¿”Ayudas trampa” al agro?

Unións Agrarias y Sindicato Labrego tachan de "engaño" las líneas de ayudas puestas en marcha por la Xunta. "Se orientan a crear en la opinión pública urbana una idea de apoyo al campo que no se corresponde con la realidad", cuestionan. Unións Agrarias tiene convocada una movilización el 18 de noviembre en Santiago

Publicidade
¿”Ayudas trampa” al agro?

Ganado en pastos secos en Viana do Bolo.

Heladas tardías, granizo, sequía e incendios dejan en el agro consecuencias preocupantes este 2018. No sólo por las pérdidas directas que generaron, sino por la sospecha fundada de que estos son los primeros efectos de un cambio climático que se agravará en el futuro. Ante la situación excepcional vivida esta campaña en el campo, las organizaciones agrarias denuncian el “abandono” de la Xunta y califican de “ayudas trampa” las líneas de apoyo de la Administración autonómica.

En demanda de soluciones a la crisis meteorológica, Unións Agrarias presentó ayer la “gran movilización” que prevé hacer en Santiago el sábado 18 de noviembre, en tanto el Sindicato Labrego presentó ayer en Ourense una propuesta de plan de choque para enfrentar la situación. El diagnóstico es común en las dos organizaciones agrarias. Consideran un “engaño” las líneas de ayudas publicadas por la Xunta para enfrentar los efectos de fuegos, sequía, granizo y heladas.

Roberto García.

Roberto García.

El secretario general de Unións Agrarias, Roberto García, resume lo que considera un sentir común en el campo sobre las líneas de ayudas de la Xunta: “Las ayudas no solucionan nada. Son una simple operación de marketing dirigida a crear en la opinión pública urbana la falsa idea de que se está apoyando al campo”, sostuvo ayer en rueda de prensa.

Daños en la viticultura
García cuestiona las líneas de ayudas publicadas en las últimas semanas por la Xunta, “Se presenta ante la opinión pública una parafernalia de ayudas que a veces ni existe. El presidente de la Xunta anunció hace meses que habría 20 millones de euros en préstamos a interés cero para enfrentar los daños de las heladas tardías en la viticultura. La realidad es que hubo solo 500.000” -asegura el secretario general de Unións-. “A mayores, sólo se le permitía su solicitud a los viticultores a título principal, con lo que se excluyó al 95% de los viticultores de Galicia, que tienen que mantener una segunda actividad para sobrevivir”.

Desde el Sindicato Labrego ahondan en el mismo argumento de “abandono de la Administración”. “En determinadas zonas del Ribeiro y de Valdeorras, la helada y el granizo llevó más del 60% de la producción. Muchas familias quedan casi sin ingresos pero tienen que reponer plantas, seguir cuidando el viñedo y pagar las cuotas de la Seguridad Social. ¿Para qué queremos un crédito si no lo podemos pagar”, cuestiona Bernardo Estévez, responsable del sector víticola del Sindicato Labrego.

Ayudas por la sequía
Las ayudas para la sequía publicadas esta semana por Medio Rural dejan también fríos a Unións y a Sindicato Labrego. “No se orientan a financiar nuevas captaciones ni a ampliar las existentes, con lo cual no se aborda el problema de fondo, que es la falta de agua”, cuestiona Roberto García.

En la misma línea, el Sindicato Labrego critica los apoyos de la Xunta para balsas, cisternas y bebederos móviles. “Yo no puedo desplazarme diez kilómetros cada día buscar una cisterna de 3.000 litros de agua, que es lo que consumen mis vacas”, explica Samuel Formoso, un ganadero de vacuno de carne de Vilar de Barrio (Ourense) que participó en la rueda de prensa del Sindicato Labrego.

“También subvencionan la construcción de balsas -añadió Formoso-. “Pero, ¿para qué queremos balsas si no hay agua?”. El productor recuerda además que, ante la falta de pastos, muchas explotaciones están alimentando ahora a las vacas con la hierba que guardaban para el invierno, por lo que se avecinan más gastos a corto plazo.

“Yo opté por vivir en el rural, pero a mis hijos les digo lo mismo que me aconsejaron mis padres: que marchen” (Samuel Formoso, ganadero)

Incendios
Los fuegos es otro de los puntos de discordia. “De los 20 millones de euros anunciados en medidas, hay 1,5 millones de ayudas para el campo. Es una cantidad que, en una buena parte, casi se gastaría en paliar las pérdidas de las granjas que se quemaron y que perdieron todos sus animales, por lo que las cantidades que le van a llegar al final a los afectados van a ser mínimas”, pronostica García.

Tanto el Sindicato Labrego como Unións continúan sus demandas con una larga enumeración de problemas. Desde la pérdida de servicios públicos en el rural, como sanidad, educación y transporte hasta el “catastrazo del IBI” o las dificultades que dejan los fuegos en la ganadería extensiva.

“Yo vivía en la ciudad y aposté por vivir en el rural. Sin embargo, hoy le estoy aconsejando a mis hijos lo mismo que me aconsejaron mis padres: que dejen el rural. Es triste tener que decirle esto a tus propios hijos, cuando podrían tener aquí su medio de vida, pero el desamparo de las diversas administraciones no nos deja otra salida más que el abandono”, concluía Samuel Formoso.

Samuel Formoso, Isabel Vilalba y Bernardo Estévez, en la rueda de prensa del Sindicato Labrego.

Samuel Formoso, Isabel Vilalba y Bernardo Estévez, en la rueda de prensa del Sindicato Labrego.

Plan de choque propuesto por el Sindicato Labrego frente a la crisis meteorológica

– Ayuda a la compra de forrajes para el ganado afectado por la sequía, al igual que se hizo para explotaciones afectadas por los incendios.

– Ayudas para restaurar praderas.

– Ayudas para reponer las cepas de los viñedos que se estropearon por la sequía, los granizos o la helada.

– Ayudas directas a aquellas explotaciones ganaderas o agrícolas que sufrieron una merma importante de producción.

– Adelanto del cobro de las ayudas de la PAC para garantizar la liquidez de las granjas con pleno derecho a estas ayudas. “Se trata de un simple trámite administrativo que ya se ha hecho en otras ocasiones y que, dada la situación de emergencia, no entendemos por qué no se hace”, cuestiona el Sindicato Labrego.

– Condonación de las cuotas de la Seguridad Social para las explotaciones afectadas por la crisis climática.

– Reducción o exención de impuestos como el IBI a las explotaciones afectadas.

Seguros agrarios y diálogo
La secretaria xeral del Sindicato Labrego Galego (SLG), Isabel Vilalba, también criticó que la Xunta se escude en la contratación de seguros agrarios para enfrentar los problemas derivados del cambio climático.

“Los seguros agrarios son un gran engaño. Nuestras granjas tienen serias dificultades para costear su simple continuidad, como para tener que pagar seguros. Es inviable. En el caso de una explotación ganadera, hablamos de tener que contratar seguros para la sequía, enfermedades del ganado, accidentes, ataques de la fauna salvaje… Es imposible costear tantos seguros para cubrir todas las eventualidades que puede sufrir una ganadería o cualquier otro tipo de explotación”, sostuvo Vilalba.

Para la secretaria general del SLG, la Xunta tiene el deber de articular un plan de choque con el objetivo de garantizar la continuidad de miles de granjas que, por causa de las inclemencias meteorológicas, están al borde de la quiebra. “El papel de las granjas, tanto como productoras de alimentos, como a la hora de mantener vivo el rural y gestionado el territorio es indispensable para nuestra sociedad. Tenemos una gran potencialidad para producir alimentos de calidad, pero precisamos que las diversas administraciones apuesten decididamente por ellas con planes de consenso con los diversos sectores y que contemplen el medio y largo plazo”, defiende Vilalba.

Por parte de Unións Agrarias, también hubo un llamamiento a la conselleira del Medio Rural, Ángeles Vázquez, a sentarse a dialogar. “Desde febrero no se sienta con representantes de las organizaciones agrarias”, criticaron.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información