“Para sobrevivir, los vinos gallegos deben situarse en la élite”

Entrevista a Pedro Ballesteros, único Master of Wine español, que recientemente visitó las cinco Denominaciones de Origen vitícolas gallegas.

“Para sobrevivir, los vinos gallegos deben situarse en la élite”

Pedro Ballesteros, en el centro, en los viñedos de O Ribeiro. Autor: Jaime Díaz (INCUBARTE).

Concentrarse en los vinos de mayor precio, mejorar la calidad y apostar por la originalidad. En definitiva, apostar por añadir valor a la viña y al vino más que por mantener altos niveles de producción. Esas son algunas de las recetas para el sector vitivinícola gallego de Pedro Ballesteros, uno de los mayores expertos mundiales en el sector y único español Master of Wine, una de las organizaciones de expertos del vino más prestigiosas a nivel global.

¿Que impresión te llevas de la visita a las cinco Denominaciones de Origen gallegas?
La impresión es muy buena.  Cuando propuse este viaje al Instituto de Masters of Wine quería poder presentar Galicia como esa nueva frontera para el vino original y de calidad,  esa tierra que alimenta la imaginación y que se estima para vinos de alto precio. Creo que se ha conseguido.

¿Que es lo que más te sorprendió de nuestros vinos?
Más incluso que los vinos, el descubrimiento más agradable son los viñadores y vinateros,  gente amorosa y emprendedora a un tiempo, que están desarrollando una visión de su tierra que nunca antes se tuvo. Los vinos responden a esa visión,  su grandeza viene tanto de la naturaleza gallega como del espíritu de los gallegos.

¿Hay alguna Denominación de Origen que te haya sorprendido más?
Cada DO,  y eso es rara avis en España,  tiene una personalidad bien definida,  es muy distinta. No hay sitio para comparaciones, afortunadamente

¿Que características comunes ves en los vinos gallegos?
Solamente veo una característica común a los vinos gallegos: son diferentes a los del resto del mundo.

¿Que potencial le ves al vino gallego para la exportación?
Veo un gran potencial,  pero también veo grandes riesgos. Galicia tiene que ser, por su propia naturaleza, costes de cultivo, sistema de propiedad y otras razones, una región vinícola de nicho, que sea conocida por producciones limitadas de vino diferente.

En cualquier otro escenario la Galicia vinícola se hundirá como ya se hundió en el pasado.  Es cierto que hay un gran mercado gallego a alimentar con vinos a buen precio,  pero salir fuera con vinos de medio pelo es un suicidio. Para sobrevivir Galicia debe posicionarse en la élite.

¿Cuales pueden ser los mercados más interesantes?
Creo que los más abiertos y curiosos,  los más cultos: Bélgica,  EEUU,  Japón,  Suiza, y los círculos de freakies del vino en muchos otros países. Los mercados de descuento y los mercados con menos cultura pienso que interesan menos.

¿Que aspecto valora más el consumidor del norte de Europa?
En el Norte de Europa se tiene a mano vino de todo el mundo.  Lo más valorado,  en los nichos de alto prestigio,  es la originalidad,  sobre todo si viene apoyada por prescriptores.  Insisto que los temas de relación calidad /precio y demás me parecen poco interesantes para Galicia.

¿Hay algún aspecto de nuestros vinos y de nuestra viticultura en el que ves que se podría mejorar?
Toda la viticultura gallega está en un proceso de redefinición,  estoy seguro que muchas cosas serán distintas en unos pocos años.  Me preocupa la tentación de mantener rendimientos muy altos con tratamientos de la viña intensivos.  Recomendaría explorar las vías de añadir valor en la viña más que optimizar costes a precios competitivos

“Me preocupa la tentación de mantener rendimientos muy altos con tratamientos de la viña intensivos”

Las bodegas españolas, y gallegas en particular, se enfrentan a un problema estructural de descenso del consumo interno. En España se está apostando por la exportación pero a precios muy bajos. ¿Que les recomendarías al sector del vino de Galicia para hacer frente a esta situación?
Como he dicho,  concentrarse en los segmentos de mayor precio, insistiendo en calidad y originalidad. Se debería bajar los límites de rendimiento e impedir que se plante viña donde cualquier cosa de comer pueda crecer.

Visita de los Masters of Wine a O Ribeiro.

Visita de los Masters of Wine a O Ribeiro. Autor: Jaime Díaz (INCUBARTE).

¿Que tendencias crees que seguirá el mercado mundial del vino en los próximos años?
En países productores tradicionales habrá una estabilización de demanda (o descenso si triunfan las campañas que consideran el vino como una bebida alcohólica más) y un estancamiento en consumidores tradicionales. Por el contrario, se prevé un aumento en nuevos productores como China y Brasil (y probablemente Rusia tras la adhesión de Crimea). Se tenderá a un desarrollo de nuevos nichos y habrá una competencia creciente de la cerveza artesanal.

En la Unión Europea se acaba de aprobar una nueva normativa sobre plantación de nuevos viñedos que aplaza hasta el 2030 la liberalización del sector. ¿Consideras que es el camino correcto?
Lo que se llaman derechos de plantación son en realidad privilegios de producción, que hasta ahora se mercantilizaban y a partir de ahora se burocratizan. En mi opinión, las dos opciones son terriblemente negativas para el vino.

Lo único que se ha conseguido con el sistema de derechos/privilegios es reemplazar miles de hectáreas de viñedo viejo por viñedos de regadío de ningún interés cualitativo. Gracias al sistema de privilegiar a los insiders España es hoy por hoy el país que vende el vino más barato y el menos apreciado del mundo.

“Las restricciones a la plantación no han servido nunca para mejorar la calidad, sino el contrario”

En China han inventado el milagro de convertir miles de litros de vino manchego en vino chino mediante la adición de una gota de vino chino. Y hay españoles que no se avergüenzan de eso.

Por mucho que se repitan, las mentiras son siempre mentiras. Las restricciones a la plantación no han servido nunca para mejorar la calidad, sino el contrario. Cerrar el acceso a nuevos actores, privilegiar a los que están dentro, impedir la libre actividad empresarial y agrícola de los seres humanos, matar la creatividad, corromper la actividad económica con decisiones arbitrarias y constituyen la mejor estrategia antivino.

Imagino que los de las campañas antivino estarán felices.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información