v

Ganadería da Morena SC, recuperando la morfología tradicional de la rubia gallega

Ángel Santos está al frente de una explotación de carne en el ayuntamiento de Friol, con 70 cabezas que cría con un sistema semiextensivo, condicionado por la falta de concentración parcelaria y en el que busca un tipo de animal "como los de antes"

Ángel Santos, xunto ás súas vacas nun prado preto da casa

Ángel Santos, junto a sus vacas en un prado próximo a su casa en Bidueiro

«En la rubia gallega se perdió mucha altura y mucha ubre en los últimos años. Se quieren terneros culones pero cuanto más culo menos ubre y menos leche. Yo trato de recuperar en mis animales esa morfología de las vacas rubias de antes», dice Ángel Santos. Los animales de su explotación, Ganadería da Morena, de Friol, son de los que todos los años pasean por las calles de la ciudad de Lugo durante el San Froilán en el desfile de ganado organizado por Expolugo.

«También se está perdiendo la genética de la rubia gallega», asegura. «En nuestra casa siempre hubo vacas de carne y yo aún tengo alguna de esas vacas de antes, más corpulentas, con la cornamenta hacia arriba y que da leche más que de sobra para que mamen dos terneros», cuenta.

Esa genética ya la heredó de sus abuelos y de su madre María Obdulia, ahora ya jubilada tras un accidente con uno de los animales de la granja que estuvo a punto de costarle la vida. En el 2013 se incorporó Ángel, que es quien atiende hoy la explotación.

Unha das vacas da explotación

Una de las vacas de la explotación

«Siempre hubo rubias en casa, nunca hubo otra raza», dice. En 2002 construyeron una cuadra nueva que sigue siendo la que usa hoy pero sus vacas salen todos los días a pastar y solo vuelven a dormir al establo para que mamen los terneros, que quedan siempre en casa. «Las fincas en esta zona son pequeñas y están desperdigadas y tengo que andar todos los días por la carretera con las vacas, no puedo andar moviendo también a los terneros. Si tuviésemos parcelaria sería otra cosa, pero no la hay», se queja.

«Se está perdiendo la genética de la rubia gallega, que eran vacas más altas, con la cornamenta hacia arriba y con más producción de leche. Hoy se quieren terneros culones pero cuanto más culo menos ubre»

En Nodar, donde se encuentra esta explotación, igual que en otras muchas parroquias de Friol, no hay concentración parcelaria, unos procesos largos y costosos que en muchas ocasiones no son operativos porque se eternizan en el tiempo. Por eso, para facilitar la movilidad de tierras, el Ayuntamiento de Friol tiene aprobada una línea de ayudas con la que subvenciona los gastos notariales de los cambios de fincas y parcelas rústicas entre vecinos, unas permutas que tampoco pagan impuestos autonómicos.

Sistema semiextensivo

As vacas veñen durmir todos os días ao establo para que mamen os xatos

El establo fue construido en el año 2002

Las condiciones de la superficie agraria de que dispone condiciona el manejo de la explotación y la mayoría de las decisiones que toma en el día a día Ángel. «Si tuviésemos parcelaria tendría las vacas siempre fuera y a los terneros con ellas y me daría mucho menos trabajo. Así echo horas andando por las pistas con las vacas», lamenta. «No ordeño, pero es como si ordeñase, porque tengo que meterlas todos los días y echarles a los terneros a mamar por la mañana y por la noche», explica.

«A las 5 de la tarde las voy a buscar, a las 6 están en el establo. Doy de mamar a los terneros y después de comer a las vacas, que ya se quedan a dormir en la cuadra. Por la mañana doy de mamar otra vez y a las 10 las echo para fuera, solo quedan en la cuadra si hay mucha invernada o nieva. Después lavo el establo, lo limpio todos los días», cuenta.

Las vacas vienen todos los días a dormir a casa para que mamen los terneros, que no son destetados y maman hasta que salen de la explotación con entre 8 y 10 meses de edad

Los terneros no salen nunca fuera y eso que reconoce que «para las pneumonías convendría que por lo menos los dos primeros meses estuviesen fuera con las madres». «Es una cuadra bastante cerrada y aunque le puse chimenea en el techo a la nave y mejoró mucho, alguna baja siempre tengo de diarrea o pneumonía», admite. «Ahora desde hace dos años lo que hago también es vacunar a las madres y funciona bien. Las vacuno a los seis meses de preñadas para que encalostren bien», explica.

Ángel non desteta os xatos, que manan até que os vende

Los terneros maman hasta que son vendidos

Los terneros cuando nacen están durante los primeros 15 días de vida en la paridera con la madre, a la que luego le echa al ternero a mamar dos veces al día, cuando las vacas regresan del pasto por la tarde y a la mañana antes de volver para la pradera. «Yo no desteto, los terneros maman hasta que los mando, entre los 8 y los 10 meses, sea en la madre o en otra vaca. Los aguanto muchas veces para que me mamen en otra vaca porque tengo reproductoras con mucha producción de leche», cuenta.

Arrima a las recién paridas otro ternero más grande de otra vaca para aprovechar de este modo el exceso de producción de leche que el ternero pequeño no es capaz de mamar en las primeras semanas

«El problema de la rubia es que da mucha leche cuando pare y el ternero no se lo da mamado todo y luego acorta a la leche cuando el ternero crece y mamaría más de lo que produce la madre», razona. De la forma que hace Ángel, arrimando otro ternero más grande de otra vaca a las recién paridas, consigue aprovechar el exceso de leche que su propio ternero no mama en las primeras semanas de lactancia y regular mejor la producción de leche en la ubre.

Ceba a las vacas que descarta

vaca2

Ganadería da Morena tiene unas 70 cabezas marcadas por Acruga y toda su producción la vende como Ternera Gallega Suprema. Además de los entre 40 y 50 terneros que manda todos los años a sacrificar al matadero, vende entre 15 y 20 animales para vida todos los años. «Las hembras vendo muchas para vida y los machos igual», dice, lo que supone una importante fuente de ingresos para la explotación.

También ceba las vacas que descarta, aunque es un proceso que lleva mucho tiempo. «Alguna tengo que tenerla más de un año engordando. Engrasa antes una vaca pinta que para de dar leche que una rubia. Les lleva más tiempo a las rubias y cuanto más culonas son, más tiempo tardan en coger grasa beteada», explica.

No programa los partos

Desde su incorporación en 2013 Ángel aumentó el número de animales en unas 10 reproductoras, pero asegura que «esto no está para correr, porque el precio de la carne está bajo y el gasóleo y el pienso están caros y no paran de subir», se queja.

«Si no existiesen las ayudas de la PAC más de la mitad de las explotaciones de carne tendríamos que cerrar, yo el primero»

«No puede ser que valiese más un ternero hace 20 años que hoy», argumenta. «Es cierto que no tendría que existir la PAC, lo que tendría es que valer el producto lo suyo, pero si no hubiese las ayudas de la PAC muchos tendríamos que vender todo y cerrar. Por lo menos más de la mitad de las explotaciones de carne tendríamos que cerrar, yo el primero», añade.

«Vendo desde hace 24 años al mismo tratante, Ganados Milucho. Vendo por kilo, pero no he estipulado un precio fijo para todo el año, lo que me paga fluctúa en función de como esté el mercado». explica. «Yo no programo los partos, aunque de vender en una época o en otra hay mucha diferencia, pero el dinero hace falta todos los meses», justifica.

Concentrar las fincas, clave para aumentar la rentabilidad de esta ganadería

vacas rubia galega

La dispersión de las fincas lo obliga a mover a las vacas todos los días por la carretera

La base de la alimentación en esta explotación, además del pasto, es el forraje de silo de hierba, la hierba seca y el concentrado. «No echo maíz, lo traigo en harina y se lo doy así a las vacas. Los terneros tienen el pienso y la hierba seca siempre de sobra y la harina de maíz es sobre todo para las vacas», explica.

«Sería bueno probar a echar maíz, para las vacas es bueno y para los terneros en los últimos dos meses también. Comprado sale muy caro, 40 kilos me cuestan 15 euros», cuenta. Pero para que le fuera rentable sembrar maíz precisaría concentrar las fincas, dice nuevamente. «Solo 35 hectáreas concentradas me producirían más que ahora las 50 que tengo y para el manejo sería mucho más fácil», asegura.

La explotación de Ángel está en el lugar de Bidueiro, donde hay explotaciones tanto de leche como de carne. Dispone de una superficie de 50 hectáreas de terreno, 10 de ellas alquiladas y la finca más lejos que tiene está a 5 kilómetros. Hace dos cortas de hierba para silo en algunas de las parcelas y otras las deja para hierba seca. «A las vacas les doy silo todo el año y hago unos 300 rollos de hierba seca para los terneros», explica.

En las praderas echa raigrass y también semillas propias. «La semilla que cosecho yo dura más que a otra», dice. La siembra por encima de las praderas antes de echar el purín. «Sería conveniente renovar las fincas cada 5 años, y si echase maíz ya me obligaba a eso», argumenta.

Toura y Linda, las ‘misses’ de la casa

Angel Santos2

«Al meterlas todos los días, son muy dóciles», dice Ángel mientras se acerca la Toura. Es una de las vacas emblema de la Ganadería da Morena. La compró en el 2015 y le costó 6.000 euros. «Al igual que el precio de los terneros está bajo, el de las vacas de vida está por las nubes», dice.

Toura fue Miss Galicia ya en el 2016 y en el 2017 la sucedió Linda, otra de las vacas de esta explotación. Juntas tiran del carro del país todos los años por las calles de Lugo y en este 2019 fueron también al Desfile de Carros de Chantada. Ángel acude también con ellas a concursos como el de Expolugo o el que se celebra en Friol. «Ir a los concursos te da visibilidad y te ayuda a vender animales para vida, pero no voy a más por falta de tiempo», dice.

«La genética lo es todo en una explotación de carne, igual que en una de leche, y la gestión del toro es una de las cosas más complicadas en una ganadería de este tamaño»

Ganadería da Morena tiene toro propio y casi siempre es de este modo como Ángel empreña a las vacas de la explotación. «Les echo casi siempre a mi toro pero alguna vez alguna vaca que me interesa la insemino con semen comprado de algún toro que me gusta», explica.

El toro de casa lo cambia cada 5 años para evitar problemas de consanguinidad. «La gestión del toro es una de las cosas más complicadas de una explotación de carne de este tamaño», asegura. «La genética lo es todo en una explotación de carne, igual que en una de leche, y el toro es algo fundamental, es una pieza clave en una explotación de rubia gallega, porque si saca terneros muy grandes y tienes muchas cesáreas es un problemón», afirma Ángel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información