Sat Regueiro Branco: una ganadería innovadora en la producción de forrajes

Esta explotación de vacuno de leche de Ordes optó por incrementar la superficie de praderas permanentes, reducir la de maíz utilizando ciclos más largos y apostar por la cebada mezclada con veza como cultivo de invierno. El resultado: forrajes de mayor calidad y reducción de gastos en los cultivos

Sat Regueiro Branco: una ganadería innovadora en la producción de forrajes

De izquierda a derecha: José María, José Martín, Manuel y Álvaro

Sat Regueiro Branco es una de las principales ganaderías de vacuno de leche de la comarca de Ordes. Constituida en el 2010, está formada por cinco socios que previamente ya compartían trabajos agrícolas en común a través de una Cuma: José María, Álvaro, José Martín, María Carmen y Manuel.

“Partíamos de explotaciones familiares de carácter individual y la mayoría precisábamos hacer inversiones en breve, y después de mucho hablar, vimos que era más viable hacerlo en común juntando las tierras y los animales”, explica Álvaro, socio de esta Sat, que tomó el nombre de la parcela que compraron para construir el establo.

Cuentan con 290 animales adultos, de los que 260 son vacas en ordeño, y 30 secas, y las terneras y las novillas rondan los 220 animales. Su producción anual supera los 3 millones de kilos de leche.

Su base territorial es de alrededor 120 hectáreas, entre propias y alquiladas. Precisamente, es la gestión y el manejo que realizan de los cultivos uno de los aspectos más innovadores de Sat Regueiro Branco.

Manejo de la base territorial: más y mejores forrajes con cereales de invierno y mayor superficie de praderas permanentes

Y es que esta ganadería partía de un sistema de rotación casi al 80% de maíz forrajero en verano y raigrás italiano en invierno, dejando el resto a barbecho y algo de pradera permanente. Sin embargo hace tres años empezaron a sustituir el raigrass de invierno por una mezcla de cereales y leguminosas, y a aumentar la superficie de pradera permanente en detrimento de la superficie de maíz.

“Empezamos con triticale y trébol alejandrino, que daba unos buenos rendimientos por hectárea a bajos costes, pero no nos convenció, por lo que pasamos hace dos años a hacer un ensayo con cebada mezclada con veza, con unos resultados muy buenos tanto en producción como en proteína -un 15,5% de Proteína Bruta-, de forma que en esta campaña sembramos unas 25 hectáreas en el mes de octubre que ensilaremos en abril”, explica Álvaro, socio de Sat Regueiro Branco.

Al mismo tiempo, también están introduciendo la alfalfa con buenos resultados como cultivo permanente. Empezaron con una parcela de 2,5 hectáreas y el pasado septiembre ya sembraron 7,5 hectáreas, “un cultivo que con algo de cuidado, y aplicándole un herbicida en esta época, se da perfectamente en Galicia”. Emplean las variedades Marina y Claudia, especiales para ensilado en verde, y la ensilan en rollos, con unas calidades de proteína que rondan el 19%.

La otra estrategia de esta ganadería fue aumentar la superficie de praderas permanentes de raigrás inglés. Así, pasaron de unas 20 hectáreas a 50, que renuevan cada 4 años y que les permiten optimizar el aprovechamiento de la hierba tanto para ensilado como para pastoreo de las novillas en las fincas más próximas al establo.

“Con este sistema gastamos menos y producimos lo mismo y de más calidad”

“Con las praderas permanentes -explica Álvaro- sacamos más cantidad de hierba que con las temporales y de mayor calidad, con un porcentaje de proteína que en la última campaña fue del 15,5%”, por encima del promedio de los silos de hierba de Galicia, situada en el 12,1% en 2016.

Esta reorientación de los cultivos les permitió bajar la superficie de maíz forrajero de 85 a unas 60 hectáreas en la actualidad. “Al tener cereales de invierno y, sobre todo, al tener más pradera, nos permite sembrar antes el maíz e ir a ciclos más largos, en torno a 500, que tienen un mayor rendimiento, con lo cual nos compensa el descenso de la superficie”, destacan desde Sat Regueiro Blanco.

En resumen, las principales ventajas que le ven los socios de esta ganadería a este sistema de gestión de los cultivos “es que tienes hierba y forrajes de cereal con leguminosas de mayor cantidad y calidades; puedes sembrar ciclos más largos y productivos de maíz, y tienes mucho menos gasto y menos trabajo al arar y sembrar cada año menos superficie”. Y eso, respetando los criterios de la PAC.

“El sistema de alternar año tras año el 100% de la superficie con maíz y después con raigrás italiano, lleva a mucho gasto y a no coger ni buen maíz ni buenas calidades y cantidades de hierba”, opina Álvaro.

Producción y calidades de la leche

Con estos forrajes en Sat Regueiro Branco elaboran una ración única de 30 kilos de maíz, 15 kilos de hierba (de los que dos tercios son de silo de hierba y un tercio de cereal con veza), 0,5 kilos de paja y alrededor de 11 kilos de concentrado.

Con esta alimentación las vacas producen en torno a 36 litros de leche al día. Las calidades rondan el 3,9 de grasa y 3,35 de promedio de proteína en los últimos meses y, en bacteriología, el Recuento de Células somáticas está entre 120 y 160.000.

Genética y reproducción: apuesta por el semen sexado en novillas y por la inseminación con carne

En cuanto a la reproducción y a la selección genética, en esta ganadería emplean semen sexado en las novillas para tener descendientes de los animales con mejor genética y mejores índices de Conafe, y han previsto a corto plazo realizar genotipado de las becerras para ser más precisos en la selección genética.

De este modo, en alrededor del 80% de las novillas emplean semen sexado, y en el resto inseminan con raza Angus. En cuanto a las vacas, emplean semen de Limousin en un 30%, las de peores índices genéticos, y en el resto de las vacas emplean semen convencional.

“No tenemos necesidad de tanta recría y vemos que en genética avanzas más no recriando de las vacas malas”, concluyen desde esta ganadería.

Organización del trabajo

Uno de los objetivos de la creación de Sat Regueiro Branco fue que los socios mejorasen su calidad de vida, en forma de tiempo libre.

Para esto, los 6 trabajadores de esta ganadería (5 socios y 1 asalariado) se reparten en dos equipos que libran dos fines de semana alternos al mes, más un día por la semana, 8 días mensuales en total. Un sistema que repiten para los días festivos.

Para las vacaciones de verano todos cogen un mes de vacaciones en dos quincenas repartidas en los meses de julio y agosto.

Cuberta móvil para o silo de herba

Futuro: “El futuro pasa por tener base territorial y no endeudarse demasiado”

En cuanto al margen de mejora, en SAT Regueiro Branco quieren seguir trabajando sobre todo en recría y en el cuidado de las vacas secas. También en bienestar animal, con un establo en el que prime el bienestar animal y no haya saturación, porque redunda tanto en el estrés de la vaca como en su producción, algo que experimentaron directamente al tener que reducir vacas en producción en el año 2016.

Otras mejoras de menor dimensión, pero no por eso de menor importancia, son ampliar el sistema de cobertura móvil de los silos de hierba a los silos de maíz, así como meter plásticos en las paredes de los silos, algo que redunda en menores pérdidas y mayores calidades.

Las claves de la rentabilidad para la Sat Regueiro Branco:

-Tener más base territorial y manejarla bien para tener forrajes buenos tanto en cantidad como en calidades.

-Evitar el sobreendeudamiento: “La explotación que tenga que comprar mucho alimento y que esté endeudada lo va a tener muy difícil”.

-”Nuestro objetivo no es crecer, sino que las vacas que tengamos sean rentables”.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información