La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Cuando las vacas vuelven a calcular la ración del nutrólogo

Beniot Sidel y Xan Pouliquen explican en este artículo cómo comen las vacas y cómo evitar la selección en el pesebre, lo que desencadena una pérdida de litros de leche. Detectar y corregir esas deficiencias en la alimentación es la base del método Obsalim

vacas producion1Todo el mundo está de acuerdo en la importancia de la fibra y la energía en la dieta de las vacas lecheras, en especial en las de alta producción. Fibra física o química, FND, digestibilidad de la FND, FAD, ADL, almidón rápido o by-pass, índice de fibrosidad, maíz de corte largo desfibrado, tamizado con Penn State, compact feeding… todos estos son conceptos a veces difíciles de evaluar; incluso llegan a contradecirse alguna vez.

¿Lo más simple no sería preguntar directamente la opinión de las vacas? Este es el enfoque del método Obsalim®.

Antes que nada, hay que recordar que el papel primordial de la fibra es hacer que el animal mastique cuando coge el bolo alimenticio. Esta masticación produce, entre otros, bicarbonato en la saliva. Ya sabemos que el pH del rumen disminuye naturalmente durante la digestión. Este bicarbonato permite estabilizar el pH a niveles correctos para el funcionamiento del rumen. La rumia, fase que sigue a la digestión, está relacionada, entre otras cosas, con la ingesta regular de esta fibra, el confort, la falta de estrés, etc.

Para que funcione correctamente, el rumen debe ser alimentado de forma continua y regular

Bruno Giboudeau, creador del método Obsalim®, describe muy bien un concepto de la nutrición, fundamental pero mal conocido: la estabilidad del rumen. Para que funcione correctamente, el rumen debe ser alimentado de forma continua y regular. El hecho de alimentar de forma continua confiere capacidad al animal para comer con regularidad, a su propio ritmo, al máximo, sin destiempos. Por su parte, una alimentación regular permite comer siempre lo mismo, para que la fábrica microbiana del rumen trabaje siempre al mismo ritmo.

¿A qué hora se distribuye la ración?

Asegurar la continuidad de las entradas es tarea y responsabilidad del ganadero. Nos tendremos que preguntar: ¿A qué horas se distribuye la mezcla unifeed y se arrima de nuevo la ración al pesebre? ¿Cómo se coloca la ración en el pesebre? ¿Las vacas deben esperar mucho tiempo de pie la distribución de la ración?

Las vacas seleccionan primero el pienso porque buscan ingerir el máximo de energía. Asistimos entonces a una variación del pH en el rumen que perjudica la actividad microbiana

En cuanto a la regularidad de las entradas al rumen, ésta depende de la vaca. Varía según se le deja o no la posibilidad de seleccionar en la mezcla unifeed que se le presenta.

En el método Obsalim la detección de los síntomas se realiza mediante un juego de cartas

En el método Obsalim la detección de los síntomas se realiza mediante un juego de cartas

Posiblemente ya lo hayáis deducido los ganaderos: ¡ambos factores pueden chocar! Las vacas seleccionan en una mezcla heterogénea distribuida de manera irregular y entran en una fase de inestabilidad ruminal. Asistimos entonces a una variación del pH en el rumen. En el inicio de la ingestión, el pH cae, porque la vaca come mucho, ya que está buscando ingerir el máximo de energía. Selecciona los alimentos más energéticos, en especial el pienso. Al final del consumo de la ración unifeed, el pH aumenta, porque la ración está menos concentrada, tiene más fibra, la vaca ingiere menos y rumia más.

Existe gran diferencia entre la leche potencial, la que nos predice la ración calculada por el nutrólogo, y la leche real que entra en el tanque porque se pierde eficiencia alimentaria

Esta alternancia acidosis/alcalosis perjudica enormemente la actividad microbiana dentro del rumen, dado que su funcionamiento requiere condiciones muy constantes. Esta es la razón por la que hablamos de estabilidad ruminal. La falta de estabilidad ruminal es letal para la fauna del rumen, y reduce el trabajo de la vida microbiana. Como consecuencia, el alimento no se transforma de manera eficiente en leche y carne, se pierde eficiencia alimentaria, se pierde productividad animal. Existe gran diferencia entre la leche potencial, la que nos predice la ración calculada por el nutrólogo, y la leche real que entra en el tanque.

Que no se vea el fondo del pesebre

La aparición de círculos en la ración es una evidencia de selección por parte de la vaca

La aparición de círculos en la ración es una evidencia de selección por parte de la vaca

Los minutos posteriores a la distribución de la ración unifeed son claves para saber si ésta distribución se ha realizado de forma correcta, es decir, suficientemente fibrosa para fomentar la masticación pero sin exceso para evitar la selección. Observar las vacas comer nos permitirá descubrir eso de una manera simple: ¡solo hay que saber lo que se debe observar!

Cuando come, la vaca debe llenar primero su boca con la lengua, y luego debe levantar la cabeza para masticar. Esto es lo que acontece si la dieta es suficientemente rica en fibras salivógenas. Se observará por lo tanto una alternancia permanente de cabezas que bajan y suben.

Cuando come, la vaca debe llenar primero su boca con la lengua, y luego debe levantar la cabeza para masticar. Se observará así una alternancia permanente de cabezas que bajan a comer y suben a masticar

En una situación incorrecta, con una ración con muy poca fibra y con un forraje muy rico en azúcar, las vacas comen con la cabeza baja, la velocidad de ingesta aumenta y el incidente de pH es inevitable: se ha instalado la inestabilidad ruminal.

Si las vacas comen sin levantar la cabeza es un síntoma de que la dieta contiene poca fibra y un forraje muy rico en azúcar, lo que provocará inestabilidad rumial

Otro comportamiento que debemos saber identificar es la selección. La vaca busca las partículas finas y apetentes (los concentrados, la fibra corta muy digestible). Para ello, procura llegar al fondo del pesebre y se ayuda del hocico para sacudir la ración. Así, caen las partículas finas, solo le queda a la vaca recogerlas con la lengua y ¡listo! Si al cabo de unos diez minutos se puede ver el fondo del pesebre, las vacas ganan y el ganadero pierde: ¡la inestabilidad ruminal está en marcha! Horas más tarde aparecen círculos en la mezcla, signo evidente del esfuerzo realizado por las vacas al girar la cabeza de derecha a izquierda para seleccionar.

La aparición de círculos en la mezcla es un signo evidente del esfuerzo realizado por las vacas al girar la cabeza de derecha a izquierda para seleccionar

Para demostrar que existe selección, se puede tamizar la ración en diferentes momentos del día con una herramienta tipo separador de partículas Penn State. Se puede observar, cuando existe selección, que las cuatro fases evolucionan en el tiempo desplazando el volumen desde lo más fino hacia lo más fibroso.

Cuando la transformación de concentrados y forrajes no es eficiente

El análisis de las heces aporta información sobre el aprovechamiento de la ración

El análisis de las heces aporta información sobre el aprovechamiento de la ración

Conclusión: la vaca vuelve a calcular su ración, pero por desgracia ¡lo hace peor que su nutrólogo! Balance final: se esperan 35 Kg de leche, pero en el tanque solo se recogen 31 Kg! La transformación de concentrados y forrajes en leche no es eficiente, y se está perdiendo dinero. Ante esta situación se presentan básicamente dos soluciones.

Por un lado, se debe asegurar una distribución regular de la ración unifeed. Se debe respetar el tiempo de las vacas, y permitir que coman a su ritmo, sin estrés y sin tiempos improductivos. Por otro lado, es preciso limitar la selección, lo que se consigue con la mayor uniformidad posible del tamaño de las partículas en la mezcla, evitando fibras de más de 4 cm. La incorporación de agua en el carro mezclador va a pegar las partículas finas sobre la fibra y así dificultar la selección. Esta agua libre, que no está dentro de la fibra del forraje, colmata además la ración y previene así contra el sobrecalentamiento.

Se debe permitir que las vacas coman a su ritmo, sin estrés ni tiempos improductivos y limitar la selección evitando fibras de más de 4 cm e incorporando agua en el carro mezclador para conseguir pegar las partículas finas sobre la fibra

Las mismas vacas son las que van a informar sobre cómo está la distribución de la ración. Mediante la observación del rebaño, se hace posible identificar los errores de distribución de la ración que son responsables de que falten litros en el tanque. Para regular estos parámetros, sólo hay una solución: ¡observar como comen las vacas! Esto es el principio del método.

MÁS INFORMACIÓN: Página web oficial del método Obsalim.

BENIOT SIDEL. NutriPartenaire. Nutrólogo de rumiantes. Formador acreditado Obsalim®
XAN POULIQUEN KERLAU. Xestión Agrogandeira e Natureza SL. Formador acreditado Obsalim®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información