«Fusionar cooperativas ‘vende’ mucho, pero no le veo grandes ventajas»

Manuel Fernández asumió la presidencia de Xuncoga hace unos meses y sobre la mesa tiene retos como la apertura de un espacio de venta o el incremento de la producción de pienso, el principal sustento de esta cooperativa de segundo grado

Publicidade
«Fusionar cooperativas ‘vende’ mucho, pero no le veo grandes ventajas»

Manuel Fernández, actual presidente de Xuncoga.

Con casi 20 años de trayectoria, la cooperativa de segundo grado Xuncoga integra en la actualidad 7 sociedades del Deza (Cobideza, Valle del Deza, O Rodo, Aprodeza, Campodeza, Trasdeza y Gandeiros do Deza). Cuenta con cerca de una decena de trabajadores y la fábrica de pienso propia es su principal eje. Abordamos algunos de los retos que se le presentan a Manuel Fernández, presidente de Gandeiros do Deza, quien desde hace unos meses se encuentra al frente de la cooperativa por un período de dos años.

A principios de año asumía la presidencia, ¿cuáles son los objetivos más inmediatos que se marca?
Entramos en febrero y nos pilló el fuerte de las campañas de los forrajes estos meses, por lo que aun no nos dio mucho tiempo de asentarnos, pero entre los planes más inmediatos queremos modernizar la zona donde se encuentran los silos de la fábrica.

¿Qué proyectos hay en Xuncoga a medio o largo plazo?
Aún estamos empezando a trabajar en eso, pero yo quería hacer un Mercarrural, un espacio en el que se pueda venir a comprar de todo, como en un supermercado. Empezamos a buscar una nave en el polígono de Lalín donde se pueda instalar y queremos trabajar en esa idea. Creemos que podría ser una buena alternativa tanto para los ganaderos como para el resto de la gente que pueda acceder a este punto de venta. Pero por ahora es un plan en el que aún queda mucho que trabajar, estamos empezando.

«Queremos alcanzar una producción de 1,5 millones de kilos de pienso»

Centrándonos en el pienso, que es lo que está sustentando a Xuncoga, mueven alrededor de 1,2 millones de kilos al mes, ¿qué perspectivas tienen para la fábrica?
En Xuncoga tenemos un pienso de mucha calidad y nosotros queremos ir creciendo pero manteniendo esa línea que tuvimos siempre. Nuestros precios aún no se ajustan a la gran calidad que tienen los piensos y eso hace que a veces no consigamos entrar en mercados más competitivos, pero aun así nosotros vamos a seguir apostando por la calidad. Nosotros no vamos a hacer precio sacándole a la calidad, nunca lo hicimos y no lo vamos a hacer. Queremos alcanzar una producción de 1,5 millones de kilos de pienso.

De conseguir esa producción, ¿contemplan asumir mejoras en la infraestructura de la fábrica?
Si alcanzamos ese volumen de producción igual tenemos que valorar cambios, como optar por otro sistema similar al que tienen las grandes fábricas de pienso. También es posible que tengamos que comprar un molino más grande, el que hay tiene capacidad para hasta 1,5 o 2 millones mensuales. Habría que evaluar además si el espacio es suficiente para llevar a cabo esa producción. Pero una vez que se alcance esa cifra, sería el momento para ver qué mejoras son necesarias y, en consenso con el resto de los miembros de la directiva, tomar decisiones.

«Tuvimos la oportunidad de ir para Aira, se barajó y se discutió, pero no vimos beneficios claros»

La competencia de las fábricas de piensos de la zona y los grandes proyectos de cooperativas próximas hacen que muchos ganaderos opten por otras alternativas, ¿cómo afrontan esa competencia?
Nosotros estamos en una zona de muchas granjas de cerdos y de pollos y las integradoras que sirven a esas granjas hacen también presión para que le cojan el pienso de vacuno. Nosotros tenemos muchos socios, sobre todo en la zona de Rodeiro, que tienen tanto la explotación de leche como alguna de estas otras granjas. Es muy difícil competir contra esto y también hay que entenderlo. En estos casos tenemos que intentar venderle al menos una parte. Nosotros tenemos también comerciales directos para que nuestro pienso se conozca… También influyen los tiempos de crisis, donde todo el mundo intenta reducir costes al máximo aunque sea reduciendo calidad. Pero ya lo dice el refrán: «Poco das, pero poco llevas».

¿Es un modelo agotado mantener estas siete cooperativas en torno a una empresa de pienso?
Nosotros tuvimos oportunidad de ir para Aira, se barajó y se discutió. Sopesamos si mejoraríamos o empeoraríamos en el tema del pienso, pero tampoco vimos grandes ventajas. Lo de cerrar Xuncoga e integrarse en una cooperativa de primer grado es una opción que se ha debatido porque producimos una cantidad muy moderada de pienso.

A mí, al pensar en integrarme en uno de estos proyectos, me preocupan estos 9 trabajadores, 9 familias que van a ir para la calle, porque allí ya están con su gente. Sólo por este motivo ya no me parece interesante. Mientras la fábrica se mantiene por sí sola y deja unos beneficios, yo creo que no es preciso fusionarse.

«No necesito estar en una gran cooperativa de 200 tractores si voy a tener el mismo servicio que estando en una pequeña de 3»

Integrarse en una de estas cooperativas es una opción que vende mucho, gusta mucho hablar de grandes nombres. También si en el Deza, de las 7 cooperativas se formara una sola, eso vende mucho; pero en realidad los socios no van a tener mejor servicio. Una máquina da para un determinado número de socios y concentrarse no va a reducir esas necesidades. No necesito estar en una cooperativa con 200 tractores si me va a ofrecer el mismo servicio que una que tiene 3. En Xuncoga se puso dinero para fundarla, pero a partir de ahí, nadie puso más y eso hay que valorarlo.

Las cuentas del ejercicio pasado mostraban un balance positivo de más de 80.000 euros, ¿cuáles son las previsiones para este?
Es verdad que no tenemos un grandísimo volumen de pienso, pero Xuncoga a día de hoy económicamente está bien, sin grandes beneficios pero teniendo algo de margen. Este año estamos trabajando ya en el balance de las cuentas, pero todo apunta a que será de nuevo positivo, supongo que se manejará en unas cifras similares a las del año pasado.

En su momento, la apuesta por los carros mezcladores fue una ruina que hizo vivir a la cooperativa momentos de crisis. ¿Qué dificultades encuentran las cooperativas dezanas, y Xuncoga en concreto, para avanzar en proyectos de servicios en conjunto?
Creo que no se hizo una gestión idónea y llegó un momento en el que los carros daban mucha pérdida para Xuncoga, así que si no nos deshacíamos de ellos iban a terminar obligándonos a cerrar. Un carro es un máquina muy complicada porque sale todos los días, hay que estar muy pendiente de ellos. Perpetuo Socorro (Arzúa) está cobrando ahora aquí en la zona la mitad de lo que el resto de operadores por hacer un carro, y esto no es posible, esos precios no son posibles y menos con los desplazamientos que tienen. Que no nos lleven a engaño, ese precio va con el pienso. Yo conozco perfectamente cómo es un carro, es el segundo que tenemos en Ganaderos del Deza, y vamos muy justos cobrando lo que cobramos. El carro es rentable con desplazamientos mínimos.

¿Sería momento de volver a retomar el tema de los carros en Xuncoga?
Es un tema del que ya se habló y no se descarta volver pero hay que mirarlo muy bien.

«El problema no es obtener leche y envasarlo o transformarlo, la dificultad está en hacerse un sitio en el mercado»

Hace años se habló de la posibilidad de una industrialización conjunta de la leche en el Deza, ¿le ve posibilidades a un proyecto así?
Yo no lo veo. Tuvo su etapa pero yo creo que ahora ya no es el momento porque el mercado de la leche es internacional y entrar en él es muy complicado. Lo mismo ocurre con los productos transformados. El problema no es obtener leche y envasarla o transformarla, la dificultad está en hacerse un sitio en el mercado. Hoy compites con grandes fábricas europeas que cuentan con una gran variedad que ofrecer y donde los pequeños lo tenemos muy difícil. Hay que tener mucho dinero para montar un proyecto que se pueda asentar en el mercado.

«Ganaderos de Deza y O Rodo terminarán fusionándose, pero en Lalín las fusiones no se van a dar a corto plazo»

Volviendo a la situación de minifundio del cooperativismo en el Deza, ¿hay posibilidades de una integración mayor en las cooperativas de la comarca?
Hay posibilidades. Seguramente Ganaderos de Deza y O Rodo terminen fusionándose, ya que somos de distintos ayuntamientos pero estamos a menos de 4 kilómetros. No sé cuando se va a hacer pero creo que esa fusión se va a dar, siempre que los socios quieran. Yo fundé Ganaderos del Deza con cuatro socios y llevo 18 años como presidente y llegó el momento de dejar paso. Las elecciones aún son para el año y no sé si prolongaré un tiempo aún, pero yo no voy a seguir al frente y no veo mucho relevo por lo que creo que se podría dar esa fusión, a no ser que realmente aparezca alguien que quiera ponerse al mando. La cooperativa no es tu casa, pero tienes que quererle como si fuese tuya.

«La cooperativa no es tu casa, pero tienes que quererle como si fuese tuya»

En Lalín, aun no veo una fusión a corto plazo a pesar de que ya se habló de que sería positivo. Aquí el problema es el mismo que cuando Crespo (exalcalde de Lalín) quería hacer una fusión de los Ayuntamientos. El problema es el de siempre: ¿quién da el paso al lado para que se ponga un solo presidente? Yo ya lo voy a dejar, pero de momento no hubo más que se hayan ofrecido a renunciar.

Entonces, ¿por ahora no se valora transformar Xuncoga en una cooperativa de primer grado?
Nosotros cooperativa de segundo grado ya la hicimos hace muchos años. Barajar una cooperativa de primer grado implica que todas las cooperativas desaparezcan bajo un único nombre, pero esto hay que pensarlo muy bien. Dicen que las cooperativas deben ser cada vez más grandes, pero hay que ver si las cooperativas que hay se pueden sostener por sí mismas, porque si consiguen hacerlo, los socios tienen unos servicios más directos y próximos con estas cooperativas más pequeñas. Nosotros en Ganaderos del Deza somos una cooperativa de 90 socios y con una producción de 25 millones de kilos de leche y damos un servicio prácticamente como Icos.

Los problemas de abastecer a los socios se dan siempre en la campaña, cuando se concentra la demanda y eso pasa también en las grandes. No nos hace falta fusionarnos con una gran cooperativa.

«Nunca traté de hacer campaña política a través de la cooperativa, siempre intenté separarlas»

Hay una cierta politización de las cooperativas dezanas o vinculación sindical de las directivas, ¿cómo cree que influye en el movimiento cooperativo y en la percepción que tienen los ganaderos de las cooperativas?
Creo que en la cooperativa no influye, pero todo depende como actúe cada uno. Yo cuando empecé a ser presidente tenía claro que no iba a ir para la política, luego Crespo me propuso ir con él en las listas, cuando ya llevaba 8 años, y tuve que explicárselo en una asamblea a los socios. Yo nunca traté de hacer campaña a través de la cooperativa, yo la campaña la hacía al margen. Siempre quise separar la política de la cooperativa. Yo sigo siendo concejal del PP y estoy afiliado a Unións Agrarias, aunque a muchos les llama la atención. La cooperativa te abre la puerta a conocer más gente, pero la política no influye ni condiciona a los ganaderos. Luego, entre los presidentes, la política nos hace enfrentarnos un poco, pero nunca nos llevó a situaciones extremas, ya que muchos sabemos que estamos de paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información