La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

La línea Optisil: Los silos del siglo XXI

Para que el ganadero sin perder calidad pueda hacer rentable su actividad con los estrechos márgenes de beneficio que se obtienen con la venta de la leche, es imprescindible reducir los costes de producción. Esto nos lleva a la necesidad de hacer forrajes de calidad en general y más particularmente a mejorar las características nutritivas de los silos de hierba. Esta necesidad se hace aún más acuciante en tierras en las que los resultados del cultivo del silo de maíz son poco fiables debido a la sequía estival o a la alta densidad de jabalíes.

La realidad es que la hierba entraña muchas más dificultades para ensilar que el silo de maíz: una composición más húmeda, con menos promotores de azúcares, más proteína, más tierra y además con el grueso de su cosecha normalmente en épocas de más lluvia. Estos hechos impiden una fermentación láctica (exactamente igual que la de un yogurt), donde la acidez la preservaría del crecimiento de bacterias no deseables.

Al no bajar el pH lo suficiente, síntoma de que no se ha producido la cantidad suficiente de ácidos, los altos porcentajes de humedad, de tierra y de proteínas favorecen el desarrollo de los clostridios que son productores de aminas biogénicas con nombres como cadaverina o putrescina. Estos compuestos son los responsables de los olores desagradables de los silos que tanto conocemos y padecemos los que trabajamos con las vacas. Además de disminuir el consumo de materia seca (pues lógicamente a la vaca también le provocan rechazo), son tóxicas para el hígado, con sus consecuencias en una vaca de alta producción. Estos clostridios directamente también pueden causar una toxinfección con muertes repentinas y sin apenas sintomatología.

Ilustración 1 vista del clostridio con forma de palillo de tambo con sus esporas en los extremos

Ilustración 1 vista del clostridio con forma de palillo de tambo con sus esporas en los extremos

En la siguiente tabla se puede apreciar como es necesaria, cuanta más humedad tenga el silo, una mayor producción de ácidos y pH´s más bajos. O lo que es lo mismo: menos materia seca (MS). Por debajo de estos pH´s tendremos una buena conservación y no deberíamos tener problemas de clostridios:

OPTISIL_2

Recomendamos los cortes directos con el presecado mínimo que obliga el proceso del ensilado

A finales del siglo XX las tácticas que se utilizaban eran o bien subir la MS con altos presecados cuando el tiempo lo permitía (para no hacer tan necesaria la producción de ácidos) o bien cuando el tiempo no permitía estos presecados, hacer el corte directo con la adición de fórmico para bajar el pH de una forma artificial.

Con el presecado reducimos el valor nutritivo del silo, pues la planta quema azúcares mientras está extendida en el campo ya que cortada, sigue respirando. Además, el proceso hace que la calidad de la proteína global baje (se hace más amoniacal la degradable y demasiado indigestible la no degradable). Aparte de estas pérdidas nutritivas, lo más grave es que una vez abierto el silo y debido a la dificultad de compactación, va penetrando aire al interior. Esto favorece que hongos y levaduras se sumen a la fiesta y sigan consumiendo el silo, pues también se alimentan de él produciendo calor y haciendo que el silo sea rechazado por los animales.

Si los hongos tuvieran esta capacidad y las circunstancias para su producción fuesen las deseables, la posible producción de micotoxinas agravaría mucho más el problema. La adición de fórmico, aunque con buenos resultados desde el punto de vista nutricional y de conservación, resulta muy irritante, causando muchos accidentes en los manipuladores y resultando corrosivo para la maquinaria.

En el siglo XXI tenemos herramientas que nos permiten ensilar la hierba prácticamente en cualquier circunstancia, siempre y cuando podamos acercarnos a las praderas con la maquinaría. Para no perder valor nutritivo y favorecer la compactación evitando así que crezcan hongos y levaduras recomendamos los cortes directos con el presecado mínimo que obliga el proceso del ensilado. El nitrito sódico y la hexamina del Optisil Forgrass a dosis adecuadas destruyen el clostridio y también sus esporas, que son las formas de resistencia que usa para perpetuarse cuando las circunstancias ambientales se le vuelven poco idóneas.

Si las circunstancias atmosféricas o la técnica de la cosecha nos abocan a silos algo más secos, próximos al treinta por ciento, usaremos nuestro Optisil Protech: la acción antifúngica del benzoato y el propionato se unen a la antibacteriana del nitrito sódico, una solución de amplio espectro.

Nuestro equipo técnico comercial de XESGA y ADIAL realiza cursos de formación como los Talleres SILOAPRENDE para ganaderos y técnicos, analíticas especiales de conservación, prestación de aplicadores para nuestros conservantes y AUDITORIAS de silos cuyos resultados pongo a continuación un ejemplo:

OPTISIL_3 OPTISIL_4 OPTISIL_5 OPTISIL_6

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información