v

¿Cómo se vive en las granjas la crisis del coronavirus?

Con los suministros básicos y la recogida de leche garantizados, las ganaderías funcionan con relativa normalidad extremando las precauciones para minimizar los riesgos de contagio. Los servicios veterinarios y de mantenimiento de instalaciones de ordeño solo atienden urgencias y los tratantes no recogen terneros lactantes

Garcia Quintana - muxido 2

En las ganaderías se procura manter la distancia entre los trabajadores para reducir el riesgo de posible contagio

Poco a poco el sector productor comienza a adaptarse a la nueva realidad motivada por la crisis sanitaria del coronavirus. Las explotaciones tratan de mantener el ritmo de trabajo habitual, aunque adoptando medidas de carácter preventivo para cumplir dentro de lo posible las recomendaciones de las autoridades.

En el segundo día tras la entrada en vigor del estado de alarma para el conjunto del territorio español, la mayor parte de las ganaderías gallegas está notando poco las restricciones impuestas, pues quedan excluídas como primer escalón del sistema de producción de alimentos.

Con todo, su funcionamiento diario se ve condicionado por las limitaciones al movimiento de personas y las recomendaciones de que únicamente se lleven a cabo aquellas actividades que sean imprescindibles.

Aumentar las distancias entre los trabajadores

Aunque no existe ni por parte del Ministerio de Agricultura ni por parte de la Consellería de Medio Rural un protocolo que contenga recomendaciones específicas a seguir por parte de las granjas para evitar el contagio, son muchas las explotaciones que han decidido variar las rutinas de trabajo habituales para evitar el contacto entre los trabajadores o ampliar las distancias lo máximo posible en lugares como la sala de ordeño.

«De momento no nos ha afectado prácticamente nada. De suministros hasta ahora estamos servidos, de todas maneras las comerciales nos han avisado de que podría haber cambios en los próximos días. Como prevención nosotros lo que hacemos es que no trabajamos juntos, en los turnos cada uno está solo», explica Francisco Javier, de la ganadería Casa Devesa, de Monforte.

Como prevención nosotros lo que hacemos es que no trabajamos juntos, en los turnos cada uno está solo (Francisco Javier, ganadería Casa Devesa de Monforte)

Ganadería Varela, de Castro de Rei, ya funcionaba antes del coronavirus con rutinas de trabajo individual, donde cada empleado tiene unas tareas específicas. «Aquí las distancias entre personas son grandes y ahora se acabó eso de hablar uno al lado del otro pero por lo demás todo normal», detalla Gabriel.

«De momento nosotros hacemos vida normal pero recomendamos a los trabajadores el uso de guantes y mantener la distancia de seguridad», cuenta por su parte Román, veterinario responsable de Prolesa SAT, una de las más grandes de la provincia de Lugo, con 10 empleados, donde extremaron las precauciones en las zonas comunes.

La falta de recomendaciones específicas claras dirigidas al sector agroganadero y en concreto al trabajo en las explotaciones hace que las medidas adoptadas varíen de unos casos a otros en función del criterio de sus propietarios y trabajadores. «Aquí el recogedor de la leche pone guantes como siempre, ya lo hacía antes, y nosotros no hemos adoptado ninguna medida especial», cuenta por su parte Moisés, de SAT As Pandas de Vilalba.

Evitar el contacto con el lechero

Muchos ganaderos no coinciden habitualmente en los horarios con los recogedores de la leche o con los que suministran el pienso, pero una de las medidas generalizadas está siendo no mantener contacto directo con ellos.

«Nosotros intentamos que el ritmo de la granja siga con normalidad, los suministros básicos siguen funcionando y otros temas o trabajos en la explotación los dejamos en stand by. Procuramos comunicarnos todo vía telefónica con los camioneros (pienso, leche, etc), no mantenemos contacto ninguno ni conversación en persona con ellos, todo vía móvil, y ya ellos por precaución ponen guantes y mascarilla», explica Marcos, de Lebón SC de Samos.

Lo que me parece triste es que no valoren nuestro trabajo, y más en esta situación (Miguel, SAT O Liñar de Sarria)

«Más allá de lavar con más frecuencia las manos y de seguir todos los consejos que recomiendan las autoridades sanitarias para el conjunto de la población intentamos desinfectar y ser más cuidadosos en la limpieza de la sala de ordeño y la lechería. Naturleite nos ha enviado un comunicado diciendo que van a aumentar la producción y que están tomando las máximas precauciones posibles para seguir manteniendo la cadena de producción y el viernes llamé a Progando y me dijeron que iban a seguir sirviendo igual», explica Miguel, de SAT O Liñar, de Sarria, que añade: «lo que me parece triste es que no valoren nuestro trabajo, y más en esta situación».

Los fabricantes de piensos están manteniendo el suministro con normalidad, lo mismo que las empresas de abonos, que están sirviendo el fertilizante en las explotaciones y a los distintos clientes sin problema de ningún tipo.

Solo servicios imprescindibles

carro mesturador2

Los carros de cooperativas, CUMAS y empresas de servicios siguen acudiendo a las ganaderías a hacer la ración

Los servicios de carácter técnico, sin embargo, están reduciendo al mínimo las visitas a las granjas. «Servicios que no son urgentes nos mandaron aviso de que quedaban suspendidos hasta que todo esto se haya normalizado», indica Pablo, de Ganadería Xuíz de Bóveda.

Las empresas de robots y salas de ordeño solo atienden averías y guardias urgentes, pero están suspendiendo las visitas que realizan a las explotaciones para mantenimientos ordinarios en las instalaciones.

También las empresas que comercializan semen están haciendo solo las visitas imprescindibles. «El relleno de nitrógeno en los tanques lo estamos haciendo, pero semen solo estamos sirviendo pedidos», explica Noel Balsa, de Global Genetics.

El mantenimiento de sistemas de ordeño se reduce únicamente a las averías y las empresas de semen solo rellenan nitrógeno y sirven pedidos

Nutrólogos u otro tipo de técnicos hacen también teletrabajo. «En vez de tener visitas estamos comentando por teléfono u otros medios las incidencias con los técnicos habituales», cuenta Juanjo, de Ganadería Barbeiro, con instalaciones en los ayuntamientos de Alfoz y Ribadeo. «En nuestro caso al tener varias explotaciones evitamos sobre todo el contacto entre el personal de las distintas granjas. Yo normalmente las visito todos los días y desde el sábado solo estoy en la de Alfoz y con las otras hablamos o nos mandamos información. Hoy iré a Ribadeo para hacer la revisión de reproducción y nada más», indica.

Africor Lugo mantuvo ayer el control lechero con las visitas de los controladores a las explotaciones

Hay sin embargo otros servicios que se mantienen por el momento. El lunes Africor Lugo, encargada de efectuar el control lechero o el programa de apareamientos en numerosas explotaciones, funcionó con normalidad aunque no se descarta que la situación pueda cambiar en los próximos días y que haya que suspender por ejemplo las visitas de los controladores a las granjas.

Muchos veterinarios solo atienden urgencias

En el caso de los veterinarios, aunque por su consideración como personal de salud pública, al igual que los médicos, deben seguir operativos, muchos también han decidido establecer restricciones y limitarse a atender casos urgentes. «El veterinario que viene por aquí dijo que solo saldrían a atender las urgencias», cuenta Sergio, de la ganadería A Lagoa Serabel SC de Xermade.

No hay ninguna recomendación ni por parte de Medio Rural ni por parte de los Colegios Veterinarios sobre que sevicios deben atenderse y cuales no, lo que impide que haya un criterio único entre los profesionales.

No hay una directriz de Medio Rural o del Colegio de Veterinarios sobre que casos se deben atender y cuales no

«En el grupo de veterinarios del que yo formo parte hemos decidido no ir a inseminar, por ejemplo. Hay cuestiones que pueden esperar. No es urgente hacer el control reproductivo pero sí atender cuestiones como cesáreas, enfermedades o hemorragias. Pero es una decisión individual de cada cual, por lo que el criterio puede ser dispar», reconoce un veterinario que trabaja en la zona sur de Lugo, que considera que «en el caso de hacer visitas que tuvieran carácter urgente habría que extremar las medidas de prevención e ir a las explotaciones con mascarilla pero no las hay ni hay manera de conseguirlas», asegura.

En el caso de las ADS, no se están haciendo los sangrados rutinarios al ganado pero sí se sigue actuando en las nuevas incorporaciones de animales o en los casos de que surjan casos sospechosos o problemas con enfermedades infecciosas.

El suministro de medicamentos está garantizado

El suministro de medicamentos veterinarios está garantizado por el momento y no se aprecia ningún tipo de desabastecimiento en las tiendas de fitosanitarios y material veterinario, que permanecen abiertas, lo mismo que las farmacias.

Algunas han remitido a sus clientes un protocolo a seguir por parte de los ganaderos para cuando acudan a ellas a retirar algún tipo de producto, como por ejemplo, el mensaje enviado por la cooperativa Aira, que hace hincapié en aspectos como la limitación del aforo, el mantenimiento de las distancias de seguridad o el uso obligatorio de guantes tanto para el personal que atiende como para los clientes.

Aira proporciona guantes en la entrada de sus tiendas de uso obligatorio tanto para trabajadores como para clientes

Limitaciones al movimiento en las carreteras

«Nosotros mantenemos la distancia entre los empleados y les hemos hecho un justificante a los trabajadores para que puedan venir en caso de que los pare la Guardia Civil en los controles que están haciendo en las carreteras», explica Jose, de SAT Ladeira de O Páramo, que espera que las restricciones a la movilidad por las carreteras no afecte a la circulación de tractores y camiones cuando comience la campaña de ensilado de la hierba.

Las empresas de servicios agrícolas están trabajando también con relativa normalidad y sin impedimentos a la circulación a la espera de que empiecen los trabajos de ensilado de hierba y posteriormente la de siembra del maíz. «En nuestra empresa seguimos trabajando, tomamos medidas como no llevar a nadie en la cabina de los tractores y de las máquinas ni hablar con los clientes en persona, solo por teléfono, llevar la comida de casa y poco más», cuenta un empleado de la empresa de trabajos agrícolas y forestales Marcos Otero.

Les hemos hecho un justificante a los trabajadores para que puedan venir en caso de que los pare a Guardia Civil en los controles que están haciendo en las carreteras (Jose, SAT Ladeira de O Páramo)

Los controles en las carreteras también están afectando a los tratantes de ganado. «Solo puede ir una persona en cada camión, pero a veces son necesarias dos personas para cargar o descargar los animales», indica Enrique Otero, presidente de la Asociación Gallega de Empresarios Tratantes, que explica que el domingo a él lo paró una patrulla de la Guardia Civil por este motivo aunque una vez explicado que una persona sola no podría hacerse cargo de mover el ganado con seguridad no les pusieron impedimento alguno a continuar.

Con todo, Enrique recomienda a los asociados que sigan dentro de lo posible las recomendaciones de las autoridades y «si para ciertas entregas o recogidas de ganado llega con una persona que no vayan dos», al igual que pide responsabilidad a los conductores cuando transporten ganado vivo respetando el límite de horas y los descansos con independencia de que haya sido decretado un levantamiento del tacógrafo en el caso de transporte de mercancías básicas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información