Denuncian que un proyecto minero pone en riesgo a unas 200 ganaderías de la comarca de Ordes

El Sindicato Labrego Galego denuncia que el proyecto minero de la empresa Erimsa afectará a más de 6.000 hectáreas, la mayoría de suelo agrario, de los ayuntamientos de Frades, Mesía, Oroso y Ordes, poniendo en riesgo a unas 200 ganaderías. Una de ellas es Casa Grande de Xanceda, la mayor productora de leche ecológica de Galicia, que ve en peligro su explotación por este proyecto minero.

Denuncian que un proyecto minero pone en riesgo a unas 200 ganaderías de la comarca de Ordes

Extracción de cuardo en una parcela agrícola de Galicia por parte de Erimsa. Foto: Erimsa

El Sindicato Labrego Galego advierte que el proyecto minero de Erimsa, una empresa perteneciente a la multinacional china Blue Star, de extracción de cuarzo en fincas agrícolas de la comarca de Ordes ponen en riesgo a unas 200 explotaciones ganaderas y afectará a 6.721 hectáreas.

Así lo explicaron esta mañana en rueda de prensa en Santiago de Compostela la coordinadora del Slg en la comarca de Ordes, María Vieites, y la representante del sindicato en la plataforma contraMINAcción, Margarida Prieto Ledo.

El proyecto más avanzado de Erimsa, que está en exposición pública desde el 6 de marzo para la presentación de alegaciones, se denomina “Xanceda” y afecta a 781 hectáreas, fundamentalmente terrenos agrícolas de concentración parcelaria, para la extracción de cuarzo metalúrgico. La empresa alquila la parcela al propietario durante alrededor de un año, para remover el terreno y extraer la roca, y luego se la devuelve “restaurada”, según la versión de la empresa, al propietario de la parcela. Además, Erimsa tiene autorización de la Consellería de Industria hasta el año 2019 para realizar prospecciones en busca de cuarzo en otras tres zonas: “Marís”, que afectaría a 3.060 hectáreas del ayuntamiento de Frades (parroquias de San Martiño, Abellá y Papucín); “Andrea”, que afectaría a alrededor de 2.500 hectáreas de Frades (parroquias de Galegos, Abellá y Papucín) y a parte del ayuntamiento de Mesía, y una tercera zona, denominada “Lamosa”, que afectaría a 270 hectáreas de los ayuntamientos de Ordes y de Oroso.

Para María Vieites “estos recuadros son una sentencia de muerte para la comarca de Ordes, pues los cuatro proyectos afectan a unas 200 explotaciones ganaderas de la comarca, fundamentalmente de vacuno de leche, que emplean de forma directa a unas 600 personas”.

Y es que según explicó la representante del Sindicato Labrego, “el alquiler que pueda pagar Erimsa no compensa ni el impacto medioambiental, pues remover con paleadoras las fincas a una profundidad de hasta 2,5 metros, rompe la estructura del suelo, ni económico, pues se pierde la ayuda de la PAC durante un año para la parcela, se pierde la producción forrajera, y cuesta años recuperar los rendimientos de las cosechas previos a la extracción minera, por no hablar de los problemas de encharcamiento que se producen al drenar peor las fincas”.

En este sentido, María Vieites le demandó a los ayuntamientos afectados, fundamentalmente los de Frades y Mesía, un pronunciamiento claro en contra de este proyecto minero.

En la misma línea, Margarida Prieto Ledo, representante del sindicato en la plataforma contraMINAcción, le demandó a la Consellería de Medio Rural que “emita informes tajantes en contra de este proyecto minero, que no es compatible con la actividad agraria”. Margarita Prieto advirtió que “Erimsa quiere traer a la comarca de Ordes el mismo proyecto que promovió en la Terra Cha, y que despertó un fuerte rechazo social y que ya acumula varias sentencias en contra del Tribunal Superior de Justicia de Galicia”.

Para informar a los vecinos y vecinas de los ayuntamientos afectados, el Sindicato Labrego Galego tiene convocada una asamblea informativa para el próximo jueves a las 22:00 horas en el centro social de Xanceda.

Zona afectada por las distintas fases del proyecto: 

ERIMSA_ORDES_APAISADA

Casa Grande de Xanceda: “El proyecto minero ponen en riesgo nuestra actividad”

Una de las ganaderías afectadas por el proyecto de Erimsa que está en exposición pública es Casa Grande de Xanceda, un referente en Galicia en producción de leche ecológica y en su transformación para crear valor añadido. No en vano en este momento da empleo a 40 personas.

Su gerente, Guillermo Martínez, advierte de que “durante un año, por lo menos, no podremos producir forrajes y pasto en las parcelas en las que esté trabajando Erimsa, y con mucha probabilidad perderíamos la certificación ecológica del Craega para esas parcelas”.

“Es injusto que para que Erimsa obtenga un beneficio se perjudique a tanta gente”

“Es decir, en una zona en la que ya es difícil ampliar la base territorial, tendríamos menos parcelas, con lo que tendríamos que reducir producción de leche, y de todo lo que hacemos: yogures, quesos…etc, por no hablar de las ayudas de la PAC que también perderíamos y de los años que nos llevaría volver a lograr pasteros de la misma calidad que tenemos”, explica.

“El perjuicio económico y medioambiental que nos causaría este proyecto de Erimsa sería muy grande y no se compensa con lo que nos pueda pagar por el alquiler”, añade.

“No se entiende que la Administración autorice un proyecto minero que va a causar mucho más perjuicio económico que el beneficio que dice que va a obtener Erimsa y los puestos de trabajo que dice que va a crear. Casa Grande de Xanceda puede ponerse en peligro debido a este proyecto minero”, concluye Guillermo Martínez.

Erimsa asegura que su proyecto “es respetuoso con el medio ambiente y compatible con las labores agrícola y ganadera”

Por su parte, Erimsa asegura a través de un comunicado que “trabajamos en los concellos de Frades, Mesía, Oroso y Ordes desde hace 30 años en régimen de alquiler, pactando previamente con los propietarios las condiciones y comprometiéndose a la total restauración del suelo para su uso anterior en el plazo de tiempo acordado”.

“Nuestro sistema de extracción de cribados de terrenos para la obtención de cuarzo que es respetuoso con el medio ambiente y totalmente compatible con la actividad agrícola-ganadera”, añaden desde la compañía minera.

En concreto, aseguran que su método de trabajo “se desarrolla en cuatro fases: separación temporal de la cubierta vegetal de la tierra, extracción del mineral, relleno integral del hueco de explotación y reposición de la tierra vegetal. Los trabajos se desarrollan generalmente en una profundidad que oscila entre metro y metro y medio, y la compañía elabora, además, un informe anual de seguimiento medioambiental”.

“Erimsa pacta previamente con los propietarios de los terrenos las condiciones económicas y temporales del arrendamiento, así como la topografía final del terreno, proporcionándoles completa información durante todo el proceso, sin que hasta el momento se haya producido ninguna incidencia al tratarse de acuerdos totalmente voluntarios”, concluyen desde la empresa minera.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información