El vino gallego, un sector en auge pero que precisa gente joven y de viñedos más grandes

El Foro Económico de Galicia presentó este viernes un documento de análisis del sector, en el que consideran necesario un mayor tamaño de los viñedos, mayor profesionalización, diferenciación de los vinos y sinergia con otros sectores

Publicidade
El vino gallego, un sector en auge pero que precisa gente joven y de viñedos más grandes

Presentación del informe este viernes en Ourense

Mayor tamaño de las explotaciones vitícolas, profesionalización de los viticultores, diferenciación de los vinos a través de variedades autóctonas y sinergia con otros sectores como el turismo o la gastronomía. Estos son a grandes rasgos los retos de futuro que para el sector vitivinícola gallego dibuja el Foro Económico de Galicia, coordinado desde el campus de Ourense por el Grupo Gen de la Universidad de Vigo.

Expertos de la entidad presentaron este viernes un documento, titulado ”Planificación y proyección del sector vitivinícola de Galicia: realidad, desafíos y retos”, en el que analizan la situación actual del sector y su futuro.

El documento, firmado por José Francisco Armesto y Patricio Sánchez, este último profesor en la Facultad de Ciencias Empresariales y Turismo del campus de Ourense, fue presentado en el Ayuntamiento de Ourense en un acto que contó también con la participación de José González, conselleiro de Medio Rural, y Jesús Vázquez, alcalde de la ciudad.

Un sector en auge

“El minifundismo empresarial coincidente con el de los sectores agrícola y ganadero gallegos: en 2016 casi la quinta parte del total de explotaciones gallegas (18,3%) correspondían a viñedos”, señalan los expertos del Foro Económico de Galicia.

Así, detallan, “la estructura empresarial en cuanto al número de empleados y facturación se concentra muy mayoritariamente en las micro-empresas, que suponen cuatro de cada cinco empresas en cuanto al empleo (un 82,6%) y casi tres cuartas partes por facturación (un 71,8%)”.

En el análisis de la realidad del sector, José Francisco Armesto y Patricio Sánchez señalan como el sector vitivinícola no es ajeno a los cambios que se están produciendo en los mercados internacionales, como son la negociación de la nueva política agraria común o el grado de exposición de la industria al Brexit, toda vez que Reino Unido es el segundo mercado de las exportaciones españolas. En este sentido recuerdan como las cifras del comercio exterior del vino con denominación de origen gallega muestran que el 20% de la cosecha de 2016 tuvo como destino el mercado internacional.

Los vinos gallegos con DO se venden la un promedio de 4,94 euros el litro frente a los 3 euros del promedio de España

“Este hecho manifiesta que a nivel mundial el del vino (sobre todo el de calidad) es un mercado que apenas ha padecido la crisis económica”, comentan. Además, añaden los expertos, el vino gallego se vende a precios superiores a los españoles, 4,94 euros el litro frente a 1,61 euros en el caso de España, y también por encima del promedio de 3 euros el litro de los vinos españoles con denominaciones de origen.

En este contexto, José Francisco Armesto y Patricio Sánchez apuntan como los retos que tiene que afrontar el sector se pueden agrupar en cuatro grandes áreas, todas ellas interrelacionadas.

El primero sería la necesidad de aumentar el tamaño de las explotaciones, “que presentan una superficie media inferior a 0,2 hectáreas, cuando en el conjunto del estado se sitúa alrededor de 1,8 hectáreas”.

 “La industria vitivinícola gallega debe considerarse un sector estratégico claro en la economía de Galicia”

El segundo sería la profesionalización del sector, “que se refleja en la necesidad de incorporar gente joven a la actividad, en una mejora de la dinámica innovadora, y en la transformación de los procesos de comercialización e internacionalización”.

El tercer reto habla de buscar sinergias con otros sectores como el turismo o la gastronomía y el último de ahondar en el modelo de negocio de generación de valor basado en la diferenciación, la calidad y la singularidad de los vinos, destacando en este campo el papel de los consejos reguladores de las denominaciones de origen.

“El vino constituye una fuente de riqueza, empleo y cohesión territorial, reforzando el carácter identitario de una región. La industria vitivinícola gallega debe considerarse un sector estratégico claro en la economía de Galicia, un sector que no dejó de innovar con el objetivo de adaptarse a los rápidos y profundos cambios en los patrones de producción y consumo (que va en descenso, tendencia que seguirá produciéndose de aquí a 2030, según las estimaciones de la Comisión Europea en el ámbito de la UE)”, comentan por último los autores del estudio.

Descarga aquí el informe completo del Foro Económico de Galicia

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información