Reducción de costes en una explotación de vacuno de leche en intensivo

Resumen de la potencia de Joaquim Baucells, veterinario asesor de leche de Centre Veterinari Tona (CVTONA) en las charlas informativas que celebraron en Ordes las agrupaciones de defensa sanitaria ganadera de Mesía y Frades.

Reducción de costes en una explotación de vacuno de leche en intensivo

Vacas en una granja

Reducir los costes de producción y aumentar la eficiencia es la estrategia dominante en las explotaciones ganaderas desde hace varios años para poder competir en un mercado desregulado. Para poder avanzar en ese objetivo las agrupaciones de defensa sanitaria ganadera de Mesía y Frades organizaron la pasada semana en Ordes unas charlas informativas, en las que participó Joaquim Baucells, veterinario asesor de leche de Centre Veterinari Tona (CVTONA), de Cataluña.

Su ponencia “Costes de la producción de leche una herramienta para mejorar la supervivencia” se centró en un modelo de explotación altamente intensiva, y en la que el ganadero no tiene por qué producir sus propios forrajes, más propia de comunidades como Valencia, Castilla la Mancha o Cataluña.

Desde su punto de vista, la estrategia del sector lácteo en su conjunto en el actual escenario “debe pasar primero por defender el consumo de leche” y para el ganadero en particular “mejorar el rendimiento y la productividad de la explotación”. “Hoy -subrayó- la competitividad es un factor de supervivencia, que pasa por producir leche o más barata, o producir una leche diferente”.

En este sentido, y partiendo de que “más que hablar de precio justo de la leche, debemos hablar de costes de producción”.

A este respecto, Baucells incidió en que para calcular los costes de producción “es imprescindible que sean reales, porque unos costes de producción incorrectos no solo son inútiles para la toma de decisiones, sino que son muy peligrosos para planificar el futuro”. Como ejemplo destacó que “a la hora de calcular los costes alimentarios uno de los errores más comunes en la Cornisa Cantábrica es que se minusvalora el valor del forraje propio”.

CVTONA_01

Sin embargo, Baucells incidió en que “los costes de producción son distintos para cada explotación”. Para ilustrarlo, y a falta de una base de datos actualizada en España, el veterinario asesor de CVTONA recurrió a los datos de Estados Unidos del año 2015, en el que se comparan los costes de producción de 107 granjas de vacuno de leche.

“Vemos que la gran diferencia fueron los gastos alimentarios y que hubo diferencias entre costes de producción de hasta 2.000 euros por vaca y año dependiendo de la explotación”, subrayó.

A este respecto, Baucells recomendó que, a parte de tener datos de costes reales de producción, “las cuentas de explotación hay que analizarlas cada tres meses y compararlas tanto con el entorno inmediato como con el resto del país”.

Principales errores a la hora de calcular los costes de alimentación

Partiendo que la alimentación es el principal coste de producción, de media el 60% del total, Quim Baucells explicó los principales errores que, a su juicio, se cometen en este apartado y que obstaculizan conocer el coste real de alimentación en una explotación:

-El ganadero se fía de la dieta que le proponen para su rebaño, cuando en realidad ni el precio ni las cantidades son las que en realidad consume y paga el ganadero. Es un error grave calcular el coste alimentario a partir de la dieta, ya que normalmente hay pérdidas de entre el 20 y 30%.

-Preguntar y comparar precios entre distintos proveedores de piensos y demás alimentos.

-Infravalorar el coste de producción de alimentos propios al no considerar los costes de oportunidad.

-La leche asume incorrectamente el beneficio o la pérdida de la actividad agraria del campo. Desde su punto de vista, “el campo la gran función que tiene es la absorción del estiércol de la explotación”.

-No siempre la producción propia es más barata y económica. Hay que evaluar técnica y económicamente los productos propios y los comprados, comparándolos para ver que es más rentable.

-Los productos húmedos no necesariamente son más económicos.

-Valorar también el coste de alimentación de los animales improductivos: recría y vacas secas, y que representan alrededor de un 15% del rebaño.

-No reducir la calidad ni la cantidad de alimento si ello afecta a la producción. Desde el punto de vista de Joaquim Baucells, “para reducir costes, lo más eficiente es aumentar la producción”.

-Estimar el ratio de producción y consumo: 1,3 a 1,8 litros por KG de MS

Potencial de reducción de los costes de producción

En este sentido, y partiendo siempre de un modelo de explotación altamente intensivo, y que no siempre produce sus propios forrajes, las áreas en las que más se puede reducir costes de producción en este momento son:

CVTONA_02

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información