“Galicia Calidade se ha convertido en una marca rentable para las empresas”

El director gerente del sello Galicia Calidade, Alfonso Cabaleiro, analiza la evolución que tuvo en los últimos años la marca de garantía, así como los retos de futuro

Publicidade
“Galicia Calidade se ha convertido en una marca rentable para las empresas”

Alfonso Cabaleiro, director gerente de Galicia Calidade.

El sello Galicia Calidade ha cumplido recientemente 25 años con más de 120 empresas y 400 productos amparados. Es una marca de garantía que tiene su sentido principal en la promoción de los productos agroalimentarios gallegos, un foco que se acompaña de la promoción de otros sectores económicos con identidad propia en la comunidad, como el turístico, el textil o el joyero. Hablamos con el director gerente de Galicia Calidade, Alfonso Cabaleiro, que lleva más de 6 años al frente de la marca.

– Galicia Calidade mantiene en los últimos tiempos una dinámica constante de incorporación de nuevas empresas y sectores. Cuéntanos cuál es la situación actual del sello y sus perspectivas.
– Este año realmente queremos que sea el año del sector agroalimentario en Galicia Calidade. Si hacemos balance, en los últimos ejercicios se hizo un trabajo potente tanto de impulso de la marca como de apertura de la marca a otros sectores. ¿Por qué hubo esa apertura?. Porque se trataba de una cuestión que estaba en la filosofía de Galicia Calidade. Galicia es el sector alimentario, pero tenemos otros sectores económicos con identidad propia, como la moda, la madera o el naval. Son sectores que tuvieron la iniciativa de demandarnos el sello y que decidimos amparar.

El sector turístico cobró también un gran impulso en los últimos años en Galicia Calidade porque creemos que es el gran escaparate del sector alimentario, junto con los establecimientos comerciales. Por eso nos abrimos a certificar hoteles, casas de turismo rural y restaurantes que trabajan con productos gallegos amparados por denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas.

– Comentas que este es el año del sector alimentario en Galicia Calidade. ¿Qué novedades proyectáis en esa línea?
– Este año estamos trabajando en hacer acciones promocionales de forma colectiva junto con la Consellería de Medio Rural y con la Dirección Xeral de Turismo. La idea es acometer acciones promocionales en el extranjero, en otros puntos de España y también en Galicia. Son acciones que se enfocarán principalmente por nuestra parte a abrir mercados para nuestros productos agroalimentarios, como puede ser el vino y otros.

Por otra parte, el reto de incorporar empresas se mantiene. Comenzamos bien el año porque ya incorporamos a Viña Costeira, de la DO Ribeiro, una de las principales cooperativas vitivinícolas de Galicia, y también entró la marca Berberecho de Noia, en el ámbito pesquero.

– El sello Galicia Calidade nació como un sello alimentario pero se convirtió con los años en un sello multisectorial. ¿Hasta qué punto se puede abrir el abanico de sectores representados?

– La señal de identidad principal del sello está en el sector alimentario, está en nuestro ADN. El debate de hasta donde se debe abrir a otros sectores siempre estuvo ahí y seguirá. De momento, está tomada la decisión de que Galicia Calidade debe ser un sello multisectorial de sectores que sean muy representativos de la economía gallega, de una forma de hacer las cosas en Galicia.

Es cierto también que tuvimos demandas de sectores que querían entrar en el sello y que no vimos pertinente atender. Galicia Calidade es un sello muy ‘goloso’ porque ofrece un respaldo importante en dos sentidos: a la hora de proporcionar una ubicación geográfica clara y también para asociar un producto o servicio al concepto de calidad.

Sí que estamos abiertos a sectores relacionados con la innovación o con nuevas energías, por ejemplo entró recientemente el Cluster de Empresas de Xeotermia, pero evidentemente hay límites.

– Hablabas del atractivo del sello para las empresas y un caso reciente lo tenemos en los viveros de planta ornamental, que han manifestado la importancia que representa para ellos diferenciarse en el mercado europeo del resto de la planta española.
– Efectivamente, el sector de la planta ornamental quería el sello Galicia Calidade para posicionarse en Europa. En algunos mercados de Centroeuropa, la planta mediterránea se considera como una planta de menor calidad. En cambio, la planta gallega sí tenía una imagen de calidad, lo que se está potenciando con nuestro sello.

Nos pasó lo mismo con el granito. Es un sector en el que las clases de granito tienen una denominación internacional, aunque sean de calidades muy distintas. Entonces, el sector gallego quería la marca Galicia Calidade para posicionarse en el mercado y evitar equívocos con granitos de menor calidad de otros orígenes.

– Volviendo al sector alimentario, en el caso de los vinos, ¿crees que Galicia Calidade podría funcionar a modo de marca paraguas de las cinco denominaciones de origen gallegas?
– Nosotros tenemos claro que no somos una marca competidora, somos efectivamente una marca paraguas. Tenemos buenas relaciones con las Denominaciones de Origen y sí es cierto que alguna de ellas, que fuera de Galicia tiene un menor grado de conocimiento entre los consumidores, puede beneficiarse de que el sello Galicia Calidade es un identificador claro. Puede ayudar al consumidor a ubicar la geografía del vino, lo que es muy interesante.

– ¿Habéis medido el impacto de la marca Galicia Calidade entre los consumidores?
– Es una de las cuestiones que tenemos previsto medir este año. Queremos acometer este año tres estudios. Uno primero será un libro blanco sobre lo que representa la marca a través de los datos de las empresas que están en el sello (empleo, facturación, internacionalización, etc.). Los otros dos abordarán el impacto que tiene Galicia Calidade en el consumidor y el grado de conocimiento de la marca en Galicia y fuera de Galicia, pues para nosotros es fundamental que la marca sea rentable para las empresas.

– ¿Qué valoración os llega desde las empresas que utilizan vuestro sello?
– Las empresas valoran el esfuerzo que se hace para que Galicia Calidade sea una marca rentable. Aprecian mucho ir acompañados de la marca y se percibe en los últimos tiempos una apuesta mayor por el sello, por ejemplo, posicionándolo en las etiquetas con logos más grandes.

Eso encaja con nuestra mentalidad de dirigirnos al consumidor y de lograr que Galicia Calidade ayude a vender más. Tengo dos ejemplos de empresas que están en el sello, una es multinacional y otra es un negocio principalmente de ámbito local, y estas dos empresas nos transmitieron que en el primer año de funcionamiento con nuestra marca habían duplicado su facturación. Estoy seguro de que no fue por nosotros, pero sí que es cierto que Galicia Calidade se convirtió en una marca que ayuda a vender.

– Aparte de la componente geográfica, ¿qué compromisos le exigís a las empresas en el ámbito de la calidad?
– Galicia Calidade es una marca de garantía, pero no queremos que se nos vea como una marca de certificación ni competidora de esquemas de certificación. A nivel de calidad, le pedimos a las empresas candidatas unos compromisos previos.

En el sector turístico, por ejemplo, una exigencia es el sello Q de calidad; en el caso de los vinos, que se trate de vinos amparados por denominaciones de origen y lo mismo en los lácteos o en otros productos alimentarios cubiertos por una indicación geográfica protegida. A mayores, pedimos un sistema de calidad interno que garantice unos servicios o una calidad del producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información