El Gobierno proyecta reducir un 20% las quemas de restos de poda

Prevé incentivar por medio de ayudas el picado de ramas y su incorporación al suelo tanto en viñedo como en cultivos de frutales. Otra alternativa valorada pasa por la recogida del material vegetal para su procesado en empresas de péllets

El Gobierno proyecta reducir un 20% las quemas de restos de poda

El Gobierno prevé ayudas para incentivar el picado e incorporación al suelo de restos de poda.

La quema de restos de poda, una práctica habitual tanto en viñedo como en cultivos frutales, tendrá que reducirse hasta un 20% antes del 2030. Esa es la previsión que maneja el borrador del plan nacional contra la contaminación atmosférica, elaborado por el Ministerio de Transición Ecológica, que marca objetivos de reducción de emisiones tanto para el campo como para el resto de sectores.

La reducción de emisiones de gases en el campo se está situando en los últimos meses como una prioridad para las instituciones. A pesar de que la actividad agrícola y ganadera aporta una pequeña parte del total de gases producidos, alrededor del 10%, los objetivos marcados por la UE para afrontar el cambio climático y la contaminación llevarán ineludiblemente a una agricultura más verde en la próxima década.

El objetivo de reducir las hogueras de restos de poda se enmarca en la misma lógica de otras medidas que se están implantando, como las restricciones en las aplicaciones de purines. Con la reducción de las quemas, el Gobierno busca reducir las emisiones de dióxido de carbono y de otros contaminantes, como óxido nitroso y partículas. La alternativa que se propone pasa por el picado de los restos y su incorporación al suelo, lo que tendría beneficios colaterales, como la mejora de estructura y fertilidad de la tierra.

Para incentivar la sustitución de las quemas por el picado de los restos, el Gobierno valora el establecimiento de ayudas, bien agroambientales, para el caso de perceptores de ayudas directas de la PAC, bien por medio de convocatorias financiadas con cargo a los fondos de los Programas de Desarrollo Rurales (PDRs) . Son cuestiones que aparecen previstas en el borrador del plan nacional de contaminación atmosférica y que se tendrán que concretar en el Plan Estratégico de la PAC, ahora en fase de elaboración a nivel estatal.

Uso en péllets
Otra posibilidad pasa por la recogida de restos de poda para la producción de péllets o para su quema en instalaciones de producción de energía eléctrica. En ambos casos se considera que las emisiones serían menores que con la quema libre en el campo. Es una alternativa que el Gobierno considera especialmente viable en el caso de olivar, donde prevé líneas de ayudas para tal fin siempre y cuando existan instalaciones de procesado de la biomasa en un radio de 50 kilómetros.

En Galicia, el proyecto Biomasa-Ap valoró en los últimos años la posibilidad de emplear restos de poda del viñedo y kiwis con destino a péllets de uso industrial, una opción que se considera factible.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información