La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Dos ganaderías modelo en la mejora de grasa y proteína de la leche

Una granja estabulada de Monterroso, Casa Grande de Fente, y otra en pastoreo de Rodeiro, Casa Lameiro, destacan por los aumentos de calidades en los últimos años, un logro que se debe en buena medida al uso del pienso complementario Complet G-P

Dos ganaderías modelo en la mejora de grasa y proteína de la leche

Luis Quintá, de Casa Lameiro, con parte de su rebaño en los pastos.

Aumentar las calidadades de la leche y mantenerlas estables a lo largo del año es una de las cuestiones de manejo que más preocupa a las ganaderías en los últimos tiempos, pues las exigencias del mercado y las primas pagadas por las industrias lácteas obligan a ello. Hablamos con dos granjas que se han distinguido en los últimos años por una mejora sustancial de sus niveles de grasa y proteína, una ganadería estabulada de Monterroso (Lugo), Casa Grande de Fente, y otra en pastoreo de Rodeiro (Pontevedra), Casa Lameiro. Ambas emplean el Complet G-P, un pienso complementario para mejorar las calidades.

El caso más llamativo es el de Casa Lameiro, una ganadería en pastoreo que sufría en verano tradicionales bajadas de calidades, quedándose en unos 3,50 de grasa y en 3 de proteína. Fruto de la preocupación por mejorar esos parámetros, la ganadería optó a inicios de julio del pasado año por comenzar a aportarle a los animales medio kilo de Complet G-P por vaca y día.

“En dos meses mejoramos 7 décimas de grasa, pasando de 3,49 a 4,16, y 3 décimas de proteina” (Luis Quintá, Casa Lameiro)

“En dos meses mejoramos casi 7 décimas de grasa, pasando de un 3,49 de grasa el 4 de julio, día en el que comenzamos, a picos de 4,16 en septiembre”, explica Luis Quintá, de Casa Lameiro, que gestiona la ganadería conjuntamente con su padre, quien se ocupa del día a día. “En proteína, la mejora fue de unas 3 décimas, de 3 a 3,30”, señala.

En cuanto a medias mensuales, sólo en el primer mes de aportación del producto, Casa Lameiro pasó de 3,53 de grasa de junio a 3,75 de julio, y de 3,03 de proteína a 3,18.

Tanto en verano como en invierno, la ganadería complementa el pastoreo con una ración de carro que va variando en función de la disponibilidad de pasto, pero aun así, el verano venía siendo tradicionalmente una época complicada para el rebaño. “El año pasado, estábamos con el carro desde mediados de mayo, complementando el pasto sobre todo con maíz y 7 kilos de pienso, con punteos, pero llegamos a julio con menos del 3,50 de grasa y con un 3 de proteína”, recuerda Luis.

La incorporación de 0,5 kilos de Complet G-P a la ración consolidó una mejora exponencial, por lo que la explotación decidió mantener el producto en la ración ininterrumpidamente desde comienzos de julio del pasado año hasta febrero de este año.

“Para la primavera decidimos parar temporalmente de darlo, ya que los animales están muchas horas fuera y tienen una alimentación con menos energía. Pensamos que este complemento es bueno aportarlo cuando las vacas tienen una suficiente ingesta de energía”, explica Luis Quintá, de Casa Lameiro. La explotación tiene previsto retomar el uso del Complet G-P en breve, en cuanto los pastos pierdan proteína y se hagan más fibrosos, y mantenerlo en la ración igual que el pasado año, hasta la próxima primavera.

Beneficios
La mejora de las calidades es una cuestión de rentabilidad para la granja, pues la empresa que les recoge, Peñasanta, paga un suplemento de 3 euros por décima de grasa que sube de 3,70 y otro tanto por décima de proteína que pasa del 3,20.

Otro punto importante para la granja es la mejora que experimentaron con el Complet G-P en aspectos como la recría y la fertilidad. “En verano siempre teníamos dos meses críticos de dificultades para que las vacas quedaran preñadas, pero el año pasado fue diferente. Las vacas estaban mejor”, explica Luis, que destaca además la mejora del estado sanitario de las terneras de recría. Mantener las calidades de la leche repercute también en los becerros, pues si tienes calidades bajas y les das la leche de las madres, estás alimentándolos con agua. Una buen leche les sienta mejor”, valora la ganadería.

Casa Lameiro está potenciando la recría propia para mejorar y aumentar su cabaña.

Casa Lameiro está potenciando la recría propia para mejorar y aumentar su cabaña.

Casa Lameiro
Casa Lameiro, de Rodeiro (Pontevedra) es una ganadería que tiene en la actualidad unas 30 vacas en ordeño y cerca de otros 30 animales entre novillas y vacas secas. Su objetivo a corto plazo pasa por situarse alrededor de los 36 animales en ordeño.

La ganadería se distinguió en los últimos años por el cuidado de la genética, un terreno en el que Luis trabaja como comercial. “A la hora de elegir los toros, nos fijamos en cuestiones como grasa, proteína, conformación, longevidad y fertilidad. Que una vaca empreñe bien es más rentable que otra con mejor producción y que tenga los partos en intervalos mayores”, valora Luis Quintá. “Inseminamos con semen sexado a todas las hembras de las que nos interesa tener recría, y el resto lo inseminamos para carne con razas como azul belga o angus”, señala.

La explotación también busca mejorar la cabaña por medio de compras puntuales de novillas, como la que protagonizó recientemente en la subasta de élite de ganado frisón de Curtis, donde se hizo, conjuntamente con otro productor, con Cundis Miriam Hotline FIV ET, por la que pagaron un precio total de 6.000 euros.

Casa Grande de Fente

“Nos interesa producir kilos de grasa y proteína, no litros de leche”

Antonio Gayoso, en su ganadería en Monterroso.

Antonio Gayoso, en su ganadería en Monterroso.

Casa Grande de Fente, en Monterroso, gestionada por Antonio Gayoso, es una ganadería estabulada con alrededor de 50 vacas en ordeño que consolidó en los últimos seis años una dirección de trabajo clara. Quieren vacas de buena conformación y buena genética, bien cuidadas y con un manejo orientado a producir sólidos. La granja está mejorando progresivamente en calidades, aumentando también litros de leche, aunque Antonio sitúa su prioridad en los sólidos: “Nos interesa producir kilos de grasa y proteína, no litros de leche”, subraya.

La ganadería le entrega la producción a Entrepinares desde 2013, momento en el que comenzó a orientar su trabajo a aumentar la producción de sólidos en la leche. A Antonio le gustaron de siempre los buenos animales, desde que de joven comenzó a colaborar en concursos de ganado y escuelas de jueces.

“Soy partidario de tener menos vacas pero cuidadas, que muchas y mal” (Antonio Gayoso)

En aquel momento, la explotación familiar, gestionada por su padre, tenía un ganado muy distinto del que él veía en los certámenes, así que cuando se puso al frente de la granja decidió dar un cambio, orientándose a mejorar la genética. Siempre valoró los toros por las familias de vacas y teniendo en cuenta su ICO, unos parámetros a los que añadió en los últimos años la búsqueda de toros positivos a grasa y proteína y con el genotipo BB en la kappa caseína.

La explotación se hizo además con varios ejemplares destacados en subastas, como fue el caso de la novilla Vistahermosa Doorman Fani Et, comprada en la última subasta de Vegadeo, o animales de la Ganadería Nodi (Barreiros, Lugo). También tiene en mente comenzar a trabajar en breve con embriones.

La alimentación es otro de los apartados que cuida la ganadería en la búsqueda de una mejora de calidades. Antonio fue de las primeras explotaciones que incorporó en verano del 2017 el Complet G-P, el pienso complementario para vacuno de leche diseñado en el marco del proyecto gallego Especialidades. El objetivo del Complet G-P es el de mejorar, estabilizar y desestacionalizar los niveles de grasa y de proteína de la leche. La ganadería le suministra a cada vaca una ración diaria de 24 kilos de maíz, 15 de hierba, 11,5 de pienso y 0,5 de Complet G-P.

La granja destaca por la genética y cuidado de sus vacas. Los animales cuentan con cama de paja, "más cómoda y que además sirve de abono para las tierras", valora Antonio.

La granja destaca por la genética y cuidado de sus vacas. Los animales cuentan con cama de paja, “más cómoda y que además sirve de abono para las tierras”, valora Antonio.

Desde que comenzó a usar el Complet G-P, la explotación mejoró varias décimas de grasa y proteína. Si antes de usar el producto, en el primer semestre del 2017, la ganadería tuvo unas medias de 4,10 de grasa y 3,40 de proteína, cifras ya de por sí buenas, en el segundo semestre de ese año, ya con el Complet G-P, consiguió un promedio de 4,32 de grasa y 3,55 de proteína. La producción de leche fue además superior en el segundo semestre (34,5 litros por 34 en el primer semestre), una línea de crecimiento que continuó en los últimos meses.

La granja mantiene unas calidades estables de la leche en los últimos meses, comenzando los primeros meses del 2019 con un promedio de 4,30 de grasa y 3,52 proteína. “Está claro que estamos satisfechos con el resultado del Complet G-P. Tampoco se puede decir que toda la mejora de la ganadería sea del producto, ya que estamos también trabajando la genética de los animales, pero es un producto que, conjuntamente con otros aspectos de manejo, da muy buen resultado. Las vacas da gusto verlas, tienen la piel brillante”, concluye Antonio, que destaca que es partidario de tener “menos vacas pero bien cuidadas, que muchas y mal”.

bodegon complet gp final

Sobre el Complet G-P

El Complet G-P nace en el marco de un proyecto gallego denominado Especialidades con el objetivo de poner a disposición de las ganaderías un pienso complementario que sea realmente efectivo en la mejora de las calidades de la leche. El producto está diseñado a partir de una combinación excelente de fibras de alta digestibilidad y aditivos específicos de origen natural y se plantea como un complemento de la ración diaria en aplicación continuada a lo largo de todo el ciclo de lactación.

La recomendación de dosificación es de 0,5 kilos de Complet G-P por vaca y día, añadiéndoselo a mayores a la ración habitual. A tal fin, Complet G-P se presenta en un formato especialmente manejable, granulado y ensacado, lo que facilita la dosificación.

A estas alturas, y desde su lanzamiento en pruebas en el segundo semestre del 2017, ya se llevan realizado ensayos de aplicación de Complet G-P en más de 45 granjas gallegas con resultados tan positivos como mejoras de 2,5 décimas de proteína y 4 décimas de grasa en comparación con la situación previa a su uso. Ademáis, tal y como se pretendía, el Complet G-P moderó de manera muy importante las tradicionales bajadas de calidades en situaciones de estrés por calor y, en el caso de las ganaderías en pastoreo, contribuyó a un mayor equilibrio estacional de la grasa, de las calidades de la leche y del estado general de la cabaña.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información