorial, cuidar las praderas para que las vacas tengan pasto de calidad y apostar por razas cruzadas, mucho más resistentes”, explica.

Así, en cuanto a la alimentación, Rafael solo siembra maíz en 6 hectáreas, las que le aseguran un mayor rendimiento y que sufren menos los ataques de los jabalís. En las praderas siembra una mezcla monofita de festuca, una especie de la que destaca que “se adapta muy bien a esta zona y, sobre todo a partir del segundo año, rinde mucho y se nota en la producción de leche de las vacas”. Eso sí, no escatima gastos en la semilla y fertiliza tanto con purín como con abono mineral.

Las vacas producen un promedio de 8.000 litros por lactación con 5 kilos de pienso

El rebaño está día y noche en los prados, excepto en los meses de invierno, en que permanece estabulado durante la noche. Después de ordeñar y antes de salir al pasto les da el pienso: 5 kilos al día para las vacas en lactación, punteando para las de alta producción.

El promedio de lactación en Ganadería A Zanca está en algo más de 8.000 litros que le vende a la cooperativa Hoxe para la elaboración de quesos. El recuento de células somáticas en tanque se sitúa en menos 100.000 y las calidades se sitúan en un promedio de 3,7 de grasa y 3,3 de proteína.

“La clave para eso fueron los cruces, desde que los hago no tuve casi mamitis en el rebaño, y las vacas duran más porque son más rústicas”, explica Rafael. Los cruces los hace el mismo, sin seguir ningún programa, cruzando la Holstein con Parda Suiza, Normanda y Roja Sueca.

“La raza Frisona es cierto que da mucha leche pero en patas es delicada y también suele tener problemas de mamitis. Pero si la cruzas con las otras razas, que son más duras de patas logras vacas que pastan mucho mejor y prácticamente no provocan gastos veterinarios”, argumenta.

“Con los cruces logro vacas más resistentes y con menos mamitis”

Con un promedio que ronda los 6 partos por animal, y empleando semen sexado en las que considera mejores novillas, Rafael logra también un importante ingreso extra por la venta de terneros cruzados. En cuanto a la raza, explica que “insemino sobre todo con Azul Belga, porque la vaca suele parir unos 15 días antes que si la insemino con Limousin, y son muchos litros de leche que pierdes y que valen más que lo que puedas sacar a mayores por el becerro”.

La tercera pata que explica la rentabilidad de esta ganadería es su ínfima inversión en maquinaria e instalaciones. “La vaca lo único que precisa es aislarla del calor, por el estrés en verano, y que le torne el aire. Pero veo gente que hace establos con una inversión enorme en cemento sin necesidad y que acaba trabajando para pagar las instalaciones. Y yo no quiero eso, no le veo lógica”, argumenta Rafael.

“No quiero trabajar para pagar instalaciones y maquinaria”

Así, mantiene unas instalaciones muy sencillas y el sistema de ordeño es de 5 puntos, comprado ya hace 15 años de segunda mano. “Prefiero cambiar los puntos que andar moviendo las vacas, puede ser algo más incómodo para la vaca pero me da mucho menos trabajo que la sala de ordeño y no tengo que hacer inversión”, explica.

Su filosofía de poca inversión y máxima producción también la lleva a la maquinaria: su última compra fue una cisterna para el purín que adquirió hace 15 años. Completan el parque de maquinaria de esta ganadería un tractor de 20 años de antigüedad, una pala y un carro arrastrado. “Todos los trabajos agrícolas los contrato a la cooperativa Campodeza, de la que soy socio, porque me compensa económicamente. No compensa, aunque sea con ayudas, comprar maquinaria que vas a emplear muy poco y que vas a tardar mucho en amortizar”, añade.

Y así es como Rafael Costa y su mujer consiguen vivir sin estrés con 21 vacas en ordeño: “Nosotros tenemos calidad de vida, nuestras vacas también y prácticamente no hay gastos”, resume.

Apuesta por los productos de Proquideza: “Son hechos en Galicia y su relación calidad y precio es muy buena”

GANDERIA_A_ZANCA_LALIN_1(Noticia de empresa) Ganadería A Zanca SC apuesta también por el producto local, hecho en Galicia. Así, son los clientes número 2 de Proquideza, una industria con fábrica en Lalín y que es un referente en España por la calidad de sus productos de higiene ganadera.

“Empezamos a trabajar con ellos en el año 2000 y seguimos siendo clientes, a pesar de que nos vinieron con ofertas comerciales de otras fábricas. Seguimos con ellos porque sus productos funcionan muy bien, llevan ingredientes naturales que protegen y cuidan la piel de los pezones y la relación calidad y precio está muy bien”, explica Rafael. “La mejor prueba es ver los animales, que casi no tienen problemas de ubres, y las analíticas de calidad sanitaria de la leche”, añade.

Así, a día de hoy Ganadería A Zanca utiliza el jabón de lavado Bactoclor, un detergente alcalino clorado en base a hidróxido sódico con 5% de cloro activo. También emplean el sellador Yodostar, un baño de pezones con dos fuentes de yodo que le confieren una gran capacidad de higienización, una de forma inmediata y otra de forma persistente, y que además incorpora gran cantidad de emolientes y suavizantes con Aloe Vera. Y por último, usan HYGI-FOAM, una espuma activa higienizante para la limpieza del pezón antes del ordeño.

 

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información