Gran cosecha de uva en toda Galicia, menos en Rías Baixas

Este año la vendimia en Galicia finalizará consiguiendo los 63,3 millones de kilos de uva, ligeramente por debajo de los 63,9 del pasado año. Ribeiro, Valdeorras, Monterrei y Ribeira Sacra aumentaron la uva recogida, mientras que Rías Baixas fue la única que bajó. Así está la situación en cada Denominación de Origen

Publicidade

vendima 2019 Rias Baixas2Cuatro de las cinco denominaciones de origen gallegas incrementarán este año los kilos de uva recogidos, en algunos casos con cantidades históricas, como es el caso de la Ribeira Sacra, y en otros con cifras que superan en uno tercio las obtenidas el año pasado, un ejercicio que había sido malo en cantidad para algunas de ellas como Valdeorras o el Ribeiro.

En total, en Galicia se recogieron este año 63,3 millones de kilos de uva, lo que supone una ligera merma con respeto al año pasado, en el que se lograron 63,9 millones de kilos. Los incrementos importantes en el caso del Ribeiro, Valdeorras o la Ribeira Sacra y el mantenimiento de la producción en Monterrei compensaron la menor cantidad de uva en las Rías Baixas.

El buen tiempo permitió alargar la vendimia, que en algún caso está durando más de mes y medio

Tan sólo la mayor de las denominaciones de origen gallegas va a notar un descenso importante con respecto a 2018, en el que se había cerrado la vendimia con 38,6 millones de kilos. Este año la cifra estará alrededor de los 32,2 millones, aunque la cosecha será buena en cuanto a calidad. La cantidad cosechada finalmente fue menor a la estimación que había para este año por culpa de la falta de lluvias en agosto, que hizo que los racimos, además de ser más pequeños, pesaran también menos.

En O Ribeiro, lograrán este año 11,8 millones de kilos después de dos años de escasa producción. La cifra alcalzada en esta campaña, que está lejos de registros históricos en los que se superaron los 15 millones de kilos, marca la nueva realidad de la Denominación de Origen después de los cambios efectuados en las dos últimas campañas tanto en la actualización del registro vitícola como en el nuevo pliego de condiciones aprobado.

Superó sus expectativas a Ribeira Sacra, que va a cerrar una vendimia histórica con 7,2 millones de kilos de uva, el mejor registro desde que existe la Denominación de Origen. La cifra no tiene en cuenta la producción para autoconsumo, que representa dos tercios de la producción total. El mencía en los tintos y el godello en los blancos siguen siendo las castas predominantes y acaparando la mayor parte de la producción de las 96 bodegas inscritas.

Los precios se incrementaron un 10% en O Ribeiro y A Ribeira Sacra y se mantuvieron con un leve descenso en Valdeorras

En Valdeorras, las 40 bodegas de la denominación de origen esperan recoger 6,5 millones de kilos, lo que supone volver a los niveles habituales después de 3 años con cantidades muy bajas a causa de factores como las heladas o el mildiu, lo que limitó la producción en 2017 y 2018 a solo 4,5 y 4,7 millones de kilos respectivamente.

La D.O. Monterrei prevé repetir las cifras del año pasado que habían supuesto un incremento del 17% en el volumen de uva, en la que había sido la mejor campaña de su historia. Las buenas condiciones meteorológicas están permitiendo alargar la vendimia, que dura ya más de un mes, y que finalizará en los próximos días con una previsión de 5,6 millones de kilos.

En cuanto a los precios, el incremento en los kilos de uva en la mayoría de las zonas no supuso una caída aparejada en las cotizaciones, sino que hubo incrementos medios del 10% en los casos del Ribeiro o la Ribeira Sacra, mientras que en otros casos como en Valdeorras los descensos fueron poco significativos con respeto al año pasado, cuando la falta de uva provocó un alza en los precios.

Veamos con más detalle como están finalizando las vendimias en las 5 Denominaciones de Origen gallegas:

Rías Baixas: Descenso de un 16% en cantidad pero un año de vinos muy aromáticos

vendima 2019 Rias Baixas

Esta semana finalizan la vendimia en la mayor de las Denominaciones de Origen gallegas, en la que cosecharon este año 32,2 millones de kilos. Los últimos en finalizar siempre son los viticultores de las castas tintas, como el sousón, el brancellao o el caíño tinto, en la subzona del Condado del Tea, aunque las variedades tintas solo representan el 0,8% del total cosechado en el territorio de la denominación, donde predominan las castas blancas, sobre todo el albariño, que sigue siendo la predominante.

En el lado contrario, donde antes finalizaron la vendimia este año fue en la subzona del Salnés, adelantando al resto de subzonas, incluso a aquellas que fueron más madrugadoras o que acaban antes habitualmente. O Salnés mantiene su hegemonía en cuanto a producción, con más del 60% del total de la uva producida en la Denominación de Origen, seguida por el Condado del Tea (20%), O Rosal (10%), a Ribeira del Ulla y Soutomaior.

Según explica Agustín Lago, director técnico del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas, la campaña se desarrolló a buen ritmo en un viñedo que se encontraba en un buen estado sanitario y vegetativo. “Este fue un buen año en cuanto a plagas, que son siempre nuestros principales problemas, sobre todo el mildiu y la botritis en el tramo final, pero este año la uva llegó en muy buenas condiciones”, explica. “El resultado es una uva sana y con buenas graduaciones, lo que hace presagiar un año de vinos de calidad y muy aromáticos”, indica.

La falta de lluvias en agosto hizo que los racimos, además de ser más pequeños, pesasen también menos

Rías Baixas producirá este año unos 22 millones de litros de vino, 4 millones menos que el año pasado. “En julio ya se había desarrollado el ciclo vegetativo de las vides y ya preveíamos un descenso en la producción, pero no estimábamos que fuera tanto como el que al final fue. Ya veíamos que los racimos eran más pequeños pero también pesaron menos por la falta de agua en el trecho final. De hecho, la falta de lluvias en agosto e incluso a principios de septiembre es lo que motivó finalmente que la merma final en kilos fuera mayor del que preveíamos en el mes de julio”, explica.

La producción final de este año, 32,2 millones de kilos, supone un descenso del 16% con respeto a la vendimia de 2018, en la que se alcanzó la cifra de 38,6 millones de kilos, suponiendo el año pasado un leve descenso del 1,9% con respecto a 2017.

Este año el Consejo Regulador Rías Baixas cuenta con 177 bodegas inscritas, 5 menos que hace un año. La superficie vendimada aumentó sin embargo en 10 hectáreas con respeto a la pasada campaña, llegando a las 4.053, repartidas en 21.877 parcelas. La vendimia movió este año a 5.177 personas frente a los 5.265 viticultores del pasado año, cuando se cultivaron 4.043 hectáreas repartidas en 21.722 parcelas. El pliego de condiciones establece que la cosecha de Rías Baixas debe hacerse toda a la mano y en cajas normalizadas de 20 kilos. Un total de 25 auditores velaron por su cumplimiento durante esta campaña.

Ribeiro: 11,8 millones de quilos después de la actualizacion del registro vitícola y la aprobación del nuevo pliego de condiciones

FOTO: Xurxo Lobato

FOTO: Xurxo Lobato

En O Ribeiro la vendimia está prácticamente finalizada. Quedan aún 6 bodegas pequeñas abiertas, algunas de ellas porque quieren hacer experiencias de vendimias tardías y el tiempo este año se lo está permitiendo, pero la mayor parte de las bodegas ya finalizó una campaña que algunas comenzaron incluso antes del 15 de septiembre.

En conjunto, los kilos de uva recogidos llegarán a los 11,8 millones, lo que supone un incremento importante a respeto de las cogidas de 2018 y 2019, aunque los dos últimos años fueron malos en cuanto a cantidad y calidad por culpa de las heladas, la sequía y el granizo de hace dos años y a la afectación de enfermedades fúngicas el pasado año.

Por contra, este año tanto la calidad como el estado sanitario es muy bueno y se incrementó la producción. La vendimia transcurrió con normalidad y sin ningún incidente pero el verano atípico de este año provocó una grande variabilidad en el tiempo que precisó la uva para obtener su punto de maduración óptima. “Debido a las circunstancias climatológicas que se produjeron, hubo una distribución irregular del estado de maduración y la uva no evolucionó de manera uniforme, es decir, no en todos los sitios maduró por igual, hubo variaciones importantes dependiendo del lugar”, explica Juan Casares, el presidente del Consejo Regulador.

A pesar de los buenos datos de la vendimia de 2019, afirma que “este ejercicio no es comparable a ningún otro, porque el año pasado fue malo y porque hay una nueva realidad en el Ribeiro desde hace dos años a la que todos nos tenemos que adaptar”, indica el responsable de la Denominación de Origen más antigua de Galicia.

Este es el segundo año que se vendimia con el nuevo pliego de condiciones, un documento que bajó mucho los rendimientos por hectárea. En el caso del jerez, por ejemplo, pasó de 30.000 a 19.000. También se trabaja en la denominación de origen con un nuevo registro vitícola actualizado que dejó el número de viticultores inscritos en 1.700 y el número de hectáreas en menos de 1.400.

“La nueva realidad de O Ribeiro es esta, se hay que olvidar de aquellas cifras de 15 ó 16 millones de kilos”, afirma el presidente del Consejo Regulador

Por eso, indica Juan, “se hay que olvidar de las cifras de años atrás de 14, 15 o 16 millones de kilos, porque la nueva situación no es comparable a los registros históricos y la realidad del Ribeiro a partir de ahora va a estar alrededor de las cifras de producción de este año”, asegura.

Desde el Consejo Regulador califican de “buena” la cosecha y su presidente se muestra “muy satisfecho pero sin triunfalismo de ningún tipo”. “Vamos por el buen camino en las medidas de control y actualización que se están poniendo en marcha y que están dando sus frutos y cumpliendo sus objetivos”, dice.

Detalla, en este sentido, que “las medidas implementadas en los dos últimos años, 2018 y 2019, con inspecciones de viñedo prevendimia, el cambio en la tarjeta de viticultor y el operativo de control durante la campaña, que este año estuvo formado por 24 personas, fueron muy positivas para garantizar el origen de la uva, enviar un mensaje de confianza y seguridad al consumidor y hacer que el viticultor viese aumentado el precio”. Según los cálculos del Consejo Regulador, el incremento medio de los precios fue este año de un 10%, destacando que subieron todas las variedades.

Del mismo modo, Juan Casares avisa de que “la limpieza y actualización del registro vitícola va a estar abierto de manera permanente y se van a seguir haciendo inspecciones una vez finalizada la vendimia y durante todo el año”.

Ribeira Sacra: la mejor cosecha de la historia de la Denominación de Origen con 7,2 millones de kilos

vendima Ribeira Sacra2 2019

También está a punto de finalizar la vendimia en la Ribeira Sacra, que se había iniciado oficialmente el 19 de septiembre, aunque algunas bodegas ya habían hecho la primera vendimia en la última semana de agosto. Las fechas para la finalización serán las habituales. “Independientemente de cuando se empiece, en esta zona no se acaba de vendimiar nunca antes del Pilar”, explica el presidente del Consejo Regulador, José Manuel Rodríguez.

Según los datos actualizados que manejan, en este momento van recogidos ya 7,1 millones de kilos y prevén llegar a los 7,2 millones cuando se cierre la campaña. “Quedan vendimias puntuales en sitios determinados bien por uvas tardías o bien por elaboraciones especiales con las que alguna bodega está experimentando”, explica José Manuel.

Con las cifras de este año se constata que la Ribeira Sacra está aumentando su producción y que los 7,2 millones de kilos totales harán que la de este año sea la mejor cosecha desde que existe la Denominación de Origen tanto en cantidad como también en calidad. “Cuando la vendimia se hace con tiempo seco la calidad es siempre buena, porque igual que la cantidad la marca siempre la primavera y el verano, la calidad la marca el mes de la vendimia”, dice.

A pesar del aumento de producción, hubo un incremento en el precio y la uva se pagó este año en bodega a 1,20 euros el kilo

En cuanto al valor de la uva, el precio medio en bodega de la uva se incrementó este año un 10% hasta 1,20 euros por kilo, un “incremento importante”, destaca el presidente a Denominación, si se tiene en cuenta que se produjo un incremento importante también en el número de kilos recogidos. “Parece que la relación lógica que se podría pensar entre mucha oferta y bajada de precios no se dio, lo que quiere decir que las bodegas decidieron voluntariamente pagar más por la uva”, valora.

En el territorio de la Denominación de Origen se contabilizan un total de 1.200 hectáreas, una buena parte de ellas para autoconsumo, que reprensenta dos tercios de la producción total. Este año vendimian bajo el amparo de la D.O. Ribeira Sacra un total de 96 bodegas. Las variedades más abundantes son la mencía en cuanto a los tintos, que representan casi 6 de los 7,2 millones de kilos recogidos, mientras que en los blancos destaca el godello con casi medio millón de kilos.

Valdeorras: Un 40% más de uva este año para volver a los niveles habituales después de 3 cosechas malas

vendima valdeorras2 2019

Entre esta semana y la siguiente finalizarán la vendimia en Valdeorras. Llevan ya casi mes y medio vendimiando en una campaña que se inició el 29 de agosto y que va a ser una de las más duraderas que se recuerdan en una zona en la que se acostumbran a alargar entre 40 y 45 días pero que este año durará más. “Somos de vendimias largas pero este año va a ser de las más duraderas”, explica Jorge Mazaira, director técnico del Consejo Regulador.

Las 40 bodegas adscritas a la Denominación de Origen esperan obtener unos 6,5 millones de kilos de uva, lo que supone un incremento considerable con respeto al año pasado, en el que solo se lograron 4,7 millones, con lo que se recuperan los niveles de producción habituales en esta zona. “Lo normal es estar entre 6 y medio y 7 millones de kilos, este año andaremos de nuevo en esas cifras, lo que supone que las necesidades de las bodegas van a estar cubiertas. Venimos de tres o cuatro años muy malos por culpa de cuestiones como las heladas o el mildiu”, recuerda Jorge.

En total, se vendimiarán este año un total de 1.200 hectáreas de viñedo, una cifra similar a la del año pasado porque las nuevas plantaciones, procedentes sobre todo de bodegas que están ampliando y restructurando su producción, compensan los descensos motivados por productores que se jubilan.

El godello es la variedad que más kilos de uva aporta pero aún habría mercado para más, aseguran en el Consejo Regulador

El godello volverá a ser la variedad que más kilos de uva aporta pero aun así habría mercado para más. “Nos haría falta aún algo más si tenemos en cuenta las expectativas de venta que existen para esta variedad”, indican en el Consejo Regulador que preside José Luis García Pando.

Además de buena en cantidad, la cosecha de este año va a ser excelente también en calidad. “El tiempo fue bárbaro para la maduración y la recogida, lo que va a aportar una buena maduración fenólica y de pulpa, por lo que la calidad va a ser muy muy buena”, avanza el director técnico.

Las últimas bodegas en finalizar serán Rafael Palacios y Joaquín Rebolledo, que están apurando la vendimia mientras el tiempo lo permite. La campaña está siendo muy tranquila precisamente por las condiciones meteorológicas. El problema de las nieblas de las primeras horas se disipa en cuanto sale el sol, pero si llueve existe el riesgo de que la uva pueda pudrir y en cuyo caso tendrán que apurar el final de la vendimia. En cuanto a las tormentas del mes de julio, Jorge explica que “la lluvia en esta zona cayó suave y no hubo daños, incluso sirvió para corregir la falta de rendimiento del mosto en algunas parcelas más secas a las que les vino bien la lluvia”.

A pesar de haber introducido este año algunas medidas para mayor garantía en el origen de la uva, desde el Consejo Regulador destacan que no se produjo ningún incidente. En relación a los precios, se constata que son un poco más bajos que los del año pasado, en el que la falta de materia prima hizo que la uva se cotizara, “pero aun así están siendo equilibrados y aceptables”, indican.

Monterrei: 5,3 millones de quilos a falta de acabar de vendimiar esta semana las variedades máis serodias

foto adega Couto Mixto Monterrei

Las previsiones de una buena cosecha en cantidad y calidad se están cumpliendo en la D.O. Monterrei tras más de un mes de vendimia. Según explica el director técnico del Consejo Regulador, Miguel López, a día de hoy van recogidos 5.350.000 kilos de uva. Faltan por contabilizar aquellas variedades más tardías, como pueden ser la treixadura en blanco y el tempranillo o araúxo en tinto, con lo que los cálculos finales estarán alrededor de los 5,6 millones de kilos recogidos el año pasado en la que fue la mejor vendimia de la historia hasta el momento en esta denominación de origen y que supuso un incremento del 17% con respecto a otros ejercicios.

El inicio oficial de la vendimia fue el 7 de septiembre y la mayoría de las 27 bodegas pertenecientes a la denominación de origen cuentan con finalizarla esta semana, aunque “puede que quede alguna esperando unos días más porque las condiciones son muy favorables, sin lluvia y con temperaturas que están siendo muy altas por el día, más de lo habitual en esta época, lo que es excelente tanto para la maduración de la uva como para la propia vendimia, y que es lo que está permitiendo que se esté alargando en el tiempo hasta poder recoger la uva en su punto óptimo de maduración, algo que otros años no era posible hacer por el tiempo y por eso finalizaba antes”, explica Miguel. Igual que el año pasado, cuando arrancó el 15 de septiembre y finalizó el 19 de octubre, en esta campaña a vendimia se alargará más de un mes y será una de las más largas de la historia de la denominación que preside Lara Da Silva.

Hay una bodega más que el año pasado en la D.O. y se vendimiaron 582 hectáreas, 16 más que en 2018

En total, en los 6 ayuntamientos pertenecientes a la D.O. (Verín, Monterrei, Vilardevós, Riós, Oimbra y Castrelo do Val) se están vendimiando este año 582 hectáreas, 16 más que el año pasado. También hay una bodega más con respecto a 2018. Los precios vuelven a ser una cuestión individual, por lo que no hay datos oficiales. “En el precio no intervenimos, es una negociación directa entre comprador y vendedor en la que nosotros desconocemos el precio de compraventa”, indican en la denominación de origen.

Por variedades, el godello en blanco y el mencía en tinto vuelven a ser las variedades que aportan mayor volumen de kilos de uva recogidos. Este año no hubo enfermedades por lo que “el estado fitosanitario de las vides es excelente y la calidad de la uva muy buena, por lo que con buena uva esperemos que se obtengan unos vinos muy buenos también”, aseguran en el Consejo Regulador.

El pedrazo del mes de julio afectó a una pequeña parte del territorio de la denominación, pero cayó en ayuntamientos donde no hay mucho viñedo, por lo que la afectación final va a ser poco significativa en el conjunto de la vendimia.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información