Pastos, robot de ordeño y altas producciones de leche: la experiencia sueca

Ensayos realizados en Escandinavia con rebaños en pastoreo muestran que en condiciones de altas cantidades y calidades de pasto, es posible igualar las producciones de leche conseguidas por lotes estabulados

Pastos, robot de ordeño y altas producciones de leche: la experiencia sueca

Vacas en pastoreo en Suecia.

¿Puede competir en producción de leche un rebaño con acceso a un buen pasto, suplementado en el establo, con la producción de ganaderías estabuladas, con acceso solo a un patio de ejercicio? Este es el interrogante que llevó a investigadores suecos a desarrollar estudios comparativos con lotes de animales manejados con robot de ordeño, que en Suecia es el sistema con el que se ordeñan un 30% de las vacas.

Todas las explotaciones suecas están obligadas por ley a darle a las vacas acceso al exterior al menos durante los meses del verano. En el sur de Suecia, el clima permite que los animales tengan pastos disponibles un mínimo de 4 meses al año, pero el manejo más habitual es el de tener los animales estabulados con acceso sólo a un patio de ejercicio. En la idea de demostrar que con acceso a pastos de calidad, los animales pueden mantener altas producciones, el Swedish University of Agricultural Sciences (SLU) desarrolló cuatro estudios comparativos.

El objetivo era comprobar el resultado de distintos periodos de acceso a los pastos, con animales suplementados en el establo, en comparación con ganaderías estabuladas que permitían el mismo tiempo de acceso a patios de ejercicio. En todos los casos, los animales mantuvieron un consumo idéntico de concentrado, que en Suecia representa una parte fundamental de la dieta, con promedios de 14 kilos por animal en el pico de lactación. Sólo se varió el acceso al ensilado de hierba, que en los animales estabulados fue siempre a libre disposición, con promedios de consumo de 12 kg de materia seca.

Producción
Las experiencias de acceso a pasto con limitación del ensilado en el establo a 6 kilos diarios demostraron que con pastos de calidad se mantienen las mismas cifras de producción de leche que en las ganaderías estabuladas con patio de ejercicio, según expuso la investigadora Eva Spörndly en un seminario sobre vacuno lechero en pastoreo que se desarrolló este otoño en Lugo, organizado por el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Cataluña (Irta).

Comportamiento
El mejor comportamiento en el pastoreo se logró en un lote al que se le permitía el acceso a los pastos 4 horas a la mañana y 4 horas a la tarde, pues los animales estaban pastando 3,7 horas, un 43% del tiempo total que echaban fuera. Otras experiencias, con los animales fuera 9,5 horas continuas y 12 horas continuas, demostraron un menor tiempo de pasto, de poco más de 2 horas, lo que representó alrededor de un 20-22% del tiempo total que echaban las vacas en el exterior.

La gráfica muestra como el acceso continuo al exterior durante 12 horas es aprovechado para pastoreo sólo en un 20%. El mejor resultado se obtuvo con acceso a los pastos alterno, 4 horas por la mañana y 4 horas por la tarde.

La gráfica muestra como el acceso continuo al exterior durante 12 horas es aprovechado para pastoreo sólo en un 20%. El mejor resultado se obtuvo con acceso a los pastos alterno, 4 horas por la mañana y 4 horas por la tarde.

Distancia de los pastos, agua y suplementación

Otro estudio realizado por el SLU sueco, sobre rebaños con acceso a los pastos las 24 horas, se preguntó por la influencia que tenían en la producción de leche factores como la distancia a los pastos, la cantidad de ensilado que se suplementa en el establo o la ubicación de los puntos de agua.

La investigación que comparó un lote con acceso a pastos próximos (50-350 metros) con un lote que tenía que ir a pastos lejanos (250-860 metros), reveló que el rebaño con los pastos más cercanos producía ligeramente mayor cantidad de leche y pasaba más tiempo en el exterior y pastando.

En cuanto al suministro de ensilado, no se comprobó un efecto favorable de ofrecer ensilado a libre disposición frente al lote al que se le suministró sólo un suplemento de 3 Kg. No hubo cambios ni en la producción de leche ni en el intervalo de ordeños, el tiempo de las vacas en los pastos o los animales que había que ir a buscar para que pasaran por el robot de ordeño.

En cuanto a la ubicación de los puntos de agua, en el establo o fuera, tampoco hubo diferencias en el contexto del clima sueco, con temperaturas estivales templadas. Sí se comprobó que las vacas que sólo tenían agua en el establo pasaban sed, pues al llegar de vuelta al establo lo primero que hacían era beber grandes cantidades, pero eso no repercutió en menores producciones ni en un intervalo de ordeños más frecuente.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información