Sat Candesa: Una ganadería con futuro gracias a la unión

Sat Candesa es una ganadería de Boqueixón que nació de la unión dos granjas que no tenían viabilidad de forma independiente. Hoy es una de las principales proveedoras de leche para Queserías Bama, un referente del sector. Contamos su historia...

Sat Candesa: Una ganadería con futuro gracias a la unión

SAT Candesa es hoy en día una de las principales ganaderías del ayuntamiento de Boqueixón (A Coruña) gracias a que hace cinco años sus socios fueron capaces de ver que unirse era a mejor alternativa para mejorar su calidad de vida y asegurar el relevo generacional.

Hoy cuenta con 160 vacas en ordeño -y 350 animales en total- en un moderno establo inaugurado en enero de 2015 y cultivan algo más de 120 hectáreas de base territorial repartidas por los ayuntamientos de Boqueixón y de Santiago de Compostela. En la explotación trabajan las dos familias socias, Nieves Fandiño Mareque y su hijo Estefan Senande Fandiño, y el matrimonio formado por Elvira Fernández García y Manuel Caneda Raviña. Además, cuentan con dos asalariados, Rubén Brea Ferreiro y Manuel Gómez Segade.

“En nuestro caso, mi madre contaba con 25 vacas en ordeño, trabadas, y manejábamos unas 10 hectáreas de terreno. Yo había estado trabajando en empresas de servicios agrícolas, y de siempre tuvimos muy buena relación con nuestros vecinos Manuel y Elvira. En mi caso quería incorporarme pero la explotación no daba para dos salarios, por lo que comenzamos a hablar de crear una Sat con ellos”, explica Estefan.

Su madre, Nieves Fandiño Mareque, añade que “tengo 55 años y aún me quedan muchos años por cotizar y el trabajo, tal como era nuestro establo, ordeñando con cántaras, se me hacía cada vez más duro para hacerlo yo sola”.

Manuel Caneda: “Nos coincidió muy bien a las dos familias: nosotros queríamos ampliar y ellos querían incorporar a Estefan”

En el caso de sus vecinos de Ganadería Caneda, Manuel y Elvira ordeñaban 70 vacas y contaban con unas 30 hectáreas de base territorial. Sin embargo, sus instalaciones estaban saturadas y precisaban hacer un establo nuevo. “Teníamos 70 vacas en un establo diseñado para 40 y, si queríamos continuar, estábamos abocados sí o sí a ampliar”, reconoce Manuel. “Nos coincidió muy bien a las dos familias”, destaca.

Así fue cómo constituyeron SAT Candesa en el año 2013 y en enero de 2015 trasladaron todo el rebaño para las nuevas instalaciones, en las que invirtieron cerca de 1 millón de euros.

“En los dos años previos estuvimos recriando muchos animales, porque nuestro objetivo era no gastar en comprar ganado. Así, cuando vinimos teníamos en total sobre 100 novillas y otras 100 vacas en ordeño”, explica Manuel

La valoración que hacen hoy de la decisión tomada es muy positiva. “Podemos turnarnos y si alguien enferma o precisa coger un día no hay problema, pero se estuviéramos solos sería un handicap muy grave”, destaca Estefan.

Por su parte, Manuel valora que “lo más importante en una SAT es el capital humano, por muy buenas instalaciones y ganado que tuviéramos, si no nos entendiésemos bien la ganadería no iría adelante”.

Organizan el trabajo de forma que Felisa, Elvira y los empleados se encargan del ordeño; Estefan y los empleados de la maquinaria y de los trabajos agrícolas y Manuel de la reproducción y de la sanidad animal.

Están haciendo selección genética para el genotipo BB de la Kappa Caseína

Otro factor clave que los animó a embarcarse en este proyecto fue el apoyo de la Cooperativa Pico Sacro. “Cuando nos reunimos con ellos nos presentó un proyecto muy interesante para venderle leche en exclusiva a Queserías Bama, y decidimos sumarnos”, destaca Manuel.

La quesería les garantiza la recogida y a cambio les exige unos estándares de calidad, con controles de la leche y de toda la alimentación de las vacas. “El proyecto de Bama y de Pico Sacro nos da confianza en el futuro porque nos permite aumentar la producción tanto como queramos”, subraya Estefan.

Actualmente, las vacas de SAT Candesa producen una media de 37 litros al día con un promedio de 3,9% de grasa y 3,3% de proteína. Queserías Bama les garantiza el precio de la leche todo el año, una estabilidad que se traduce en un precio medio final en esta ganadería de entre 34 y 35 céntimos el litro.

Precisamente, con vistas a aumentar el valor de su leche, en esta ganadería están haciendo acoplamientos para que sus vacas produzcan leche con el genotipo BB de la Kappa Caseína pues tiene hasta un 6% más de rendimiento quesero, y confían en que la industria láctea lo primará en el futuro.

En total realizan 3 ordeños para las vacas de alta producción, unas 80, y dos para las de baja producción, la otra mitad del rebaño. “A las 6 de la mañana empieza el lote de alta y luego hacemos el de baja; a mediodía solo ordeñamos el de alta y a las 7 de la tarde primero ordeñamos el de baja y luego el de alta para darles más tiempo y espaciar los ordeños”, explica Elvira.

“Lo que más nos perjudica es tener fincas pequeñas y dispersas”

La ración de las vacas en producción está compuesta por 30 kg de silo de maíz, entre 16 y 20 de silo de hierba y 10 kg de pienso para las de baja producción y 14 para las de alta. El concentrado se lo suministra la cooperativa Pico Sacro, que es también la que recoge la leche para Queserías Bama.

Todos los forrajes son producidas en la propia explotación, en unas 120 hectáreas repartidas en algo más de 100 fincas de los ayuntamientos de Boqueixón y de Santiago de Compostela.

“Las vacas con buen forraje funcionan muy bien pero con mala comida, por mucho pienso que incluyas en la ración, el rendimiento no es el mismo. Por eso queremos seguir mejorando la calidad, y sobre todo la digestibilidad de los forrajes”, reconoce Manuel.

Siembran unas 60 hectáreas de maíz forrajero, que rotan con raigráss, y otras 60 de praderas permanentes, en las que hacen dos cortes para ensilar y un tercero para hierba seca. “Muchas de las fincas son alquiladas o cedidas por los propietarios, y a cambio se las mantenemos bien cuidadas, con los márgenes bien limpios, y cuando les hay que llevar un tractor de abono para plantar las patatas se lo llevamos”, añade Estefan.

El año pasado gastaron 30.000 euros en gasóleo debido a la dispersión de las fincas

En SAT Candesa todos los trabajos agrícolas procuran realizarlos ellos tras una mala experiencia con una empresa de servicios agrarios, debido al incumplimiento de los plazos.

Pero al igual que muchas ganaderías de Galicia, la base territorial es la gran limitación de SAT Candesa para crecer y mejorar su rentabilidad. “Tenemos que trabajar en un entorno caótico, donde no hay ordenación ninguna del territorio y esto nos obliga a los ganaderos a trabajar fincas pequeñas y lejanas entre sí, cuando lo normal es que la administración nos echara una mano para que la tierra alrededor de los establos fuera trabajada por los ganaderos. Sólo el año pasado gastamos 30.000 euros en gasóleo”, se queja Manuel.

Proyectos de cara al futuro: Mejorar la recría y la genética del rebaño

En cuanto a los proyectos para el futuro, en SAT CANDESA están trabajando para mejorar la genética del rebaño y producir más con menos animales. No en vano, una de las ganaderías fundadoras, Ganadería Casa Caneda, fue elegida la segunda mejor explotación de España por ICO en el año 2008 y uno de sus animales, Bos Caneda Naomi Storm ET recibió en el 2014 la Medalla de Oro de CONAFE después de conseguir 15 estrellas.

Así, en este momento, una vez cubiertas todas las plazas del nuevo establo, están seleccionando las mejores vacas y novillas para inseminar con Holstein, principalmente con toros de Xenética Fontao, y en el 60% restante inseminan con Azul Belga, una raza cárnica cuyos terneros se los pagan a mejor precio y que permite a las vacas estar más días en leche.

“Nuestra aspiración es tener vacas que produzcan 40 litros de promedio y estar siempre por encima del 3,7% de grasa y del 3,2% de proteína, células por debajo de 200.000 y bacteriología por debajo de 10”, resume Manuel

Otro de los cambios que piensan hacer es construir nuevos silos al lado del establo, pues los actuales están en las instalaciones viejas, donde también está la recría.

“Estamos ampliando la zona de vacas secas y la paridera y estamos construyendo un sitio específico para las terneras, con el objetivo de mejorar la recría e instalar un milktaxi y no tener que andar con calderos”, añade este ganadero.

Reportaje de Ganadería Caneda en 2014: 

candesa sat caneda 1

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información