“Gracias al pastoreo nuestra ganadería es más rentable”

Entrevistamos a José Ramón Ramos Rey, que junto a su mujer, Azucena Diéguez, poseen una ganadería de 65 vacas en ordeño en la aldea de Fieitoso, en el ayuntamiento pontevedrés A Estrada. Nos explica cómo trabaja.

“Gracias al pastoreo nuestra ganadería es más rentable”

José Ramón Ramos con su ganado.

Ganadería Ramos es una explotación de vacuno de leche familiar ubicada en la aldea de Fieitoso, en el ayuntamiento pontevedrés de A Estrada. José Ramón Ramos Rey lleva la ganadería junto con su mujer, Azucena Diéguez, Fraiz y con la ayuda también de sus dos hijos, que ya muestran interés en continuar con una tradición ganadera familiar de 3 generaciones. Son socios de la cooperativa Cobideza y la gestión administrativa se la lleva el Sindicato Labrego Galego.

A parte de venirle de familia, a José Ramón se le nota que le entusiasma su trabajo: cuenta con pasión los progresos y los ensayos que fue realizando con el ganado hasta llegar al punto de equilibro de rentabilidad. En su caso la clave es la base territorial y la cercanía de las fincas al establo, que le permiten hacer pastoreo semiextensivo.

¿Tu incorporación a la ganadería fue vocacional?
Desde luego, tienes que poner pasión en tu trabajo para que las cosas vayan para adelante. Me incorporé en el 1999 con 28 años y después también Azucena. Aunque estuve estudiando en Santiago, lo que me tiraba desde pequeño eran los animales y quise dedicarme a lo que me gustaba.

Empecé con la ganadería de mis padres, que tenían 35 vacas de las que 21 estaban en ordeño. En estos años mi estrategia fue ir aumentando la base territorial y renovando praderas. Hoy trabajamos algo más de 60 hectáreas, la mitad en propiedad y a otra en alquiler, de las que 40 hectáreas están cerca del establo. Tenemos un rebaño de 115 animales, de los que 65 son vacas en ordeño, 20 sequías y bastantes novillas, 35, no tanto para reposición sino porque tuvimos demasiada recría estos años y estamos aprovechando para renovar y mejorar el rebaño.

No nos interesa ordeñar más vacas porque dejaría de ser rentable, ya que tendríamos que comprar más alimento y castigarían más las praderas.

En tu caso fuiste a contracorriente, ya que cada vez cultivas menos maíz para ensilar. ¿Por que motivo?
Llegué a cultivar 20 hectáreas y fui reduciendo hasta 12 y ahora a 8 hectáreas que planté el año pasado, y en las que espero quedarme o incluso bajar.

La razón es que llegue a la conclusión de que una pradera bien manejada deja más beneficio que el maíz. Ahora solo lo planto para renovar praderas cada 5 años, y además con los nutrientes de la pradera el abonado químico que hay que aplicar es muy bajo, y también hay menos necesidad de aplicar herbicidas.

“No nos interesa ordeñar más vacas porque dejaría de ser rentable”

Y a lo mejor un año en que estamos escasos de maíz, compro pulpa de remolacha, que me la ponen aquí a 50 euros la tonelada, y me sale mejor de precio que sembrar maíz.

Además, nuestras parcelas están en zona de pendiente y veo que a base de echar maíz todos los años las fincas se erosionan bastante, más aún si se dejan las cañas al aire y no se siembra hierba en otoño después de recoger el maíz.

Aseguras que la fibra es la clave para que las vacas aprovechen bien el pasto y rindan en leche. ¿Como es la ración que les das?
Hago también carro mezclador que le doy por la mañana en la cuadra antes de salir al pasto. En el caso de las vacas secas y de las novillas les llevo la ración directamente al prado, una mezcla muy fibrosa con hierba seca y silo de hierba.

La clave de este régimen mixto, en mi opinión, es que las vacas tienen que ir con ganas de pastar y que no se acuesten en el prado. Para eso hay que equilibrar la mezcla con la cantidad de pasto que haya, fijándose en tres elementos importantes: el estado de carnes de las vacas, la disponibilidad de pasto y como cagan, que la bosta no sea ni muy dura ni muy blanda, sino tipo tortilla, lo que indica que el porcentaje de fibra que ingieren, sobre todo hierba seca, es la necesaria.

Así, cuando hay pasto suficiente fuera hago una ración con 15 kilos de silo de maíz y 6 kilos de pienso por vaca y día. Y en las épocas de sequía procuro tenerlas estabuladas y el consumo sube a 40 kilos de silo de maíz y a 11 de pienso. La media anual es un consumo de 8 kilos de concentrado para una producción de 33 litros de leche. Lo que sí tengo cuidado es que cuándo van al pasto subo la fibra en la ración y le meto más hierba seca, unos 4 kilos por vaca y día, y menos silo de hierba. La clave está en racionar el concentrado y el silo de maíz según el pasto del que dispongan.

“Procuramos que de lo que cobramos por la leche no más del 30% vaya para pagar el pienso”

El punto de equilibrio para mantener los beneficios en nuestra ganadería es que de lo que cobramos por la leche un máximo del 30% vaya para pagar el pienso. Como dije, lo más difícil es buscar el punto óptimo: llegué a aumentara a 6.000 euros la factura de pienso al mes y no notaba diferencia en rendimiento pero si bajo de 5.000 euros sí que perdería dinero. Ahora estoy en un promedio al año de 8 kilos, que vienen siendo unos 5.000 euros de factura al mes, y ese es el punto que me permite ganar dinero.

Manejar 115 animales y rotarlos por las fincas no debe ser fácil. ¿Cómo te organizas?
No es difícil, al contrario, al tener los animales fuera del establo tienes menos trabajos dentro. Aquí hacemos dos lotes: uno de las vacas secas y de las novillas, que están en las praderas más alejadas de la casa durante todo el año, día y noche, y que vamos cambiando de fincas cada 4 o 5 días, mirando siempre que haya pasto y que no sobrepastoreen ni que pisoteen el terreno, pues sino la pradera renovaría mal.

Y el otro lote, el de las vacas en lactación, que en primavera y en verano llegan a estar fuera día y noche y solo vienen al establo para el ordeño y a comer la mezcla. En los meses de invierno, solo salen a pastar de día, y si no hay pasto quedan estabuladas. Y en meses de invierno como este con las vacas en lactación hago dos lotes: uno de 40 que sale a pacer durante el día y otro de 20 que queda en el establo, y se van turnando.

Me gustaría hacer un tercer lote con vacas en preparto, pero para eso quiero ampliar la base territorial con más parcelas cerca de la casa. Las vacas llegan a parir fuera y les va muy bien.

“Dejamos descansar las praderas un mínimo de 15 días”

La clave de este sistema es tener fincas cerca de la casa. Nosotros tenemos 40 hectáreas con hincas que ninguna de ellas tiene menos de 1 hectárea y se presta mucho para pastoreo. Así, tenemos un circuito de pastoreo con parcelas alrededor del establo, que nos permite que las praderas descansen un mínimo de 15 días hasta que vuelven a ser pacidas.

¿Y no tenéis problemas con el lobo?
No, porque las vacas son adultas y las becerras cuando van para el pasto ya tienen 14 meses. Además, tenemos un mastín que está con ellas, y hasta ahora, aunque el lobo se ve por aquí, no hemos tenido ataques.

¿Qué variedades de gramíneas y de leguminosas utilizas para las praderas?
Lo que más utilizo es raigrás inglés de espigado tardío y dos tréboles tetraploides: el violeta y el blanco. En cuanto a las dosis, empleo unos 3 kilos para las leguminosas y unos 45 kg por hectárea del raigrás. Empleo casi el doble de la dosis recomendada porque para praderas permanentes es necesario para embastecer el pasto.

“Empleo el doble de la dosis de siembra para embastecer a pradera”

Las leguminosas tienen más presencia en las praderas de lejos, y menor en las de cerca del establo, que es donde echo el purín. Las calidades de la hierba ensilada están bastante bien, con alrededor del 18% de proteína bruta.

¿Como es el abonado que haces de los prados?
Antes de nada hago una analítica de suelo de las parcelas y procuro encalar todos los años para que el PH se mantenga entre 5 y 5,5. Abono con un complejo NPK 22-7-11 para las parcelas de lejos, con 400 kg por ha, ya que son las que tienen menos abono, y para las de cerca sobra con el purín y con un fertilizante de liberación lenta 33-0-0, con una dosis de 250 kg por ha.

Y con este tipo de alimentación, ¿Qué producciones y calidades lográis?
Estamos en un promedio de 33 litros diarios, con un 4% de grasa y 3,3 de proteína, unas calidades que mantenemos casi todo año. Vendemos la leche a Reny Picot a través de la cooperativa Cobideza. En recuento de células somáticas en tanque estamos en un promedio de 150.000.

Os mastíns acompañan as vacas cando están no pasto.

“Las claves de la recría: el cubo limpio, la cama seca y la leche caliente”

La recría es, después de la alimentación, el segundo capítulo de gasto en una ganadería de vacuno de leche. El coste medio de la recría suele superar los 1.500 euros pero en vuestro caso dices que bajáis a 800 euros por animal. ¿Cómo lo conseguís?
Una vez que paren las vacas, en el monte o en el establo, las becerras permanecen en la cuadra hasta los 14 meses. Empezamos con un buen encalostrado, con 4 tomas en los dos primeros días, y luego pasamos a darle leche de vaca. Empezamos con 6 litros al día en dos tomas y después vamos aumentando.

A los dos meses las destetamos y pasan a alimentarse con pienso y también con la mezcla de las vacas. Dividimos las becerras en tres lotes separados: el de las pequeñas, de 2 a 4 meses, y otro hasta los 14 meses. Intentamos que coman el máximo posible para que crezcan bien y salgan antes a celo. Las inseminamos con un promedio de 14 meses y una vez que están preñadas pasan a pastoreo día y noche. Cada mes las traemos al establo junto con las secas para hacerles una revisión, dejar en el establo las que están a punto de parir e incorporar las nuevas vacas secas y novillas.

Las claves de la recría para mí son tres: el cubo limpio, la cama seca y la leche caliente. Así, se la damos justo al salir de la vaca, y si nos despistamos le echamos agua caliente a 60 grados para que suba la temperatura.

Realizas tu la podología y también la inseminación. ¿Cuál es longevidad de tus vacas y que tipo de animal buscas?
La podología la hago yo, pero solo un recorte de pezuñas a 4 o 5 vacas al mes, porque al estar en el pasto la salud de las patas y pezuñas mejora mucho, y de hecho no es preciso aquí tener pediluvio.

En cuanto a la inseminación, también la hago yo, comprando el semen y haciendo acoplamientos para buscar una vaca de menor tamaño, más rústica y adaptada al pastoreo. Mi padre tenía algunas vacas de raza Normanda y quizás uno de los errores que cometí fue centrarme exclusivamente en la Holstein.

Al estar en el pasto la fertilidad es muy buena: no hay vacas con retraso y preñan muy bien, y eso permite tener más litros porque no hay vacas pasadas.

Las vacas duran entre 5 y 6 partos pero tengo vacas que duran hasta 12 años, llegando a una promedio de 8 o 9 años perfectamente. La prueba es que el año pasado de 112 vacas tuvimos 1 baja.

“El promedio es de entre 5 y 6 partos por vaca”

Estuvimos inseminando las novillas con semen sexado, y el resultado fue positivo pero nos encontramos con que ahora tenemos recría de sobra, por lo que aprovechamos para renovar y mejorar el rebaño. Ahora utilizo semen convencional de Holstein tanto en novillas como en las adultas, pero a partir del 3 parto las insemino con razas de carne: azul belga y a la que no queda preñada le ponemos Limousin. Estos becerros de cruce precisan algo más de leche pero el rendimiento también es mayor y dejan un ingreso interesante en la explotación: vengo vendiéndolos con 40 días unos dos o tres cada mes a un promedio de 400 euros.

¿Cómo os repartís las tareas tu y Azucena?
Yo ordeño a la mañana y y mi mujer a la noche, y mientras uno ordeño el otro arregla camas y arrima comida, hace la mezcla y atiende a los terneros. Durante el resto del día se hacen las labores normales de cambiar las vacas, abonar, mantener los cercados, limpiar los bebederos…etc. En las camas tenemos en todas colchoneta de goma, creo que dan menos trabajo, y por encima le echamos una mezcla de carbonato cálcico y serrín, que ayuda a encalar las praderas.

Tenemos también calidad de vida y un día a la semana libramos y de vez en cuando cogemos 3 días sucesivos. Para eso, contratamos un servicio de relevo, en este caso un trabajador autónomo, que se encarga de hacer los servicios mínimos.

¿Y que planes de futuro tenéis para vuestra ganadería?
En el futuro no descarto pasar a ecológico, pero para mantener la actual cabaña ganadera precisaría algo más de hectáreas cerca. Por eso, aumentar base territorial es algo en lo que llevamos trabajando desde que nos incorporamos.

“Libramos un día a la semana y de vez en cuando cogemos tres días sucesivos”

Por lo demás, también tengo en mente diversificar, en este caso a través de una granja de porcino, que además me permitiría prescindir del fertilizante químico para las praderas, ya que que el purín de cerdo tiene un mayor contenido en fósforo y en potasio.

A nuestros dos hijos también les gusta la ganadería y eso te da más ilusión si cabe para seguir mejorando.

Con tu experiencia, ¿Qué lecciones tiraste para que funcione bien una ganadería de vacuno de leche?
Primero, que esto tiene que gustarte y hay que tener ilusión, pero también tienes que ver resultados. No hay que obsesionarse con inversiones muy grandes. En nuestro caso, las principales inversiones fueron en compra de tierras. La ampliación de la granja la pagamos al contado y el único crédito que tengo es de 300 euros al mes del tractor nuevo. También aconsejaría no aumentar mucho para poder tener también tiempo libre.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información