v

Ganadería Rivera Otero, la apuesta de un joven de 25 años por el sector ovino

Hace un año que Luis Miguel se incorporó a la actividad agroganadera. Desde entonces construyó una nave nueva y compró en Castilla un rebaño de 200 ovejas de la raza Inra 401 para producir carne de cordero. Ya piensa en ampliar para llegar a las 500 reproductoras

Luis Miguel coas súas ovellas na nave que construíu este ano

Luis Miguel con sus ovejas en la nave que construyó este año

Al lado mismo de la laguna de Cospeito, en plena Red Natura, un joven de 25 años pastorea su rebaño de ovejas. Son ellas las que cuidan de unos prados que de otro modo seguramente estarían abandonados. Son fincas pequeñas y húmedas en las que es difícil entrar con maquinaria en invierno. Sus animales contribuyen de este modo a cuidar el paisaje y mantener la biodiversidad en un espacio declarado Reserva de la Biosfera y Zona de Especial Conservación (ZEC).

Luis Miguel Rivera Otero estudió Frío Industrial pero decidió enfocar su futuro hacia el sector agroganadero. «Acabé de estudiar y estuve trabajando algo pero me informé y me animé a seguir con las ovejas y estoy contento. Opté por las ovejas porque ya las había en casa, así que anduve por el medio de ellas desde pequeño y siempre me gustaron», cuenta.

En su casa, en el lugar de Fontarrega, perteneciente a la parroquia de Feria do Monte, había una pequeña ganadería ovina con 30 cabezas que cuidaba su madre. Hace un año que se incorporó él y desde entonces apostó por profesionalizar la explotación. Solicitó un plan de mejora y deshizo la vieja cuadra donde su madre guardaba los animales para construir en su lugar una nave nueva de 270 metros cuadrados con capacidad para 200 cabezas.

No puedes estar atendiendo partos todos los días. Es mejor agruparlos. Así sabes que los vas a tener todos juntos en 15 días

Es una instalación cómoda, donde el rebaño está dividido en dos lotes separados por el pasillo de alimentación. Tener las ovejas en lotes facilita las labores de alimentación o el encamado y permite programar los partos. «No puedes estar atendiendo partos todos los días, hay que organizarse y agruparlos, sino no hay manera. Así sabes que los vas a tener todos juntos en 15 días», explica Luis Miguel.

Rebaño comprado en Salamanca

O rabaño é de raza Inra 401

Las ovejas y los machos son de raza Inra 401

Este joven ganadero aprovechó las 30 ovejas que tenía su madre, de raza mestiza, y completó la nueva nave con otros 170 animales da raza Inra 401 que compró en Salamanca a la Ganadería Lorenzo Pascual, especializada en esta raza, con 4.000 ovejas y que vende tanto recría como sementales.

«Traje 167 ovejas y 3 machos puros. La Inra 401 es un cruze de Berrinchón, que es una raza cárnica, con Romanov, que es una raza muy prolífica. Quería que fueran de esta raza porque tiene muy buenas aptitudes para la producción de carne. Son animales que pueden sacar adelante dos o tres corderos por parto sin problema», explica.

Las ovejas que compró, todas primerizas, llegaron el 27 de abril del año pasado a Cospeito con 6 meses de vida y están a punto de comenzar a parir ahora. «Dentro de un mes van a empezar a parir las primeras», cuenta Luis Miguel. Cuando nacen los corderos tienen que mamar calostro en tomas de entre 60 y 70 centilitros cada 2-3 horas. «Siempre tengo calostro congelado para no tener problemas», indica.

Gastó 23.000 euros en comprar 167 ovejas y tres machos de la raza Inra 401 y otros 35.000 euros en el establo nuevo

Las dos primeras semanas se alimentan exclusivamente con la leche de la madre, que luego se complementa con concentrado. «A los 15 días ya se les puede meter algo de pienso», explica Luis Miguel. «Esta raza da bastante leche, por lo que los corderos salen rápido para delante. La otra raza que había en casa, la mestiza, da menos leche y si traía tres crías una ya la apartaba la propia oveja porque veía que no las daba mantenido a todas. Daban bastante la lata en eso porque había bastantes casos de rechazo, pero con esta raza, la Inra 401, pienso que voy a tener menos problemas de este tipo porque son ovejas que dan más leche», razona. De todos maneras, ya compró una amamantadora. «El coste no era mucho y te saca trabajo porque si hay casos de rechazo tienes que andar con los biberones», explica.

Entre 65 y 70 euros por un cordero de 20 kilos

Un dos tres sementais da explotación

Uno de los tres sementales de la explotación

Cuando cumplen entre dos y dos meses y medio de vida los corderos llegan ya a los 20 kilos de peso y están listos para ser vendidos, pasar por el matadero y salir al mercado. El objetivo de Luis Miguel es sacar una producción de 100 corderos cada tres meses.

Mientras una mitad de las reproductoras está en lactación criando a los corderos, la otra mitad está preñada en un ciclo que se repite sucesivamente. «Intentaré sacar 1,5 partos al año por oveja, los dos partos no se los das sacado, es muy difícil, porque son 5 meses de gestación, 2 meses con las crías y después un mes de espera para que sequen y se recuperen un poco antes de volver a cubrirlas, así que entre cubrición y cubrición pasan 8 meses», explica.

Entre parto y parto pasan 8 meses: 5 de gestación, 2 con las crías y uno de espera y recuperación antes de la cubrición

Este joven es miembro de la Asociación de Criadores de Ovino y Caprino de Galicia (Ovica) y forma parte también de la cooperativa Vélaro, por lo que da salida a su producción a través de la marca Pastores de Galicia, que distingue a la carne de cordero gallega.

Un cordero de dos meses y medio, con 20 kilos de peso (quedaría sobre unos 10 en canal, ya que pierde la mitad) tiene un precio de venta que oscila entre los 65 y los 70 euros. «Los 70 euros es un precio aceptable. A particulares casi no viendo, muy poco, no me compensa, porque tengo que llevar yo al matadero», explica.

Esta es una época mala para las ventas. «El primer trimestre del año es siempre flojo, a partir de marzo empieza a haber más demanda, que se incrementa mucho en verano por las fiestas y también en Navidad. El problema es que para tener producción para las Navidades es complicado, porque las ovejas tendrían que parir en septiembre y para eso tienes que cubrirlas en primavera, que es la época peor para eso», cuenta.

Doblar el número de cabezas en el plazo de 3 o 4 años

A nave xa quedou prevista para ser ampliada

La nave ya quedó prevista para ser ampliada

Luis Miguel cuenta con tres machos puros de la misma raza Inra 401 que están en medio del rebaño una vez que las ovejas pasan al lote de secas tras la venta de los corderos. «Los tres carneros son nuevos, llegaron con 9 meses, pero cada 2-3 años tengo que cambiar de machos para no tener problemas de consanguinidad», indica. «Quise apostar por una raza pura para poder sacar algo de recría, primero para crecer yo y después para poder vender también animales para vida y tener algunos ingresos por esta vía además de los de la venta para sacrificio», explica.

Sin embargo, el objetivo a corto plazo de esta explotación es el de crecer hasta doblar el número de reproductoras en los próximos 3 ó 4 años. «El número de animales que tengo hoy es el mínimo para vivir, porque está la PAC y vas tirando, pero quiero seguir aumentando, querría llegar a las 500 madres», avanza.

Para empezar tuve que comprar, porque de las 30 ovejas que tenía mi madre a las 200 tardaba 4 ó 5 años y perdía mucho tiempo, pero ahora puedo doblar sin problema con las mías en poco tiempo con recría propia

Pretende hacerlo a través de recría propia, sin comprar más animales. «Para empezar tuve que comprar, porque de las 30 ovejas que tenía mi madre a las 200 tardaba 4 ó 5 años y perdía mucho tiempo, pero ahora puedo doblar sin problema con las mías en poco tiempo con recría propia», dice.

De este modo el ahorro es considerable. Los 170 animales que compró en Salamanca le costaron 23.000 euros, casi tanto como hacer la nave (35.000 euros lista, contando la estructura, el cierre, el suelo, los comederos y los bebederos), que ya dejó preparada para la ampliación. No cuenta con mucho espacio, ya que dentro de Red Natura no puede ampliar y la finca en la que hizo la nave está en el límite con el espacio natural protegido. «Solo puedo obrar donde tengo la nave, todo el resto es Red Natura y no puedo construir», indica.

Alimentación diferenciada para cada lote

As ovellas xestantes pasan 5 horas pola mañá no pasto

Las ovejas gestantes pasan 5 horas por la mañana en el pasto; las que están en lactación no salen

Con el rebaño dividido en dos lotes en función de si las ovejas se encuentran en gestación o en lactación, la alimentación también es diferente. «Durante los dos meses que están con los corderos no salen y les voy a dar silo de hierba y silo de maíz, que pienso que es mejor que el concentrado y sale también algo más barato», explica Luis Miguel.

Él no echa maíz pero se encuentra en una zona donde abundan las explotaciones de vacuno de leche y ha pensado comprar unos 50.000 kilos de maíz, que es lo que calcula que precisará para todo el año, toda vez que cada oveja en lactación come unos 2 kilos diarios de silo de maíz. «He pensado hacer el silo de maíz también en rollos, porque ensilando en pila en una explotación pequeña como esta es difícil mantener una buena conservación porque no consumes mucho y se pierde», considera.

Con 200 ovejas es lo mínimo para vivir, gracias a que hay la PAC , pero yo quiero seguir aumentando, querría llegar a las 500 cabezas

Los animales que estarían comiendo silo de maíz serían siempre la mitad del rebaño, ya que el resto de las ovejas (las gestantes) saldrían todos los días al pasto, complementado luego con hierba seca de vuelta a la casa. «Las saco a pacer de 10 de la mañana a 3 de la tarde, con 5 horas es suficiente si tienen buen pasto, vienen llenas», dice.

Tres hilos de pastor y dos mastines

pastor electrico

Luis Miguel aprovecha esas horas en las que la mitad de las ovejas están fuera para preparar la cama y la ración en el establo. Cuenta con una encamadora que emplea tanto para estrar como para echar la comida en el pesebre. «Ahora estoy usando la encamadora para la alimentación, va bien, pero tengo que dar muchas vueltas, porque doy primero la hierba seca y luego el silo. Quiero comprar un carro de segunda mano para hacer con él la ración, porque al ir mezclada comen todo mucho mejor y aprovechan más la comida, así que tienes menos desperdicio que sacar y también acabas antes», justifica.

Para la cama está usando hierba seca para aprovecharla, porque este año le sobró mucha, aunque reconoce que «las ovejas no están tan secas como si estuviesen en paja». «El estiércol que saco se lo echo después a los pastizales por arriba en invierno, que es la época en la que no salen a pacer y aprovecho para abonar. Contrato un estendedor de estiércol que deshaga bien, también tengo ganas de comprar uno, pero todo de golpe no se puede», razona.

Si no tuviese el pastor puesto siempre, tanto si están las ovejas como si no, tendría las praderas todas levantadas, aquí hay mucho jabalí

«Ateniendo yo solo la explotación sin problema y cuando las echo al pasto y yo vengo a hacer los trabajos a casa tengo dos mastines con ellas. Son un cruce de mastín con border coli, prefiero cruce que mastín puro, porque pienso que los cruces son más vivos. Las llevo a la pradera, las dejo con los perros y vengo a arreglar todo en la explotación y estoy tranquilo», dice.

Tiene las fincas cerradas con varillas de 90 centímetros de alto y tres hilos de pastor eléctrico, uno cada 30 centímetros. Pero más que para que no se echen las ovejas su finalidad principal es la de impedir que entre el jabalí. «Si no tuviese el pastor puesto siempre, tanto si están las ovejas como sino, tendría las praderas todas levantadas, aquí hay mucho jabalí», se queja. «El lobo no me afectó de momento porque yo las meto todos los días, vienen a dormir al establo y las que están paridas y tienen las crías no salen», añade.

Control de enfermidades como la fasciola o la basquilla

Manga pola que pasan as ovellas ao voltar do pasto para realizar o baño de pés

Manga por la que pasan las ovejas al volver del pasto para realizar el baño de piés

Al estar en una zona húmeda Luis Miguel tiene que tener especial cuidado con determinadas enfermedades, como la fasciola hepática. «Estoy en una ADS y en marzo me hacen analítica de heces para ver los parásitos que pueda haber. Hay más problemas de fasciola al ser una zona húmeda y les estoy dando una mezcla para desparasitar dos veces al año, en primavera y en otoño. Y cuando desparasito también aprovecho para vacunar para la basquilla y para la neumonía», cuenta.

Todos los días al volver del pasto las ovejas hacen un baño de pies antes de entrar en el establo en agua con sulfato de cobre para prevenir las cojeras

Para facilitar la aplicación de los distintos tratamientos y poder separar de manera más fácil los animales instaló una manga permanente en uno de los laterales de la nave, que emplea también para hacer el baño de pezuñas. «Les hago pasar por la manga todos los días al venir del pasto para desinfectar los pies con un baño de agua y sulfato de cobre antes de entrar al establo», explica. De este modo dejó de tener problemas de cojeras.

En primavera hace el trasquilado a través del personal contratado por Ovica y aprovechará para arreglar los cascos a todos los animales. «Ahorras mucho trabajo porque si lo tienes que hacer tú, con 200 ovejas son muchos pies que arreglar», evidencia.

30 hectáreas para pastos y forrajes alrededor de uno de los humedales máis importantes de Galicia

Pradeira feita con semente apañada noutra das fincas da explotación

Pradera renovada el año pasado con simiente recogida en otra de las fincas de la explotación

La laguna de Cospeito y las tierras que la rodean forman parte de la Red Natura 2000, el conjunto de espacios naturales de la Unión Europa. El estar pegada a la Red Natura condiciona el crecimiento de la explotación de Luis Miguel, aunque por el tipo de actividad que realiza, basada en el pastoreo, no supone ningún problema en el día a día más que a la hora de hacer ampliaciones u otro tipo de obras. «Quiero hacer este año un estercolero y un almacén para la hierba seca y en 3 ó 4 años ampliar la nave de las ovejas si me dan licencia», indica.

Por lo demás, la laguna mantiene hoy una simbiosis beneficiosa con la explotación Rivera Otero, un equilibrio favorable para ambas partes por tratarse de un aprovechamiento tradicional del suelo. Luis Miguel echa a las ovejas a pacer en las fincas que rodean la laguna y las abona con el estiércol que generan los propios animales en el establo. La laguna aporta humedad, que mantiene verde el pasto todo el año.

«Tengo más problemas en invierno que en verano con eso de que son fincas muy mojadas. Aquí es húmedo y tengo pasto todo el verano, no tengo problemas con la sequía», indica. También ayuda a mantener la pradera la mezcla de variedades con las que Luis Miguel sembró todas las praderas en el año 2018, justo antes de incorporarse. «Eché una mezcla de raigrás inglés, italiano e híbrido con distintos tréboles, como por ejemplo el blanco y el violeta, a razón de tres kilos de trébol por hectárea, eso se nota en verano, se aguanta mejor la pradera», asegura.

Simiente propia

Silo de herba, cunha moi baixa porcentaxe de humidade

Silo de hierba con una baja humedad

En las fincas que renovó el año pasado la semilla procedía de la que él mismo cogió en las fincas que había renovado un año antes. «Dejé espigar dos hectáreas y las recogí con una cosechadora de las del trigo, saqué muchos kilos, tengo para varios años y pienso que además de coger mucha cantidad es de mejor calidad que la comprada y sale y arraiga mejor en la pradera», afirma.

Para el control de las malas hierbas emplea diferentes métodos, en función de la planta de la que se trate. «Cuando cogí las fincas al principio tuve problemas de malas hierbas en los pastos, sobre todo de caraveles, que fui eliminando a base de sulfatar; helechos no tengo y a los cardos cuando hay les tiro sal y desaparecen», cuenta.

También tiene cuidado a la hora de ensilar o de enrollar la hierba seca para no traer la semilla de las malas hierbas para casa y esparcirla después por el resto de fincas a través del estiércol.

El silo de hierba de las vacas no vale para las ovejas, tiene que ser mucho menos húmedo, con al menos dos días de presecado

Luis Miguel dispone en total de 30 hectáreas de terreno. La mitad son fincas que destina a pastoreo, de las que solo 2,5 hectáreas son propias, el resto alquiladas, y de las otras 15 hectáreas recoge el forraje para todo el año en forma de hierba seca y silo de hierba.

Las fincas que ensila tienen raigrás puro y hace un presecado muy largo, de dos días, antes de enrollar la hierba. «Para las ovejas el silo de hierba tiene que ser muy seco, no vale el silo de las vacas, porque les da tos y les afecta al hígado y acaba matándolas. Por eso yo antes de mayo no puedo ensilar, porque no vale el tiempo para eso, porque yo tengo que segar, extender y voltear durante los dos días de presecado y luego acordonar y hacer los rollos», indica Luis Miguel. Hace él todo el trabajo excepto enrollar y encintar.

Desecación y recuperación

La laguna de Cospeito fue la más extensa de A Terra Chá (ocupaba más de 70 hectáreas), fue desecada en la década de 1960 para el aprovechamiento agrícola del territorio y recuperada parcialmente en la década de 1980 y con posterioridad al año 2000 por su valor ecológico y ambiental. En la actualidad tiene unas 17 hectáreas, de las que solo alrededor de 7 son de aguas permanentes, dentro de un espacio total de unas 45 hectáreas delimitado por un camino perimetral de unos tres kilómetros de longitud.

La actual consideración y protección legal de la que hoy disfrutan los humedales vivió en otras épocas períodos totalmente diferentes en los que se fomentó su desecación y destrucción. Esta clase de actuaciones supusieron la pérdida, a mediados del pasado siglo XX, de dos de los más importantes humedales interiores de Galicia, las lagunas de Antela y de Cospeito. Pero este proceso se dio a nivel de toda Europa, donde la superficie que actualmente ocupan los humedales en la Unión Europea representa el 25% de la que poseían a principios de la época industrial.

La superficie que actualmente ocupan los humedales en la UE equivale al 25% de la que tenían antes de ser desecados para ganar tierras de cultivo

El modelo tradicional de aprovechamiento de los humedales sufriría un importante cambio en España con la promulgación, el 24 de junio de 1918, de la denominada Ley Cambó, a la cual se sumará un extenso articulado legislativo que, con la excusa de erradicar las plagas de mosquitos, posibles vectores de infecciones humanas, y obtener nuevo terreno agrícola, favoreció la sangradura, desecación y saneamiento de un número cuantioso de marismas y lagunas gallegas.

Siguiendo estas consideraciones, años más tarde el Instituto Nacional de Colonización Agraria (INCA), dependiente del Ministerio de Agricultura, declara en el año 1956 de alto interés nacional las obras de saneamiento y colonización de dos de los humedales más singulares de Galicia, el de la laguna de Cospeito en la provincia de Lugo y el de la laguna de Antela, en la de Ourense.

Los proyectos promovidos por el INCA buscaban la creación de zonas de colonización agraria que sirvieran para dar cobijo a agricultores foráneos, cuyas tierras serían anegadas por la creación de grandes embalses. Los nuevos asentamientos y las nuevas tierras de labor se obtenían tras la desecación de humedales y el britado de amplios espacios que hasta el momento no habían sido cultivados.

El Instituto Nacional de Colonización Agraria expropió entre 1950 y 1980 en A Terra Chá casi 3.000 hectáreas de montes comunales y terrenos ganados a las lagunas de Cospeito, Caque y Pumar

En A Terra Chá, el INCA procederá a la expropiación de una superficie de 2.889 hectáreas, constituida por montes comunales de varias parroquias de los municipios de Cospeito y Castro de Rei, incluyendo en la misma la totalidad del humedal de la laguna de Cospeito. Terrenos que serán desecados con la apertura de canales de drenaje, la ruptura de represas, la roturación del terreno y su aireado, etc., para ser transformados, con mayor o menor éxito, en tierras de cultivo. Las actuaciones promovidas por el INCA y, posteriormente, por el Instituto para la Reforma y el desarrollo Agrario (IRYDA), entre 1950 y 1980, implicarán una pérdida significativa de los humedales de Cospeito, Caque y Pumar.

Con todo, la laguna de Cospeito logró recuperar parte de su antiguo esplendor después de ser declarada Refugio de caza en 1986, Reserva de la Biosfera por la Unesco en el año 2002 y Red Natura dentro del LIC Parga-Ladra- Támoga en el año 2004. Ahora, las ovejas de Luis Miguel contribuyen a cuidarla.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información