¿Como prevenir y controlar el black rot en viñedo?

El black rot es una de las enfermedades fúngicas, junto con el mildiu y el oídio, que más daños causan en viticultura. Nuria de Prado Ordás, de la Estación de Avisos Agrícolas de Carracedelo, explica como prevenir y controlar este hongo

¿Como prevenir y controlar el black rot en viñedo?

Black Rot en hoja

El black rot es una de las pesadillas para muchos viticultores cuando se juntan las condiciones de humedad y temperaturas altas. Al igual que el mildiu y el oídio, esta enfermedad fúngica procede de Estados Unidos y llegó a Francia a mediados del siglo XIX junto con los patrones americanos resistentes a la filoxera.

Para conocer cuales son los últimos avances en la lucha contra el black rot, la Estación de Viticultura y Enología de Galicia (Evega) reunió el pasado 18 de abril en Arnoia (Ourense) a destacados expertos en la materia, como Nuria de Prado Ordás, técnica de la Estación de Avisos Agrícolas de Carracedelo (El Bierzo), un centro dependiente de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León.

En su ponencia, “Síntomas y estrategias de tratamiento del black rot o podredumbre negra de la viña”, Nuria de Prado dio las claves para prevenir y tratar esta enfermedad, “que en España afecta a las regiones vitícolas con más humedad, como Galicia”.

¿A que partes afecta el Black Rot?

Como punto de partida, el Blak Rot comienza afectando a hojas, con manchas de color marrón claro y de tipo poligonal, y luego aparecen pequeños puntos negros dentro de las manchas.

A veces estas manchas llegan a necrosar zonas enteras de la hoja, y también puede afectar a pámpanos y pedúnculos de las inflorescencias y, al igual que con la hoja, si el raquis está infectado por el hongo la inflorescencia se acaba necrosando y muere”, precisa la técnica de la Estación de Carracedelo.

También puede afectar a racimo, tardando entre 2 y 3 semanas desde la infección, hasta que se manifiesta en las bayas, produciendo su pudrición y deshidratación. Estas bayas momificadas, de color violeta en la variedades tintas y marrón en las blancas, si acaban en la cuba provocan también problemas de vinificación.

¿Cuales son las condiciones favorables para el Black Rot?

La temperatura óptima para el desarrollo del Black Rot son 27 grados y humedad ambiental, para que los esporas del hongo germinen y comiencen a desarrollarse y a provocar una nueva infección. “Con 6 horas de humedad a 26,5 grados son suficientes, y por debajo o por encima de esa temperatura el hongo precisa más horas de humedad para completar su ciclo”, explica Nuria de Prado. Así, entre 10 y 21ºC, se precisan períodos de humedad más largos para que ocurra la infección (24 horas y 7 horas respectivamente)

El desarrollo del Black Rot se paraliza con menos de 7 grados o por encima de 32 grados de temperatura.

Condiciones de humedad y de temperatura para el desarrollo del Black Rot en viñedo:

TEMPERATURA (ºc):

HORAS DE HUMEDAD

EN HOJA:

7.0

No hay infección

10.0

24

13.0

12

15.5

9

18.5

8

21.0

7

24.0

7

26.5

6

29.0

9

32.0

12

Fuente: R. A. Spotts, Ohio State University

¿Black Rot o mildiu larvado?

El Black rot se puede confundir con el mildiu larvado, que se produce cuando el hongo no produce esporulación al penetrar la piel de la baya joven, que al madurar lo retiene en su interior. Los síntomas son parecidos a black rot: bayas que se pudren, arrugan, deshidratan y la misma coloración. Las infecciones de black rot en racimo también llegan a producir puntos negros sobre las uvas momificadas. Entonces es posible distinguir una uva infectada de mildiu larvado de otra infectada de black rot, pero al principio de la infección, cuando aún no han aparecido los puntos negros, es imposible.

Las condiciones para el desarrollo de mildiu larvado y de black rot son parecidas: precipitaciones o humedad elevada y entre 10 y 30 grados de temperatura, aunque la óptima para la germinación de los esporangios es de 22 a 25 grados.

“La única diferencia fundamental es la temperatura: para desarrollarse mildiu la temperatura mínima para la infección primaria es de 11 grados y en Blak Rot es de 15 grados. Pero para una infección secundaria ya son muy parecidas”, aclara Nuria de Prado.

Danos de black rot en acio. Foto: Estación Fitopatolóxica de Areeiro

Danos de black rot en acio. Foto: Estación Fitopatolóxica de Areeiro

Un ejemplo: El ataque de Black Rot a los viñedos de El Bierzo en el 2006

El verano de 2006 es recordado por los viticultores de El Bierzo como el año en el que sufrieron uno de los ataques de BlacK Rot más fuertes, provocando pérdidas en las cosechas de uva de entre el 20 y el 30%.

“En la segunda quincena de mayo se registró una primera infección que afectó sobre todo a las hojas de la vid. Posteriormente, en las zonas de fondos de valle, afectó también a pámpanos, pedúnculos de hoja y de inflorescencias; es decir, afectó a todas la partes verdes de las plantas. Y en la segunda semana de junio, como seguía habiendo condiciones favorables para el hongo -tormentas con precipitaciones de 20 litros por metro cuadrado en un día y temperaturas de bochorno, y poca oscilación térmica-, padecimos un segundo ataque que afectó sobre todo a racimo”, explica la técnica de la Estación de Avisos Agrícolas de Carracedelo.

Medidas de prevención y control del Black Rot en Viñedo:

1) Medidas culturales de prevención:

-La más eficaz para reducir inoculo es eliminar racimos momificados en la poda de invierno. Así, se recomienda labrar la viña para enterrarlos justo antes de la brotación para enterrar cualquier resto de tejido enfermo del año anterior. “Es una buena medida para bajar presión de plaga y que tengamos menos infecciones a la primavera siguiente”, destaca Nuria de Prado.

“Hay que enterrar los racimos momificados”

-Airear lo máximo posible la viña y que los racimos estén lo más soleados posibles. Para ello se recomienda realizar poda en verde, desnietado, colocación correcta de la espaldera para evitar el sombreo de pámpanos y racimos.

-Buen equilibrio entre el patrón y la altura de la espaldera. “En El Bierzo se plantaba con patrón 1103 Paulsen, vigoroso y tolerante la sequía, pero en nuestra comarca llueve y eso daba lugar a pámpanos muy largos, con problemas de falta de aireación. Ahora mantenemos el 1103 Paulsen pero cambiamos a espalderas más altas, donde los pámpanos pueden colocarse sin amontonarse, de 2 metros de altura, no de 1,5 metros como en Ribera del Duero”, precisa la técnica de la Junta de Castilla y León.

El resultado es que con espalderas más altas y realizando deshojados en la zona de los racimos, se reduce de forma notable la incidencia de todas las enfermedades fúngicas, y del Black Rot en particular.

2) Medidas de control con fungicidas químicos:

Black Rot en pecíolo.

Black Rot en pecíolo.

Las materias activas autorizadas por el Ministerio de Agricultura a día de hoy son las siguientes:

http://www.mapama.gob.es/es/agricultura/temas/sanidad-vegetal/productos-fitosanitarios/registro/productos/forexi.asp?e=0&plagEfecto=32

Como recomendación, Nuria de Prado aconseja “aplicar los fungicidas antes de que se produzca la infección, porque se desarrolla en muy poco tiempo”.

Así, con lluvia las esporas saltan a otras partes de la vid o de la viña y germinan, propagando la infección. “Esto se produce en 7 o 10 horas. El crecimiento del micelio se produce en unos 8 días, en caso hojas, y en racimos pueden tardar hasta 28 días. En este caso tendríamos que aplicar fungicidas curativos, pero que serían efectivos solo los primeros 3 días, son efectivos fungicidas curativos frente a Black Rot si se aplican antes de la infección o como muy tarde 3 días después”, subraya la técnica de la Estación de Avisos Agrarios de Carracedelo.

“Los fungicidas curativos son efectivos frente a Black Rot si se aplican antes de la infección o como muy tarde 3 días después”

Además de los curativos, también están disponibles los fungicidas antiesporulantes, como los triazoles, -”fungicidas preventivos y sobre todo curativos, y que funcionan bastante bien”- o las estrobilurinas, derivadas de hongos, y que inhiben la respiración mitrocondrial de los hongos. “Sin embargo, generan resistencias fácilmente, por lo que es recomendable alternar la familia química de fungicidas que aplicamos”, advierte Nuria de Prado.

Por último, existen en el mercado otros fungicidas que actúan por contacto y que tienen carácter preventivo, como el mancoceb u otros.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información