“Los contratos de la leche deberían ligarse a los costes de producción, como en Gran Bretaña”

Francisco Sineiro propone una evolución de los contratos lácteos, de forma que referencien el precio a índices objetivos y tengan en cuenta además la evolución de los gastos medios de las explotaciones

“Los contratos de la leche deberían ligarse a los costes de producción, como en Gran Bretaña”

Francisco Sineiro, a la izquierda, en las jornadas sobre perspectivas del sector lácteo.

Los contratos entre las industrias y los ganaderos presentan en Galicia una serie de defectos, según se constató en la jornada sobre perspectivas del sector lácteo organizada por Unións Agrarias. Francisco Sineiro, profesor jubilado de Economía Agraria en la Universidad de Santiago, planteó en la jornada dos cuestiones que, a su entender, deberían cumplir los contratos lácteos. “El futuro pasa por contratos que liguen la evolución del precio a índices objetivos de mercado y que tengan en cuenta los costes de producción de las granjas, como ya se hace en Gran Bretaña”, valoró.

Los actuales contratos entre industrias y ganaderos en Galicia son criticados en el sector por sus sitemas de fijación de precios. Sineiro incidió en que era práctica habitual en las industrias referenciar la evolución del precio del contrato al precio medio de la leche en España o en Galicia, de acuerdo con las estadísticas publicadas por el Fondo Español de Garantía Agraria (Fega), lo que en una época de recuperación, como la actual, está limitando el repunte de los precios. “El precio Fega no es un índice objetivo de mercado que sirva para referenciar los contratos, entre otras cuestiones, porque es un índice autorreferencial a los precios pagados por las industrias”, cuestiona Sineiro.

La cadena de supermercados Tesco tiene un acuerdo que permite que las granjas cobren la leche teniendo en cuenta la evolución de sus costes medios

El economista agrario abogó por contratos que se referencien a índices objetivos, como el de la Interprofesional Láctea (Inlac), y que sigan el modelo que aplica en Gran Bretaña la cadena de supermercados Tesco, que mantiene contratos que tienen en cuenta la evolución de los costos medios de las granjas.

Tesco trabaja con una consultoría agrícola independiente que recopila costos de insumos como piensos, combustible o fertilizantes. Esos datos condicionan parte de la evolución del precio de la leche que perciben las granjas, en un sistema de contratos de Tesco que integra a industrias transformadoras y granjas. Incluso si Tesco decide reducir el precio de la leche en el supermercado, ese precio podría no caer en las granjas, garantizándose un precio justo para las explotaciones.

Otro problema de los contratos en Galicia es la decisión de las industrias de apostar por contratos a precio fijo a largo plazo en fases de recuperación del mercado. Desde Unións interpretan esa práctica como un “secuestro del precio” y demandan negociaciones reales entre industrias y organizaciones de productores.

“La Administración debe facilitar los acuerdos de las industrias con los ganaderos y evitar la beligerancia de la Comisión Nacional de la Competencia” (Francisco Sineiro)

Comisión Nacional de la Competencia
La necesidad de avanzar hacia contratos que tengan en cuenta los costos de producción de las granjas llevó a Sineiro y al secretario xeral de Unións, Roberto García, a cuestionar el papel que viene desempeñando en el sector agrario la Comisión Nacional de la Competencia, que en los últimos años se distinguió por decisiones que van en perjuicio de los productores.

García advirtió en la jornada de que un órgano administrativo, que depende del Ministerio de Economía, no se puede erigir en un obstáculo que impida la labor de Gobierno, por lo que instó al secretario general de Agricultura, Fernando Miranda, presente en la sala, a que el Gobierno tome medidas para corregir el rumbo de los últimos años de la Comisión de la Competencia.

Similar valoración expresó Sineiro, quien incidió en la necesidad de acuerdos básicos entre ganaderos, industrias y cadenas de distribución. “La Administración debe prestar un apoyo efectivo a esos acuerdos y debe evitar la beligerancia de la Comisión Nacional de la Comptencia a los posibles acuerdos. El Gobierno no puede agachar la cabeza cuando esta Comisión se equivoca de manera grave”, advirtió.

Factor tierra
Otra cuestión que se abordó en las jornadas sobre las perspectivas del sector lácteo fue la cuestión territorial, que constituía una de las principales preocupaciones de los ganaderos presentes. Desde la Consellería se avanzó que habrá una nueva legislación este año para movilizar tierras abandonadas.

Por parte de Francisco Sineiro, se incidió también en la necesidad de soluciones prácticas y ágiles, como la facilitación de pequeñas concentraciones privadas de parcelas. Otra cuestión en la que incidió el economista fue la de la eucaliptización de tierras agrarias. “Igual que el Sigpac se puede utilizar para penalizar a los ganaderos, por cuestiones como los pastos arbustivos, también se puede usar para ver las parcelas agrarias que están plantadas a eucaliptos. No podemos esperar a que siempre denuncien los vecinos”, le recriminó a la Xunta.

Galicia aumentó su producción un 2,9% en el 2018

El último informe del Fondo Español de Garantía Agraria (Fega) presenta un balance positivo para Galicia en la evolución de la producción de leche, con un aumento del 2,9% en el 2018, continuando la senda de crecimiento del 2017 (+2,3 %). En el conjunto de España, el crecimiento de las entregas fue del 1,4%, un dato lastrado por la reducción de la producción detectada en los últimos cuatro meses del año.

En cifras totales, España produjo 7,1 millones de toneladas en el 2018, de las que un 38,5% corresponden a Galicia (2,739 millones de toneladas).

El dato negativo del informe está en los precios del mes de diciembre, pues bajan tanto a nivel estatal como gallego. En el conjunto de España, se quedan en 33 céntimos (-0,3 céntimos), en tanto en Galicia en 31,7 (-0,2 céntimos). Entre las comunidades vecinas, Castilla y León está en 33,4 y Asturias en 34,8 céntimos.

Como es habitual, Galicia está a la cola en precios pero sigue liderando las calidades de grasa, con el 3,90, frente al promedio peninsular del 3,80, y se encuentra en el promedio en proteína, con 3,31, frente a un promedio estatal de 3,32.

El año acabó con 13.630 granjas de leche en toda España, 800 menos que hace un año. Más de la mitad de las ganaderías se encuentran en Galicia, 7.548, 420 menos que hace un año.

image_print

Una idea sobre ““Los contratos de la leche deberían ligarse a los costes de producción, como en Gran Bretaña”

  1. Alberto

    Y dale con el eucalipto, como decimos en Galicia “non lles chega o terreo”, lo odian, lo temen, piensan ¿porque plantan ese terreno de eucaliptos cuando deberían regalarnoslo a nosotros.

    Pues no, en Galicia hay mucha gente que ha heredado los terrenos despues de que sus padres y abuelos hayan pasado hambre para mantenerlos, para que ahora se lo regalen al primero que llegue, por muy apoyado que esté por los políticos.

    Si una persona no puede plantar lo que quiere en sus terrenos, es que no es propietario. Y seguramente sea el camino que sigan las explotaciones lácteas, pobre de ellas cuando sus terrenos les interesen a los políticos.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información