La UE espera un mayor precio de la leche que palie la suba de los costos de producción

El informe de perspectivas del sector lácteo de la Comisión Europea prevé una reducción de la producción en los últimos meses del 2018 por la sequía estival generalizada, que mermó la cosecha de forrajes

La UE espera un mayor precio de la leche que palie la suba de los costos de producción

Phil Hogan, comisario de Agricultura de la UE. / Archivo.

La producción de leche ha crecido en Europa un 2% en el periodo enero-julio del 2018, pero la Comisión Europea prevé que el año finalizará solo con un aumento de un 0,8% en relación al pasado ejercicio, pues se esperan bajadas de la producción en los últimos meses del año a consecuencia de la menor cosecha de forrajes en verano en amplias zonas de Centroeuropa, caso de Alemania, Bélgica o parte de Francia.

La escasez de forraje, debida a la sequía, ya llevó en junio a un aumento del 6% en los sacrificios de ganado, en comparación con el mismo mes del año anterior, sin que hubiera una mayor reposición.

La bajada de las entregas de leche se está percibiendo también en la industria láctea, que en determinados países, como Holanda, tuvo que recurrir a mayores importaciones, si bien el caso de Holanda es especial, pues tuvo que reducir producción y cabaña ganadera por las limitaciones derivadas de la contaminación por fosfatos.

Para este otoño, la Comisión Europea prevé una recuperación estacional de los precios a nivel europeo, aunque el informe de la UE precisa que esa subida no dejará mayores márgenes en las ganaderías, que se están viendo afectadas por la subida del petróleo (+15% en la última parte del verano), de los fertilizantes (+9% desde la primavera) y de la alimentación animal.

Exportaciones y competidores
Por primera vez en los últimos cinco años, las exportaciones europeas han caido en la primera parte del año, pues fueron un 2% menores a las del 2017. La Comisión, sin embargo, mantiene las buenas previsiones para el futuro y calcula que en el 2019 aumentarán un 4,5%.

La bajada de las exportaciones encuentra una de las causas en las menores compras del mercado chino, que si en el 2016 aumentó un 22% sus compras a nivel mundial y en el 2017 lo hizo en un 16%, en la primera parte de este año sólo subió sus compras lácteas un 4%. La nota positiva es que hay compras chinas de productos de valor añadido que continúan creciendo con dobles dígitos, como las leches infantiles (+30%) o los quesos (+16%).

En cuanto a la producción de leche en el resto del mundo, otras grandes áreas productoras presentan situaciones variables. En Estados Unidos, el sector lácteo tiene un problema por el aumento de los aranceles a sus productos de algunos de sus mercados principales, como Canadá, México o China. Esa situación derivará probablemente en menores producciones de las esperadas. Australia atraviesa también un año complicado por la sequía y el aumento de los costos de producción, en tanto en el lado contrario, Nueva Zelanda está registrando esta campaña buenas cifras de producción.

Quesos, leche en polvo y mantequilla

Las industrias europeas están incrementando este año un 2% la fabricación de quesos, un producto que tiene un buen comportamiento tanto en el consumo interno (+1%) como en las exportaciones. La Comisión observa también un escenario similar para la leche en polvo desnatada, con una subida de la producción de un 2%, favorecida por el mayor consumo interno y por las mayores ventas al exterior.

Esa situación puede aliviar los altos stocks de leche en polvo que se mantienen en Europa. Las perspectivas es que el año finalice con poco más de 210.000 toneladas en intervención, por las más de 350.000 con que comenzó el año.

Distinto es el caso de la leche en polvo entera, cuya producción caerá un 13% en el global del año y seguirá por un camino parecido en próximos ejercicios. Las ventajas que tiene para la industria la fabricación de otros productos, como quesos, fórmulas infantiles o mantequilla, explican esa caída.

La mantequilla, por su lado, contínúa en buenos niveles de precios y sigue apreciándose una producción por debajo de la demanda. Este año la producción europea de mantequilla sólo creció un 1%, una situación que se debe en parte a que las entregas de grasa están siendo inferiores a las del pasado ejercicio, según el informe de la Comisión.

Otro producto que está creciendo en producción es el yoghurt (+ 0,6%), favorecido por un aumento de las exportaciones del 21%. El peor comportamiento lo registra la leche líquida, con una caída del 1,2% en producción.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información