“Tenemos solicitudes para plantar viñedos de 30 o 40 hectáreas en Valdeorras, y cada vez a más altura”

Entrevista a Jorge Mazaira, director técnico de la Denominación de Origen Valdeorras. Destaca el buen momento que vive la denominación, con una creciente solicitud para plantar y reestructurar viñedos, sobre todo en zonas altas para paliar los efectos del cambio climático

“Tenemos solicitudes para plantar viñedos de 30 o 40 hectáreas en Valdeorras, y cada vez a más altura”

Jorge Mazaira, director técnico de la Denominación de Origen Valdeorras

Jorge Mazaira es uno de los mejores conocedores de los viñedos y de las bodegas de Valdeorras, una comarca que encontró en la viticultura una gran alternativa a la pizarra, como se demuestra en la creciente demanda de mano de obra especializada que solicita el sector.

Como director técnico del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras, donde lleva trabajando desde el año 1997, hablamos con él sobre el presente y los retos de futuro para esta DO.

¿Como empezó tu vinculación con el mundo vitivinícola?
Soy de Valdeorras, de A Rúa en concreto, y aunque mi familia no tenía viñedos siempre estuve vinculado a este sector y desde los 15 años ya trabajaba en la vendimia para sacar un dinero. Estudié Ingeniería Técnica Agrícola en Lugo y entonces ya me decanté por especializarme en la industria vitivinícola y me enamoré de esta profesión. El proyecto de fin de carrera lo hice en la Estación de Viticultura y Enología de Galicia (EVEGA), donde conté con un gran apoyo del entonces director, José Luis Hernández Mañas.

Posteriormente, seguí dando cursos de formación en viticultura, trabajando en la elaboración del registro vitícola y en varios proyectos de asesoramiento técnico a viticultores o en la venta de seguros agrarios. En un momento dado surgió la oportunidad de cubrir una vacante de técnico en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras en el año año 1997, me presenté y me contrataron y desde entonces trabajo en un sector y en una comarca que es mi pasión.

En aquel momento el sector debía ser muy diferente de hoy en día, con una DO aún nos sus primeros años de funcionamiento. ¿Cuáles son los principales cambios que presenciaste?
Era un sector que estaba sin hacer: las bodegas aún empezaban a tener la tecnología adecuada, la viticultura estaba centrada en variedades foráneas pero altamente productivas como la Garnacha y la Jerez, con un peso importante de las cooperativas y de una viticultura a tiempo parcial. Entonces aún era raro hablar de control de producción como vendimias en verde y de controles de calidad. Desde el Consejo Regulador nos esforzamos, no sin conflictos, en que había que limitar los rendimientos y primar las calidades porque teníamos claro que el futuro iba por ahí.

Recuerdo que en aquellos años cuando íbamos a ferias del vino en el exterior nos dábamos cuenta de que o dábamos el salto a la calidad o quedábamos atrás.

La superficie vitícola en Valdeorras también bajó, porque también bajó el número de viticultores. Entonces igual había unos 2000 viticultores y hoy hay 1.100 aproximadamente. En superficie de viñedo por entonces había unas 1.600 hectáreas y hoy estamos en 1.150. Las variedades predominantes eran la Jerez y Garnacha, apropiadas para una realidad de vino barato y de comer en el día a día, una realidad que cambió totalmente. Sin embargo, fuimos capaces de ir adaptándonos a lo que pide el mercado y al segmento en el que podíamos ser competitivos.

“El gran cambio en estos 20 años en la DO Valdeorras fue la apuesta por la calidad del vino”

Así fue como fuimos potenciando la plantación de Mencía porque había un consumo de vino tinto importante a nivel mundial y de aquella se pagaba a nada menos que unas 200 pesetas el kilo de esta uva. Empezamos a promover la restructuración de los viñedos para cambiar la Garnacha y la Jerez por Mencía y luego por la Godello, a medida que el consumo de vinos blancos también despegaba.

Las bodegas empezaron a modernizarse técnicamente y a entender que las producciones tienen que estar equilibradas para que la uva sea de calidad. En definitiva, tuvimos claro desde el equipo del Consejo Regulador que en una DO pequeña como la nuestra teníamos que apostar por la calidad.

¿Cómo definirías el momento que vive hoy la DO?
Estamos en un gran momento de la DO Valdeorras en cuanto a conocimiento de la marca y a la calidad de los nuevos vinos. Está llegando a Valdeorras una importante inversión externa de bodegas de fuera, lo que nos indica que somos una marca atractiva. Estamos en un momento dulce. De hecho, nunca hasta el día de hoy se estuvo haciendo tanta restructuración de viñedo en Valdeorras.

¿Cómo evoluciona la superficie de viñedos en Valdeorras?
Se está manteniendo. Seguimos con el handicap de que los viticultores mayores van desapareciendo y en muchos casos sin relevo, y desde el Consejo Regulador los asesoramos para no perder ese potencial vitícola, de forma que les aconsejamos que vendan los viñedos o los alquilen al mejor precio.

En cuanto a solicitudes de nuevas plantaciones de viñedo, en Valdeorras hay varias solicitudes para plantar viñedos de 20 y 30 hectáreas y para muchas parcelas de 3 o 4 hectáreas. Las expectativas son muy buenas.

“Tenemos solicitudes para plantar viñedos de 30 o 40 hectáreas en Valdeorras, y cada vez a más altura”

La viticultura también va subiendo en altura; de hecho, hay una plantación prevista para el Alto da Hermida de 9 hectáreas. Y en la zona de Éntoma se hizo una plantación de 8 hectáreas y para los próximos 5 años tienen previsto hacer otra nueva. Cada vez hay más bancales en zonas altas, algo que no se había hecho antes, debido al cambio climático, con el objetivo, entre otros, de mantener el equilibrio entre acidez y grado alcohólico de la uva.

Valdeorras tiene necesidad de uva y se está haciendo un crecimiento de las plantaciones acompasado a la demanda del mercado. De hecho, llevamos 3 años en los que por la falta de cosecha las bodegas no pueden atender toda la demanda del mercado.

¿Se está notando esta falta de uva en los precios que reciben los viticultores de Valdeorras?
La uva se está pagando ahora muy cara por ese desequilibrio entre oferta y demanda y los vinos de Valdeorras están ahora en una gama de precios medio alta. En la última cosecha la uva mencía se pagó a 1 euro el kilo, pero la godello a 1,5 euros e incluso a 2 euros. Para una bodega, con un rendimiento del 70% y sumando el precio de la botella, es un coste alto.

Ante esta situación las bodegas están procurando incrementar los viñedos propios, combinándolo con el suministro de viticultores semi profesionales que tienen 1 o 2 hectáreas.

¿Es un problema el minifundismo y la falta de relevo de los viticultores mayores?
Es un problema de la Galicia profunda, pues es un potencial vitivinícola que se pierde. Intentamos asesorar a la gente mayor para que venta o alquile a un precio razonable si no tiene quien los trabaje.

“En Valdeorras tenemos una gran oportunidad para elaborar vinos de parcela, gracias a la diversidad de suelos y de alturas que tenemos”

La tendencia, además, es ir a vinos de parcela con un precio situado en la parte alta, y dirigidos a un cliente fino. Precisamente, una de las riquezas de Valdeorras es la diversidad de terrenos, desde suelos aluviales de cantos rodados, a suelos de arcilla, la pizarra e incluso suelos graníticos. Si somos capaces de elaborar vinos de parcela, con la riqueza de suelos que tenemos, podemos elaborar vinos muy exclusivos. Tenemos ahí una gran oportunidad.

¿Está caro el terreno en Valdeorras para plantar viñedo?
Se están pagando cantidades importantes, dependiendo mucho de la ubicación. Las bodegas de fuera que vienen a invertir en Valdeorras ya encargan previamente el trabajo de comprar los terrenos para juntar una superficie que les interese.

“Estamos pensando en poner límites a la entrada de grandes inversores extranjeros que podan comprar grandes superficies de viñedo y tirar con los precios”

Con la entrada en la DO de grandes bodegas foráneas, ¿tenéis miedo a perder la galleguidad de la Denominación de Origen?
El mundo va a su velocidad y debemos adaptarnos. Es cierto que ese es uno de los temores que tienen muchas bodegas que llevan aquí toda la vida. Sin embargo, nosotros como Consejo Regulador vemos que relanzaron la DO y por lo tanto debemos verlo como algo positivo pues no son especuladores, son inversores. Todos los que llegaron pagan, compran y están.

En todo caso, ya advertimos hace mucho tiempo a las bodegas y viticultores de que esto iba a suceder, por lo que las bodegas pequeñas se están nutriendo de superficie para evitar riesgos por la entrada de grandes grupos foráneos.

En otras DO´s vemos incluso como llega capital inversor de otros países extranjeros sin cultura vinícola y eso sí que puede ser más peligroso. Estamos pensando que tal vez debemos de poner freno a esta situación e igual que en otras DO controlar la superficie vitícola para que no se pueda plantar en cualquiera sitio y venga un grupo que compre grandes superficies y acabe tirando con los precios.

¿Como se reparten a día de hoy las variedades de los vinos de Valdeorras?
El 60% es blanco, del que el 80% es de la variedad godello, y el 40% tinto, del que prácticamente todo es mencía. En variedades gallegas minoritarias, como Brancellao, Sousón, Caíños, Espadeiros….etc, se están haciendo plantaciones y dentro de unos años nos van a dar grandes alegrías, porque son un punto de diferenciación importante.

Acabamos de estar en Vinexpo, en London Wine y en otras ferias y cuando hablas allí de una de estas variedades minoritarias llamas la atención porque son muy exclusivas nuestras y permiten elaborar unos vinos muy diferenciados. Tenemos que aprovecharlo.

 “Tenemos un potencial enorme para elaborar vinos muy distintos con las variedades minoritarias”

Todas ellas se adaptan a Valdeorras, aunque hay que ver el tipo de suelo y la altura a la que se deben plantar cada una y el tipo de vino que busca la bodega. Tenemos un potencial enorme para elaborar vinos muy distintos con estas variedades minoritarias.

¿Estáis notando mucho en la DO los efectos del cambio climático?
Nos está afectando, con olas de calor cada vez más fuertes y en distintos momentos de maduración de la uva. Lo que nos queda es hacer lo que están haciendo en otras DO: subir las plantaciones de viñedo por encima de los 400 o 500 metros de altitud.

Tenemos que mejorar todo lo que sea tecnologías y métodos para adaptarse al cambio climático. También estamos trabajando en distintos proyectos también para prevenir las enfermedades fúngicas en el viñedo.

¿Cómo se presenta este año para el viñedo en Valdeorras?
Por ahora las cosas fueron bien, brotaron bien los racimos y la floración fue buena, pero la climatología de Galicia es imprevisible. Precisamos por fin un año con una buena cosecha de uva en Valdeorras.

¿Cómo avanza la implantación de la acreditación de ENAC?
Ya estamos acreditados. Costó sobre todo por el cambio de mentalidad, que implica que las bodegas y viticultores tienen que ser mucho más activos a la hora de demostrar que cumplen con todo el reglamento y normativas. Estamos trabajando ahora en el panel de cata, y de momento vamos cumpliendo los plazos. Es un salto muy importante en cómo se deben hacer las cosas.

¿Cómo ves el futuro de la DO Valdeorras?
Una DO cada vez más diferenciada y con vinos de mayor calidad. Valdeorras como equivalente de calidad ya es una realidad. Creo que nuestro objetivo debería ser producir en torno 6 o 7 millones de kilos de uva y elaborar vinos de alta calidad. El siguiente objetivo será elaborar vinos blancos de guarda de varios años, y para eso tenemos que tener una producción de uva normal y que las bodegas puedan tener un stock.

Los godellos en botella evolucionan de forma muy compleja y podemos dar un salto cualitativo muy importante para Valdeorras.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información