¿Cómo trabajan en Suecia para reducir el uso de antibióticos en vacuno de leche?

La estrategia sueca para minimizar el empleo de antibióticos se basa en conseguir vacas sanas que no precisan estos tratamientos. Para eso procuran proteger la salud de los animales y actuar de forma eficaz contra las enfermedades. Conocemos algunas de las claves del modelo sueco

¿Cómo trabajan en Suecia para reducir el uso de antibióticos en vacuno de leche?

El sector de vacuno de leche en Suecia presta especial atención a la máxima de que “las vacas sanas no precisan de antibióticos” y bajo esta premisa plantean una serie de procedimientos para reducir de manera notable el empleo de antibióticos a la hora de tratar sus animales.

La clave está en la prevención, minimizando los factores de riesgo, pero también en tratamientos eficaces e idóneos. Conocemos de mano de la veterinaria Ylva Persson, del Departamento de Salud Animal y Estrategias Antimicrobianas del Instituto Nacional de Veterinaria de Suecia, algunas de las claves del modelo sueco para conseguir reducir el empleo de antibióticos.

El sector ganadero de vacuno de leche en Suecia

En Suecia, el bienestar animal es primordial. En un país que contabiliza algo más de 319.000 vacas de leche, buena parte de ellas de raza Sueca Holstein (54%) y Sueca Roja y Blanca (38%), la mayoría de estas vacas (el 70%) están en explotaciones en estabulación libre. Las ganaderías están integradas por un promedio de 92 vacas y cerca del 40% de estas vacas son ordeñadas por robots.

Suecia fue el primer país en prohibir los antibióticos promotores del crecimiento

El modelo sueco procura el control o la erradicación de buena parte de las enfermedades infecciosas que pueden afectar al ganado para así conseguir vacas más sanas. A la par de controlar las afecciones, también intentan hacer un uso responsable de los antibióticos. Suecia fue el primer país del mundo en prohibir los antibióticos promotores del crecimiento y llevan desde los años 80 promoviendo los tratamientos individuales para conseguir una mayor eficacia y no tratar con antibióticos a animales sanos.

Uso-de-antibioticos-en-Suecia-

Evolución de la aplicación de tratamientos en Suecia.

Claves de la estrategia sueca para reducir el uso de antibióticos

La meta de Suecia, al igual que otros países, es conseguir que los antibióticos sigan siendo eficaces para las afecciones bacteriológicas tanto en humanos como en animales, de ahí que busquen hacer un uso racional de estos medicamentos. Para conseguir reducir el uso de antibióticos diseñaron una estrategia que atiende a distintos aspectos del sector. “No basta con hacer una sola cosa para reducir el uso de los antibióticos es preciso atender a varios factores al mismo tiempo”, explica Persson.

-Eliminaron el uso innecesario de promotores del crecimiento e incorporaron rutinas que ayudan a proteger sus animales de enfermedades.

Optan por esperar al período de secado para tratar con antibióticos las vacas con mamitis crónicas o subclínicas

En Suecia optan, al igual que en otros países nórdicos, por hacer ciertos tratamientos con antibióticos en el período de secado. Así, las vacas con mamitis crónica o subclínica se tratan durante esa etapa y hasta ese momento, de ser preciso, sólo se aplican terapias de apoyo como antiinflamatorios. Esta técnica de esperar al secado es conocida cómo Blanket Radical Therapy y en algunos países optan por tratar todas las vacas durante este período, sin embargo, en Suecia, sólo tratan aquellas vacas que realmente están afectadas, seleccionando tratamientos individualizados para que los animales que están sanas no reciban antibióticos. Tampoco tratan las vacas que muestran una cronificación de la mastite puesto que tienen una muy baja probabilidad de curar.

Como explica la veterinaria, en Suecia tienen un muy bajo incide de mamitis clínica, por debajo del 10% y la mayoría de los casos, el 90%, son tratados con antibióticos de amplio espectro. El Recuento de Células Somática (RCS) medio se sitúa en las 209.000 células/mililitro.

Minimizan la necesidad de antibióticos contando con vacas sanas.
Tal y como explica la veterinaria, las vacas suecas están realmente saludables. Consiguieron que sus reses estén libres de enfermedades como la diarrea vírica bovina (BVDV), la rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR), la paratuberculosis, la brucelosis, la clamidiosis, la tuberculosis, la leptospirosis o la leucosis y tienen una tasa baja de prevalencia de la salmonela.

Consiguieron que sus vacas estén libres de buena parte de las enfermedades comunes y contagiosas

Además, tienen una buena fertilidad y baja incidencia de mamitis clínica así como de mortandad de los becerros, que se sitúa en el 4% para los novillos de menos de 60 días y en el 2% para los de más edad.

Persson asegura que contar con animales sanos les permite reducir el uso de antibióticos pero también proporcionarle un mejor bienestar a los animales que se traduce en más facilidades para los ganaderos, puesto que las vacas enfermas siempre suponen redoblar esfuerzos en la explotación. Además, la veterinaria destaca beneficios claros al producir más leche y de mejor calidad que hacen más rentable la explotación.

-Evitan tanto la propagación como la cronificación de las enfermedades, incrementando la bioseguridad, controlando las infecciones y con una mayor higiene en las comidas.

Optimización del uso de los antibióticos cuando se precisan, con un buen diagnóstico y una selección y dosis correctas. Reducir el uso de los antibióticos no implica dejar de emplearlos. “Las vacas sanas no precisan antibióticos pero las enfermas necesitan ser tratadas”, matiza Persson.

Monotorizan el uso de los antibióticos y su resistencia.
El uso prudente de los antibióticos, junto con una buena bioseguridad, permite que en Suecia cuenten con una situación favorable en cuanto a la resistencia a los antibióticos se refiere. La resistencia a la penicilina está también descendiendo y, hoy en día, se sitúa por debajo del 2% para afecciones como las mastitis clínicas. “Eso significa que podemos seguir empleando la penicilina de amplio espectro para tratar buena parte de las enfermedades de las vacas lecheras”, comenta la veterinaria.

-Fomentan la colaboración y comunicación entre el gobierno y el sector para actuar codo a codo. Los esfuerzos por erradicar y prevenir las enfermedades infecciosas en los animales de explotaciones implica una cooperación entre el gobierno, la industria, los ganaderos y otras partes interesadas.

Una de las medidas que toman se centra en hacer un seguimiento y evaluación de la resistencia de las enfermedades a los tratamientos y llevar a cabo acciones antes de que se vuelva una problemática.

¿Cómo trabajan para mejorar la salud de sus vacas?

Los esfuerzos de Suecia para contar con vacas más saludable se complementan con distintas herramientas y procedimientos con los que buscan prevenir las enfermedades para lo cual es muy importante tanto identificar las enfermedades como los factores de riesgo, para lograr una mayor protección.

Programas de seguimiento

En este sentido, los ganaderos disponen de varios programas para visualizar no sólo la salud de las vacas de su explotación de forma individual sino también del rebaño, en aspectos como la incidencia de la mamitis. Son herramientas que permiten una evaluación de la salud y un seguimiento de las enfermedades, que en algunos casos, también les permiten calcular sus costes para la explotación.

Al margen de controlar las patologías, también disponen de programas específicos con los que visualizar e ir mejorando la bioseguridad en la explotación.

La estrategia de la dieta 5:2

La veterinaria Ylva Person echa mano de una estrategia de adelgazamiento conocida como la dieta 5:2, basada en comer lo que se quiera durante 5 días y reducir la ingesta durante 2 jornadas, para trasladarla al cuidado de las vacas y conseguir mejorar los recuentos de células somáticas. De este modo, con 5 rutinas se evita la propagación por bacterias contagiosas y con otras dos se reduce la incidencia de patógenos ambientales como E. Coli. Estas cinco rutinas se centran en:

-Optimizar las rutinas de ordeño
-Emplear selladores
-Recurrir a la terapia de secado selectivo, tratando sólo las vacas que presenten mamitis
-Optar por tratamientos durante la lactancia para las reses que lo requieran
-Eliminar las vacas con infecciones crónicas

Junto con estas, Persson presenta otras dos rutinas a tener en cuenta:
-Buena higiene
-Fortalecer el sistema inmunitario de las vacas

Guías para el uso de antibióticos

Los ganaderos suecos cuentan también con guías elaboradas por el gobierno y por la Asociación de Veterinarios de Suecia sobre el uso de antibióticos. En estos documentos contemplan ya una reducción de estos medicamentos con tratamientos alternativos que cuentan con el aval de profesionales y que resultan efectivos para determinadas dolencias, para relegar el tratamiento con antibióticos. Así, la primera opción en la mayoría de casos es el uso de la penicilina, por ejemplo, para el tratamiento de buena parte de las mamitis, después de conocer cuáles son los patógenos que las causan y si para estos es acertado este tratamiento.

Estas guías recogen también tratamientos para problemas de cascos, donde en vez de emplear antibióticos usan vendajes locales con ácido salicílico. Así, en los desórdenes reproductivos sólo tratan las metritis clínicas serias con antibióticos, ya que la mayoría de estas aficiones las abordan con tratamientos a base de penicilina intramuscular durante 5 o 7 días. Lo mismo acontece con las neumonías en los terneros, donde la primera opción es tratar con penicilina, o en buena parte de los casos de diarreas en los becerros. La penicilina es el tratamiento para lo 90% de las afecciones del ganado vacuno en Suecia.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información