Carlos Moro adquiere una bodega de la DO Ribeiro

La bodega vallisoletana Familiares Matarromera compra una bodega situada en Castrelo de Miño, que se llamará Casar de Vide. El grupo lleva tiempo ya elaborando un vino con viticultores de esta zona. Esta es la tercera bodega adquirida en O Ribeiro por grupos vitícolas nacionales en los últimos meses

Carlos Moro adquiere una bodega de la DO Ribeiro

Carlos Moro, presidente de las Bodegas Familiares Matarromera.

Las Bodegas Familiares Matarromera acaban de adquirir una bodega en la Denominación de Origen Ribeiro, situada en el municipio ourensano de Castrelo de Miño, a escasos metros del río Miño. El presidente del grupo, Carlos Moro afianza su apuesta por Galicia con esta compra, después de llevar ya años elaborando un vino con viticultores de esta zona.

La bodega pasará a llamarse Casar de Vide, en alusión a los hogares tradicionales Gallegos y por asentarse en el lugar de Vide, famoso por su tradicional cultivo de la vid, como explican desde la compañía.

Para Carlos Moro, presidente de la compañía, “este proyecto responde a nuestro deseo de buscar nuevos horizontes para elaborar vinos singulares de las comarcas vitivinícolas más diferenciales de nuestro país”, indica. Precisamente, el objetivo de Matarromera en esta bodega es apostar por la elaboración de vinos blancos de uvas autóctonas que destaquen por su elegancia y sutileza, que transmitan frescura, delicadeza y que contribuyan a seguir aportando fama y reconocimiento internacional a la Denominación de Origen, como explican desde el grupo.

La bodega se asienta sobre una superficie de 2.200 metros cuadrados y fue construida en 1988 con piedra granítica de cantería junto a la vivienda histórica fundada en 1957. Dispone de nave de recepción de uva y procesado, nave de fermentación y almacenamiento, sala de embotellado y filtrado, zona de almacenamiento y sala para visitas y catas.

Afianzarse en la DO

La adquisición de esta bodega en la DO Ribeiro llega después de que el grupo Familiares Matarromera lleve ya tiempo vinculado a esta zona, donde elabora un vino en colaboración con viticultores locales desde hace dos años. Se trata de “Finca San Cibrao”, uno de los vinos de la Selección Personal Carlos Moro. La buena acogida de este vino en el mercado junto con un mayor conocimiento de la zona han contribuido a que la empresa redoble su apuesta por Galicia.

Con esta adquisición el grupo suma ya diez bodegas en las denominaciones de origen más importantes del país: Ribera del Duero (Bodegas Matarromera, Emina Ribera y Renacimiento), Rioja (Bodega Carlos Moro), Rueda (Bodega Emina Rueda), Cigales (Bodega Valdelosfrailes), Toro (Bodega Cyan) y Ribeiro (Casar de Vide).

El Ribeiro, en el punto de mira del sector

Con esta, son tres las bodegas adquiridas en los últimos meses en la DO Ribeiro por parte de destacados grupos vitivinícolas del panorama nacional. Hace a penas un mes se hacía pública la compra de dos de las bodegas más emblemáticas de la Denominación de Origen, Emilio Rojo y Viña Mein, por parte de la bodega castellana Pago de Carraovejas. Esta operación llevaba tiempo fraguándose y pone de manifiesto el interés generado por los viñedos de o Ribeiro en el sector, ya que ambas son bodegas que habían conseguido ya hacerse un nombre en el mercado.

Por un lado, Emilio Rojo, cuenta con un viñedo situado en el municipio de Arnoia (Ourense) y fue uno de los primero en imprimir su personalidad al vino, al ser de los pioneros en elaborar un vino premium en Galicia. Por su parte, Viña Meín contaba con viñas situadas en algunas de la mejores laderas del valle del Avia, en San Clodio y Gomariz.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información