Tendencias en la UE, más sólidos en leche, menos leche líquida en el mercado

Las previsiones de la Comisión Europea apuntan a leves aumentos de producción en el 2020 que serían absorbidos por el mercado de quesos, mantequilla y leche en polvo

Tendencias en la UE, más sólidos en leche, menos leche líquida en el mercado

La campaña 2019 se está caracterizando en el conjunto de la Unión Europea por aumentos significativos en la producción de sólidos lácteos, tanto grasa como proteína. Hay un aumento de la producción de grasa del 1,3% y de proteína del 1,5%, con un aumento de producción de leche que ronda el 0,5%. Ese crecimiento de los sólidos, que permitirá un aumento de la fabricación de derivados lácteos, va acorde con las tendencias de mercado en la UE, que apuntan a crecimientos de los mercados de quesos, mantequilla y leche en polvo, en tanto la leche líquida mantiene una línea a la baja en toda Europa.

Las ventas de leche líquida acabarán el año con una caída del 1% en el conjunto de la UE y se espera que la tendencia a la baja continúe en una línea similar en el 2020. El mercado de exportación de leche líquida está funcionando bien (+20% en el 2019), a pesar de las dificultades de volumen que tiene esta leche para viajar, pero las ventas al exterior representan sólo un 3% de la producción total de leche líquida.

El mercado de bebidas vegetales equivale en la UE a un 4% de las ventas de leche líquida

Los esfuerzos de las industrias lácteas por diversificar la oferta de leche líquida, con gamas como la leche de pastoreo o la leche de vacas alimentadas sin transgénicos, no están consiguiendo frenar el descenso del consumo interno, según el análisis de la Comisión Europea.

Entre tanto, las bebidas vegetales, que desde hace años se apuntan como una amenaza para la leche líquida, representan en realidad sólo un volumen equivalente al 4% de las ventas totales de leche en la UE, según la Comisión. Hay fabricantes lácteos que están incluyendo las bebidas vegetales en su oferta, pero eso no les está permitiendo compensar la bajada de la venta de leche líquida.

Buenas perspectivas para quesos y derivados
El comportamiento del consumo total de productos lácteos en la UE se presenta, sin embargo, positivo, con aumentos de consumo previstos de un 0,5% para el 2019 y de un 0,3% en el 2020. Esas buenas perspectivas se centran en quesos y derivados lácteos, que crecen tanto en el mercado interior como en el de exportación.

Las industrias concluirán este año con un crecimiento del 1% en la producción de quesos y con una subida del 2% en las exportaciones. Esa tendencia se desacelerará el próximo año, pero el 2020 mantendrá números positivos de aumentos de producción (+0,6%) y de exportaciones (+1,5%), según la Comisión, si bien habrá que ver cómo evolucionan los conflictos comerciales con países como Estados Unidos, que estaba acaparando este año el grueso del aumento de las exportaciones europeas de quesos.

En leche en polvo, hay buenas perspectivas de aumentos de producción en el 2020 (+5%) y de ventas al exterior, una situación que se repite en el mercado de la mantequilla, con previsiones de crecimiento de un 2,5% en el 2020. En los últimos meses bajó el precio de la grasa láctea, convertiendo a la mantequilla europea en más competitiva en el mercado global. La Comisión también prevé que se pueda revertir el proceso que se había dado en la industria alimentaria de sustituír la grasa láctea por grasas vegetales, dados los altos precios de la grasa de la leche.

Perspectivas de producción en el 2020
La reducción de la cabaña ganadera láctea que se está experimentando en el conjunto de la UE, unida a una desaceleración de la mejora de rendimientos productivos, lleva a la Comisión a ser modesta en sus previsiones de crecimiento de producción para el 2020. Se espera que el próximo año finalice con un 0,5% más de leche entregada que este ejercicio.

Por países, continuará habiendo significativas diferencias. En países como Francia o Alemania se están produciendo leves bajadas de producción por factores como la sequía estival, que empeoró la cosecha de hierba y de maíz. Otros países, sin embargo, mantienen una línea al alza, con el caso paradigmático de Irlanda, que está creciendo un 8% en relación al año anterior.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información