Tasa de preñez de 21 días: Cómo conseguir una alta eficiencia reproductiva en vacuno de leche

Antonio Jiménez, director técnico de ganado vacuno de Ceva Salud Animal, impartió en Otur (Asturias) una conferencia organizada por la cooperativa Campoastur sobre cómo lograr una buena tasa de preñez de 21 días. El autor nos ofrece unas claves para conseguirlo

Tasa de preñez de 21 días: Cómo conseguir una alta eficiencia reproductiva en vacuno de leche

Al hablar de reproducción en vacuno lechero es necesario aclarar algunas ideas para entender el concepto de alta eficiencia en explotaciones que frecuentemente suelen contar con su propia reposición:

1) Cuando usamos la palabra “fertilidad”, normalmente nos referimos a la “Tasa de concepción”; es decir, al porcentaje de gestaciones que conseguimos de un número de inseminaciones realizadas en un periodo de tiempo. Mejorar la tasa de concepción es siempre positivo, pero lo realmente importante es mejorar el porcentaje de preñeces que conseguimos del total de vacas que queremos dejar preñadas en ese periodo de tiempo. Es lo que se conoce como“Tasa de preñez de 21 días” o “Pregnancy Rate” en inglés.

“La clave es mejorar el porcentaje de preñeces que conseguimos del total de vacas que queremos dejar preñadas en un período de tiempo”

Este índice nos informa mejor sobre nuestra eficiencia reproductiva que la fertilidad o tasa de concepción. Así, si en un periodo de tiempo de 21 días tenemos 100 vacas disponibles para quedar preñadas y solamente inseminamos 50, generando 15 gestaciones, en el fondo, aunque nuestra fertilidad ha sido aceptable, hemos conseguido sólo 15 gestaciones de un total de 100 vacas que teníamos  disponibles, lo cual es un ritmo por debajo del deseable para mantener bien la explotación.

2) Por otro lado, aunque se suele pensar más en las vacas adultas, es muy importante tener en cuenta que muchas de las gestaciones necesarias para hacer leche en una explotación (aproximadamente un 30%), van a proceder de las novillas que nunca han parido.

En el programa de reproducción debemos incluir también a las novillas

En explotaciones en las que un tercio aproximado de las vacas en ordeño durante un año son vacas que han tenido su primer parto ese año, las novillas, animales muy fértiles, constituyen una gran oportunidad de generar las gestaciones necesarias que nos darán lactaciones al cabo de 9 meses. Por eso, al hablar de mejorar la eficiencia reproductiva en una explotación debemos incluir en el programa de reproducción también a las novillas.

Importancia de una alta eficiencia en los primeros ciclos tras el periodo de espera voluntario

Una limitación importante de la tasa de preñez de 21 días (evaluada por fecha de calendario) es que consideramos como vacas elegibles de una misma forma a las vacas, estén paridas de poco tiempo o de mucho. El hecho de conseguir una alta eficiencia reproductiva en los primeros ciclos después del periodo de espera voluntario es mucho más importante que en los siguientes, ya que habrá más vacas que quedan gestantes cuando queremos. Esta es la razón por la que cada vez más explotaciones no sólo trabajan intensamente cuidando a las vacas en preparto y posparto, sino que también usan protocolos de fertilidad de una forma sistemática para primera inseminación posparto.

El uso de un protocolo de fertilidad de una forma sistemática a todas las vacas para primera inseminación posparto (en rojo) puede permitir adelantar las gestaciones incluso retrasando el periodo de espera voluntario respecto a los sistemas tradicionales (en azul): 

antonio_ceva_preñez

Aun así, se necesitará siempre una correcta detección de celos de retorno (los celos de 21 d después de la inseminación en las vacas que no quedaron preñadas) y un sistema rápido y eficiente de resincronización de vacas diagnosticadas vacías, que nos proporcionen intervalos entre inseminaciones lo más cortos posible.

Conseguir buenas tasas de preñez a partir de la primera inseminación según aumentan los días posparto de las vacas es también muy importante: según aumentan los días en leche, la eficiencia reproductiva irá teniendo menos importancia en reducir el tiempo medio en que quedan las vacas preñadas, pero tendrá más importancia en reducir las eliminaciones debidas a infertilidad.

Protocolos de fertilidad y su uso estratégico en el manejo reproductivo de la explotación

El desarrollo del protocolo Ovsynch o GPG hace ya más de 20 años fue muy valioso para las explotaciones de vacas de leche a nivel mundial, ya que permite aumentar la tasa de inseminación. Desde su creación hasta ahora se han desarrollado algunas modificaciones del Ovsynch que pueden permitir aumentar la tasa de concepción. Algunas de estas modificaciones son las diferentes modalidades de presincronización, el uso de dos dosis de prostaglandina separadas 24 h y el uso de un dispositivo intravaginal de progesterona

Estos protocolos deben ser adaptados por los veterinarios a las características de cada explotación y aumentan tanto las tasas de inseminación como las tasas de concepción. De esta manera, permiten conseguir tasas de preñez de 21 d sin precedentes en explotaciones de vacas de alta producción.

Elementos clave: Un buen manejo por parte del ganadero y el papel del veterinario 

El primer paso para lograr una alta eficiencia reproductiva es que el ganadero haga un buen manejo de los animales dentro de un programa de trabajo con los técnicos con los que trabaja.

Algunas de las áreas de mejora identificadas de forma frecuente en las vacas adultas de muchas explotaciones son la pérdida excesiva de condición corporal, altos índices de algunas enfermedades como cetosis, metritis o diferentes tipos de cojeras, así como deficiencias en los índices de bienestar como sobrepoblación o estrés por calor.

En las novillas también es frecuente que haya áreas de mejora en la gestión de la salud (diarreas neonatales y síndrome respiratorio bovino) y crecimiento, que terminan impactando en la edad al primer parto, y también es muy frecuente que no se dedique atención suficiente a la detección de celos.

Por otro lado, a la hora de llevar a la práctica un programa de control reproductivo adaptado a cada explotación, las exploraciones de los animales y la supervisión del programa, junto con la prescripción y control de medicamentos deberán ser realizadas por un veterinario. El veterinario debe ser el responsable del control de estos programas.

Más información: [email protected]

 

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información