El resinado se asienta como actividad complementaria en el monte gallego

Las experiencias de extracción de resina se difunden por toda la comunidad. Una de las apuestas fuertes es la de la comunidad de Baroña, en Porto do Son, que este año resinará 15.000 pinos

Publicidade
El resinado se asienta como actividad complementaria en el monte gallego

Ensayos del Centro de Investigación Forestal de Lourizán en Maceda.

La resinación de pinos comenzó a recuperarse en Galicia a partir del 2014, con unas primeras experiencias puntuales que se fueron extendiendo año a año. En el 2016 se recogieron ya unas 20 toneladas de miera, que se duplicaron el pasado año, hasta llegar a 40 toneladas. La perspectiva para 2018 es que el resinado siga consolidándose en el monte gallego como una actividad complementaria, aunque sin que haya un ‘boom’ del aprovechamiento.

Los precios estables de la resina, en torno a 1 euro / kilo, permiten que su extracción tenga un interés como complemento, pero son precios insuficientes para garantizar una rentabilidad como trabajo a tiempo completo. “En Galicia, la productividad de los pinos en resina no tiene que envidiarle nada a las grandes zonas productoras, como Castilla y León. Se pueden sacar entre 3 y 4 kilos por pino y año. El problema es el precio” -valora Edgar Fernández, uno de los pioneros del resinado en Galicia.- “Es un trabajo laborioso, artesanal y que no tiene una remuneración suficiente”, considera.

Edgar, que colabora con el Centro de Investigación Forestal de Lourizán en ensayos de resinado, desarrolla también trabajos silvícolas y mantiene el resinado de pinos como un complemento. “Este año estoy resinando en torno a 2.500 pinos en las comunidades de montes con las que venía trabajando en Caldas de Reis y Catoira” -explica.- “La campaña comenzó mal por la prolongación del invierno, con bajas temperaturas y lluvias, Pudimos bajar en producción un 30-40% en relación al pasado año, que fue muy bueno, pero contamos con recuperar parte de lo perdido en los meses de verano”.

Porto do Son
Las iniciativas de resinado se han extendido en los últimos años por toda la comunidad, con alrededor de una veintena de personas desarrollando experiencias en distintos puntos (Santiago, Ortigueira, Muxía, Friol, Mondoñedo, etc.). La apuesta más fuerte por hacer del resinado una actividad rentable en el monte está dándola la comunidad de montes de Baroña, en Porto do Son, que se inició el pasado año con la resina y que este año prevé aprovechar alrededor de 15.000 pinos.

En Porto do Son trabajan este año en la extracción dos personas contratadas por la comunidad y un resinero, Xián Santos, que igual que Edgar, es de los pioneros en trabajar con la resina en Galicia. “La campaña este año la comenzamos tarde, en mayo, pero ya hicimos una primera recogida en alrededor de 2.000 pinos con buenos resultados”, destaca Xián.

“En Galicia, podemos pensar en extraer un promedio de 3 kilos por pino, quizás algo menos el primer año, 2,5-2,7 Kg., y algo más en pinares que por su microclima u otras características puedan llegar a producciones mayores, de hasta 4 kilos, como fueron las producciones que logré en Mourente (Pontevedra)”, explica Xián.

De manera paralela a su trabajo en Porto do Son, Xián mantiene también el resinado en algunos de los pinares que estuvo aprovechando en los últimos años, cuando desarrolló trabajos en montes vecinales de Boiro, Caldas, Marín y Pontevedra: “El resinado es de interés para los montes vecinales por la presencia que se mantiene en el monte durante el verano, con la vigilancia del monte ante posibles incendios que eso lleva consigo”, incide.

Tras una desconfianza inicial en los primeros años, las experiencias de resinado se están extendiendo en el monte. “Desde el punto de vista económico, el resinado no es importante para los montes vecinales, pero sí desde la perspectiva de tener vigilancia en el monte y de desbroces que se les hacen” -concuerda Edgar Fernández.- “Cuando comenzamos con la actividad, hace unos años, había desconfianza porque era algo desconocido, pero ahora ya se abren las puertas”, concluye.

Modelo de aprovechamiento resineiro para Galicia

El Centro de Investigación Forestal de Lourizán ha publicado un tríptico en el que propone un modelo de aprovechamiento de la resina para Galicia, en base a los ensayos realizados en los últimos años. Las experiencias desarrolladas concluyen que las mayores producciones con el sistema de pica de corteza se logran con el resinado de cara ancha (16 centímetros) y aprovechando dos caras contrarias del árbol de manera simultánea.

La recomendación de Lourizán se orienta a un aprovechamiento en los 2-3 años anteriores a la tala, si bien también existe la posibilidad de hacer las llamadas ‘resinaciones a vida’, durante más años y trabajando solo una cara anual, estrecha (12 centímetros) o ancha (16 centímetros), un sistema que puede garantizar una mayor continuidad en el trabajo en un mismo pinar.

Otra alternativa que estudia Lourizán es el método Borehole, que consiste en hacer un agujero conectado a una bolsa en la que se recoge la resina. La cantidad obtenida es muy inferior, pero tiene gran pureza y reduce mucho el trabajo del resinero, posibilitando una mayor compatibilidad de la resinación con otras actividades forestales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información