Ruchel, vinos ricos en tierra pobre

La bodega de Valdeorras, que trabaja con viñedos de suelos graníticos y pizarrosos, apuesta por una segunda marca, Cueva Baladal, para posicionar en el mercado su gama alta de godello, mencía y garnacha

Publicidade
Ruchel, vinos ricos en tierra pobre

Viñedos que suministran a la bodega.

Bodegas Ruchel es una bodega de Vilamartín de Valdeorras que lleva casi tres décadas en el mercado. Comenzó en el año 1989 con una primera tirada de 10.000 botellas de godello, el vino sobre el que se enfocó en un inicio la empresa. Desde 1998 incorporó también el mencía y en la actualidad tiene una producción de alrededor de 200.000 botellas, más de las tres cuartas partes de godello, repartiéndose el resto entre mencía y una pequeña producción de garnacha.

La bodega apuesta por una filosofía de buscar vinos “con aroma a la tierra”. “Nos abastecemos de viñedos de los socios y de viticultores particulares, pero buscamos que tengan una característica común, que sean viñedos de ladera, en suelos graníticos o pizarrosos, de tierra pobre” -explican en Ruchel-. “Pensamos que en esas condiciones, la cepa extrae del suelo elementos que permiten más aromas del vino en boca. Son viñedos con menos producción, pero con más calidad”, valoran.

“En Valdeorras, cada uno tiene su filosofía. Nosotros tratamos de mantener la tradición de nuestros abuelos, cuando la viña se ponía en los suelos en los que no se podían poner patatas, es decir, en suelos sin humus, con poca materia orgánica”, señalan.

Cueva que da nombre a la marca Cova Baladal.

Cueva que da nombre a la marca Cova Baladal.

Gamas
La mayor parte de la producción de la bodega se plasma en godellos y mencías jóvenes, comercializados bajo las marcas Ruchel y Ruchel Secretos. La empresa trata además de potenciar una gama alta, enfocada a vinos seleccionados y de crianza.

En godello, elabora un vino con cepas seleccionadas de al menos 50 años. “Son viñedos de los que hay pocos en Valdeorras, pues el godello se comenzó a recuperar a partir de los años 80. Estas viñas viejas tienen una baja producción pero proporcionan una uva con unas características diferenciales”, explican. Ese godello, que se comercializa bajo la marca Cueva Baladal, se deja reposar sobre lías y se finaliza con una crianza de un mes en barrica de roble.

La marca Cueva Baladal hace referencia a una cueva familiar en la que, como era habitual en la comarca, se conservaba el vino antiguamente, pues eran espacios que proporcionaban una temperatura constante. De cara al futuro, la bodega tiene previsto también comercializar bajo esta marca su mencía crianza y el garnacha crianza, en un intento de posicionar tanto los blancos como los tintos en un segmento alto del mercado.

Depósitos de la bodega.

Depósitos de la bodega.

“El godello es un vino muy redondo en boca, con muchos aromas y que se puso de moda, pero aun así, vemos que está un poco infravalorado, por lo que tratamos por esta vía de posicionarlo en un segmento más alto”, señalan desde Ruchel.

El mercado de la bodega se centra tanto en Galicia como en el resto de España, con una pequeña parte dedicada a la exportación a países como Estados Unidos o Bélgica. En su posicionamiento fuera de Galicia, la bodega se beneficia del sello Galicia Calidade, que contribuye a la identificación del vino con su origen, logrando así un mayor reconocimiento.

No seu posicionamento fóra de Galicia, a adega benefíciase do selo Galicia Calidade, que contribúe á identificación do viño coa súa orixe, logrando así un maior recoñecemento.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información