Ganadería Quinteiro, como trabaja la genética una granja del top-20 gallego en morfología

La explotación, ubicada en Bermés (Lalín), alcanzó en el último año una calificación de 83,9 puntos, la tercera de la provincia de Pontevedra. Su promedio de calidades de los últimos 12 meses fue del 4,11 de grasa y 3,53 de proteína

Ganadería Quinteiro, como trabaja la genética una granja del top-20 gallego en morfología

José Luis Méijome compatibiliza la gestión de la ganadería con su trabajo como técnico de Africor.

La Ganadería Quinteiro, en Bermés (Lalín), es una explotación familiar de unas 40-45 vacas en ordeño que destaca por el nivel genético de su rebaño. De siempre, en la granja gustaron las vacas con buena morfología y en los últimos 6 años la explotación se mantiene con una calificación morfológica media por encima de 83 puntos, situándose en el Top-20 gallego y como tercera de la provincia de Pontevedra en el 2017, con 83,9 puntos. Hablamos con José Luis Méijome Blanco, que compatibiliza la gestión de la ganadería con su trabajo como técnico de Africor Pontevedra.

La granja, que en el día a día es llevada principalmente por un trabajador contratado, orientó su manejo a lograr buenas calidades de leche, que se sitúan en los últimos 12 meses en una media de 4,11 de grasa y en un 3,53 de proteína, con una producción media por animal que oscila en los 31-34,5 litros. “Fuimos a este tipo de producción porque nos parece más rentable y evitamos forzar demasiado a las vacas en litros. La proteína se está pagando razonablemente, aunque la grasa debería estar más compensada”, valora José Luis Méijome, que en la actualidad le entrega la leche a Larsa.

“Para seleccionar toros, nos fijamos en la proteína, los caracteres de ubres y patas, y en aspectos como longevidad, células y fertilidad de las hijas”

“A la hora de seleccionar toros, intentamos elegirlos por proteína, sin olvidar los caracteres de tipo, ubres y patas. Desde hace unos años, también ponemos énfasis en caracteres funcionales como longevidad, células somáticas y fertilidad de las hijas” -explica José Luis-. “En cuanto a producción, vamos a toros de producciones medias, no nos interesa tanto llegar a cifras de producción altas en litros, sino conseguir buenos porcentajes de sólidos”.

La decisión de quedarse por debajo de los topes de producción de las vacas busca reducir al máximo posible los problemas sanitarios y de manejo. La explotación, que presenta la singularidad de trabajar en plazas trabadas, con un sistema de amarre canadiense, hace el ordeño en plaza dos veces al día y cuando las vacas llegaban a sus límites de producción, había casos de animales que tiraban leche en las camas, lo que representaba un problema.

Forrajes y ración
Con el actual manejo, se evitan problemas en las camas, acondicionadas con paja y carbonato cálcico, y se trata también de producir la máxima leche posible en base a los forrajes propios. La granja gestiona en la actualidad 28 hectáreas -25 propias y 3 arrendadas-, y dedica 14 hectáreas a maíz -que en parte rota con pradera cada pocos años-, y el resto a praderas de raigrás inglés o híbrido.

Vacas secas en el exterior.

Vacas secas en el exterior.

Del suministro de la ración se encarga un carro unifeed de la cooperativa Perpetuo Socorro (Arzúa), que está prestando este servicio en la comarca del Deza. La ración base de la Ganadería Quinteiro consiste en 30 kilos de silo de maíz, 15 de silo de hierba, medio kilo de paja y 6 kilos de concentrado en el carro, que se acompañan de punteos, con lo cual el promedio de concentrado ronda los 9,5 kilos por animal.

Inseminaciones
La ganadería insemina en torno a un 80-85 % de los animales enfocándose en la recría y en el restante 15-20 % emplea semen de cruces de carne. Usa semen sexado en todas las novillas y en parte de las vacas de un parto, en tanto en el resto de los animales emplea semen convencional.

Su prioridad en la selección de toros se sitúa en la proteína y en cuanto a la morfología, en las ubres y en las patas. “Hasta hace unos años, la herramienta que tenías era la morfología. Ahora atendemos más a caracteres como longevidad, células o fertilidad de las hijas. Nos estamos orientando además a tener un rebaño que produzca leche con kappa caseína BB, ya que aunque las queserías todavía no están pagando más por esta leche, sí que lo demandan y algunas están orientando a sus ganaderos hacia esa selección genética”, explica José Luis.

La explotación trabaja con alrededor de un 70% de toros genómicos y con un 30% de toros probados. “Igual habría que usar un poco más de toros probados, sobre todo de toros probados élite, pero me dejé llevar un poco por la corriente de lo que están haciendo la mayoría de granjas”, reconoce José Luis.

“El error en muchas granjas está en comprar semen de toros de fuera que compitan en precio con los de aquí”

La mayoría de los toros que usa la Ganadería Quinteiro son de Xenética Fontao, una compañía con la que José Luis considera que nadie puede competir en relación calidad precio. “Pongo alrededor del 80% de toros de Fontao y el 20% restante de toros de fuera que me llaman por algo. Yo no digo que deba usarse todo el semen de Fontao, que los de fuera evidentemente también tienen toros buenos, pero con frecuencia el gran error en muchas granjas está en comprar semen de toros de fuera que compita en precio con los toros de Fontao”, analiza José Luis Méijome.

“Ponemos un 80% de toros de Fontao y un 20% de fuera. Tenemos que valorar más la genética española y el índice ICO”

“Si por ejemplo una granja decide comprar una dosis de fuera a 10 euros, en lugar de comprar una dosis al mismo precio de Fontao, sale perdiendo bastante, no se puede equiparar” -advierte el ganadero.- “Tenemos que valorar más la genética española y nuestro índice, el ICO. Cuando usas toros de fuera que vienen con buenos índices en otros ránkings y tienen hijas aquí y comparas su resultado con el de los toros gallegos, ves que algo pasa, porque lo habitual es que no mejoren el resultado de nuestros toros”, cuestiona José Luis.

El ganadero recuerda también el buen funcionamiento del material genético gallego en otros países. “Está demostrado que lo que aquí es bueno funciona bien en otros países, pues en Fontao han exportado toros y semen de toros probados como Xacobeo o Delete, que fueron una referencia, y nuestros toros genómicos actuales están siendo utilizados como padres de toros en programas genéticos europeos”, explica el ganadero.

La granja usa un sistema de amarre canadiense.

La granja usa un sistema de amarre canadiense.

Embriones y genómica
La ganadería también trabaja puntualmente con embriones, participando en los programas de Fontao y en el de la Finca de Mouriscade (Lalín). “Hemos hecho además transferencia de embriones con vacas nuestras punteras, como una que habíamos comprado entre tres socios en una subasta de la antigua unidad de Boss (Guísamo)”. Estos días, la explotación está a la espera de recibir la genómica de dos terneras nacidas con el programa de embriones de Fontao, con las que tienen “buenas perspectivas”, y entre los planes de la explotación se valora la posibilidad de hacer un análisis genómico de todos los animales del rebaño.

“Hasta ahora le hicimos la genómica a algunas hembras de forma aleatoria, pero de hacer análisis genómicos, lo ideal es hacer el genotipado de todo el rebaño. Si lo haces en animales punteros, sí tienes más datos y te facilita el tema de los apareamientos, pero lo ideal para mejorar un rebaño es hacerlo en todos los animales”, subraya José Luis.

Recria
La recría del ganado se hace en la propia explotación, aunque la granja presenta problemas de espacio. La nave de las vacas en producción es una antigua instalación reformada para darle más altura, pero se está también quedando pequeña. De cara al futuro, la explotación baraja construir una nueva nave y dejar la actual para la recría de las novillas y para el cebo de algunas vacas, en la idea de sacarles mayor rendimiento en el marco de la IGP Vaca e Boi de Galicia.

“Ahora mismo, en nuestra zona se está rematando el proceso de concentración parcelaria y tenemos que valorar cómo nos quedan al final las parcelas. Dependiendo del resultado de la concentración, podríamos incluso optar por un sistema extensivo, en base a pastoreo, o por uno intensivo”, explica el ganadero. La explotación produce alrededor de 480.000 – 500.000 kilos de leche al año, una cifra que cuenta de aumentar cuando disponga de las nuevas instalaciones.

Certámenes
Ganadería Quinteiro fue en tiempos una habitual de certámenes ganaderos como los de la Semana Verde, Feiradeza e incluso llegó a acudir al Nacional. Por falta de tiempo, esa actividad mermó, si bien aún este año participó con una ternera en Feiradeza.

“Me gustan los certámenes, pero por falta de tiempo y mano de obra no estamos participando. Los veo importantes como una manera de reunir a la gente y de promover la cría de buenos animales, aunque para mi gusto los certámenes llegaron a un nivel de competitividad y rivalidad que no comparto”, opina José Luis.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información