Gastar poco, producir mucho, la fórmula de la leche de las Azores

Conocemos como trabajan dos ganaderías de pastoreo de las islas portuguesas, una enfocada a altos volúmenes de producción y otra a calidades

Gastar poco, producir mucho, la fórmula de la leche de las Azores

Fernando Soares, ganadero de Illa Terceira, en las Azores, con su rebaño.

Fernando Soares, un ganadero de la isla Terceira (Portugal), puede presumir de una de las ganaderías de leche con menores costos y mayores beneficios por vaca de las Azores. Tiene una explotación de 32 cabezas que sólo se alimentan de pasto y de 5 kilos diarios de concentrado, una dieta con la que logra producciones superiores a los 9.000 litros por vaca, por los alrededor de 7.000 de promedio que hay en la isla.

La explicación de las cifras de la ganadería de Fernando Soares se sitúa en la calidad de sus tierras, 27 hectáreas de superficie ubicadas en una zona de la isla en la que se mantienen los pastos incluso durante el verano, cuando el resto de granjas atraviesa por dificultades.

Los alquileres de tierras en las Azores se sitúan en 700-800 euros por hectárea

Su caso ejemplifica el modelo de la ganadería tradicional de las Azores, orientado a gastar poco y producir mucho. “Esta es la manera tradicional de producir, con las vacas en los pastos día y noche los 365 días del año, si bien la mayoría de las ganaderías tienen que suministrar silo de hierba cuando escasea el pasto, y también hay parte de las granjas que suministran silo de maíz, incluso todo el año” -explican los técnicos de la cooperativa Unicol, a la que está asociado Fernando Soares, como la práctica totalidad de los más de 550 ganaderos de isla Terceira.- _”Infelizmente hay una tendencia a un mayor uso de silo de hierba y de silo de maíz, pero los pastos continúan siendo la base de la ganadería en las Azores”, concluyen en Unicol.

Vacas del rebaño de Fernando Soares en los pastos.

Vacas del rebaño de Fernando Soares en los pastos.

Arrendamientos
El alto uso de pastos y silos propios reduce los gastos en la compra de concentrados y forrajes, pero las cuentas alimentarias empeoran por un factor crítico en las Azores, la tierra. La mayoría de las ganaderías tienen parte de las tierras en propiedad y otra parte alquilada, a unos costos medios que rondan los 700 – 800 euros por hectárea.

“Los arrendamientos son uno de los elementos que más encarecen los costos de producción. Por ejemplo, tenemos en la cooperativa una ganadería que tiene un costo de alimentación total de 16 céntimos por litro de leche y de esos 16 céntimos unos 9 céntimos corresponden a alquileres de tierras”, explica Mario Silveira, veterinario de Unicol.

Instalación de ordeño móvil que se desplaza con las vacas.

Instalación de ordeño móvil que se desplaza con las vacas.

Manejo de las tierras
El sistema de alimentación en pastoreo que emplean las granjas de las Azores se basa normalmente en una rotación fija por parcelas, en las que las vacas suelen permanecer entre uno y dos días, en función del tamaño del rebaño y de las parcelas. En el caso de la granja de Fernando Soares, la ganadería cambia de parcela a diario y emplea una rotación de 35-40 días. Cuando tiene excedentes de hierba, en primavera, elabora además silo para las novillas.

La rotación de las vacas por las parcelas se acompaña de una instalación móvil de ordeño. El equipo de ordeño móvil tiene la ventaja de que reduce los desplazamientos de las vacas, pero obliga también a los ganaderos a trabajar a la intemperie y en posiciones menos ergonómicas.

La leche producida en la explotación presenta unas calidades medias de 3 puntos de grasa y 3,20 de proteína, unos números bajos en grasa que la explotación ha tratado de equilibrar con la introducción de cuatro cabezas de jersey en su rebaño, mayoritariamente frisón. También cuenta con un toro de raza Angus para hacer parte de las cubriciones, orientadas a la venta de becerros de recría para carne.

Pasto que lleva 50 años sin renovarse, en la ganadería de los hermanos Evangelho.

Pasto que lleva 50 años sin renovarse, en la ganadería de los hermanos Evangelho.

Ganadería ecológica, una evolución natural

Las características de la ganadería de Fernando Soares, basada en el pastoreo con bajas cargas, ha llevado a que el productor se interesase por una evolución hacia la ganadería ecológica, un modelo que están implantando por el momento nueve granjas de la cooperativa Unicol, en isla Terceira, y también explotaciones de la cooperativa Unileite, en la isla de San Miguel. “Es un modelo de producción que no va a ser dominante, pero que ganará espacio entre los consumidores”, pronostican en Unicol.

Las ganaderías que se suman al modelo tienen que afrontar mayores costos de producción, pero también se benefician de una subida de ingresos, pues ya en la actualidad están cobrando alrededor de 10 céntimos más por litro de leche, unos 36 céntimos en el caso de los ganaderos de Unicol, por los alrededor de 26,5 que se perciben de promedio en la isla.

Transición
El cambio a la ganadería ecológica le obligará a Fernando Soares a modificar algunas prácticas de manejo, como la gestión de los pastos, que hasta este momento solía renovar aproximadamente cada tres años con una mezcla comercial de semillas. Desde ahora, no podrá laborear las tierras durante cinco años por la normativa portuguesa de agricultura ecológica.

Luiz y Amaro Evangelho, los primeros por la izquierda.

Luiz y Amaro Evangelho, los primeros por la izquierda.

Ese no será problema para otra de las explotaciones de la isla Terceira en fase de transición a la ganadería ecológica, la de los hermanos Amaro y Luiz Evangelho, que cuenta en parte de sus tierras con pastos naturales que llevan hasta 50 años sin renovarse. La explotación se muestra comprometida con un manejo natural de los pastos, orientado a lograr su adaptación a las características del clima y del suelo, caracterizado por su acidez.

Para lograr una buena conservación de las plantas, la granja evita además hacer en primavera un segundo corte tardío de hierba en las parcelas destinadas a pastoreo, pues entienden que ese corte “dificultaría la recuperación de la hierba”.

La ganadería de los hermanos Evangelho diseñó un plan anual de pastoreo con rotaciones fijas de parcelas cada 45 días. La ganadería tiene en la actualidad 30 vacas en ordeño que se alimentan pastando y también de silo de hierba cuando el pasto escasea. El suplemento de concentrado oscila en función del periodo de lactación de los animales, moviéndose entre los 6-7 kilos por vaca y día en la fase inicial hasta los 2-3 kilos en la última fase.

El desplazamiento de las vacas a los pastos por la carretera es una estampa habitual en las Azores.

El desplazamiento de las vacas a los pastos por la carretera es una estampa habitual en las Azores.

Concentración de partos
La granja hace una concentración de los partos en el comienzo de la primavera, en tanto en los meses de enero y febrero deja a todas las vacas secas, que permanecen ese periodo en unas fincas excluidas del plan anual de pastoreo, lo que permite durante esos dos meses la recuperación de las tierras.

La ganadería de los hermanos Evangelho ha optado por hacer un único ordeño al día y por concentrar los partos

Otro elemento singular que reduce la carga de trabajo en la ganadería es el ordeño único, que se hace a primera hora de la mañana. La explotación es consciente de que con ese sistema pierde hasta un 30% de la producción en vacas holstein y un 20% en jersey, pero valora también la ventaja de tener el resto del día sin compromisos ineludibles. La selección de toros de inseminación en la ganadería se hace teniendo en cuenta el índice OAD, un parámetro habitual en Nueva Zelanda que indica la pérdida de producción que tendrán las vacas con un ordeño único.

La granja presenta una producción estacional de leche que varía mucho en función de la calidad de los pastos, desde los 20-25 litros por animal de la primavera a los 12-13 litros del verano.

Vaca cruzada de la granja Evangelho.

Vaca cruzada de la granja Evangelho.

Cruces
Los hermanos Evangelho trabajan con un sistema de cruces basado en inseminaciones de la raza jersey, de la holstein y en un toro cruce de holstein y jersey. Con ese manejo, se mueven en unas calidades medias de 3,7 de proteína y 4,2 de grasa, logrando además una mayor longevidad de los animales en el rebaño, con una tasa de reposición que no supera el 10-15% anual. De cara al futuro, proyectan quedar sin animales frisones en el rebaño.

En la isla Terceira, la mayoría de las ganaderías trabaja con vacas frisonas, si bien también hay una parte de las granjas que introdujo el sistema de cruces Procross y otras, como la de los hermanos Evangelho, que diseñaron su propio sistema de cruces.

Conversación de la expedición gallega con ganaderos y técnicos de Unicol.

Conversación de la expedición gallega con ganaderos y técnicos de Unicol.

Viaje de ganaderos gallegos
Tanto la ganadería de Fernando Soares como la de los hermanos Evangelho fueron visitadas esta semana por una veintena de ganaderos gallegos, la mayoría productores en ecológico o pastoreo, en el marco de un viaje formativo organizada por Xan Pouliquen, de Xestión Agrogandeira e Naturaleza.

Los ganaderos gallegos tuvieron ocasión de intercambiar experiencias con los ganaderos y técnicos de Unicol, que estaban interesados en conocer cómo se hacía en Galicia el manejo en ecológico en cuestiones como el secado de las vacas o la prevención de hipocalcemias.

Campo Galego acompañó la visita y está publicando una serie de reportajes sobre las ganaderías y cooperativas de las Azores, un territorio que produce un tercio de la leche de Portugal.

Más información
Azores, paraíso de las vacas en pastoreo.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información