La sección ‘Noticias de empresa’ incluye informaciones de actualidad empresarial, así como las notas de prensa de firmas colaboradoras.

Ganadería Vilasilvestre SC: lograr altas calidades en leche con robot de ordeño

Esta ganadería de Vilalba lleva varios años trabajando de forma favorable con robot de ordeño de Lely para mantener las calidades de la leche, empleando además un sistema de cama caliente. José Manuel y Antonio explican las ventajas de estas innovaciones

Ganadería Vilasilvestre SC: lograr altas calidades en leche con robot de ordeño

José Manuel y Antonio con Yolanda Trillo

José Manuel Martínez Fernández y Antonio Picos García se formaron y trabajaron en dos sectores completamente distintos al ganadero, pero hace 5 años decidieron continuar la tradición familiar y hoy su ganadería, Vilasilvestre SC, situada en la parroquia de Belesar, Vilalba, es una de las más modernas de la provincia de Lugo.

“Yo trabajaba como electromecánico y Antonio, mi cuñado, como palista. En el año 2013 mi padre quería jubilarse y cerrar la granja familiar de vacuno de leche. Lo hablamos y como a los dos desde pequeños nos gustó ayudar con el ganado y trabajar con los animales no nos lo pensamos dos veces y decidimos seguir adelante”, reconoce José Manuel.

Los comienzos no fueron fáciles porque la ganadería de la que partían necesitaba una importante reforma y una apuesta por la robotización para lograr lo que buscaban: Una ganadería rentable que les permita tener calidad de vida y que en el futuro les permitiese contratar a una persona asalariada.

De 39 a 100 vacas en ordeño en sólo 4 años

“Partíamos de una ganadería familiar con 50 vacas en total, de las que 39 eran vacas en ordeño, estabuladas en sistema canadiense, y con unas 35 hectáreas de terreno. Hoy contamos con un rebaño de 210 animales en total, de los que 100 son vacas en ordeño en estabulación libre, y subimos a 69 hectáreas de base territorial”, resume José Manuel estos cuatro años de crecimiento continuo.

Para optimizar costes, aprovecharon al completo el rebaño de 50 animales del que partían y en julio de 2014 iniciaron las obras del nuevo establo, ya planificado para robot de ordeño. Inauguraron las instalaciones en diciembre de ese mismo año y compraron 20 novillas francesas y algunas vacas en producción de otras granjas de Galicia hasta sumar 65 vacas en ordeño. En cuanto al primer robot de ordeño, un Lely A3 Astronaut, apuntan que “va como un tiro, incluso cuando llegó a ordeñar 72 vacas”.

Dos años después, en 2016, ampliaron las instalaciones, para albergar hasta 130 vacas en ordeño; construyeron también otra nave para albergar la recría y las vacas secas y adquirieron un segundo robot de ordeño, también Lely. Para optimizar el robot y llegar a las 65 vacas por máquina, compraron 25 vacas de una ganadería de Vilalba.

Otro cambio importante para Ganadería Vilasilvestre SC se dio en octubre de 2015, cuando pasaron de vender a Leche Río a formar parte de los proveedores de Queserías Entrepinares. Y es que la estabilidad en los contratos y en las previsiones de futuro que les proporcionó esta industria láctea les permitió llevar a cabo su plan de crecimiento.

“Es una empresa que cumple lo acordado y pagan bien las calidades. Este año acabaremos produciendo unos 1,6 millones de litros; es decir, unos 37 litros por vaca con unas calidades de 4,1 de grasa y de 3,5 de proteína, y un precio de 0,37 euros por litro”, reconoce José Manuel.

En 2019 tienen previsto llegar a 125 vacas en ordeño

La búsqueda de más calidades les llevó también a comprar en Francia 6 vacas Montbeliard, cuya rentabilidad valoran muy positivamente: “Llegan a picos de 50 litros al día y con calidades de sólidos bastante buenas”, reconocen. El obstáculo, según ellos, es la falta de semen de calidad en el mercado europeo para esta raza, por lo que de momento seguirán con la raza Holstein como principal.

Para el próximo año tienen previsto seguir creciendo en base a la recría propia, para llegar a las 125 vacas en ordeño y estabilizarse en ese rebaño.

“Queremos estabilizarnos en esa cifra de animales y aumentar la rentabilidad de la granja en base a la mejora del manejo, de aumento de las lactaciones vitalicias, de los forrajes y de la base territorial”, avanza José Manuel.

Alimentación del ganado

Para lograr calidades es clave a medio plazo apostar por la mejora genética -es uno de los caracteres que priman en los acoplamientos, junto con la Kappa Caseína- y a corto plazo por forrajes de calidad. En este sentido, la ración de las vacas en producción en Ganadería Vilasilvestre SC está compuesta por 28 kilos de silo de hierba, 13 kilos de silo de maíz, 13 kilos de pienso (9 en el carro y 4 en el robot), 2 kg de paja y 1,2 kilos de melaza.

Para las vacas secas la ración está compuesta por paja picada -la paja tiene bajo contenido en potasio, con lo que ayuda evitar problemas de movilización de calcio antes del parto-, unos 4 kilos de pienso y 1 kilogramos de melaza. Descartan darles silo en la fase de transición porque consideran que el forraje seco mejora su preparación para el parto, con vacas que no engordan demasiado y que presentan menos complicaciones, como retenciones de placenta o cuajares.

“Alimentándolas con hierba seca logramos un mejor desarrollo de las terneras”

En cuanto a la recría, tras el destete las becerras son alimentadas con pienso y hierba seca picada que recogen en la propia granja. En este sentido, Roberto Fernández, asesor en nutrición y reproducción de esta ganadería, explica que “esta decisión se basa en que con bastante forraje seco logramos que las terneras sean más altas y con mayor estructura de costilla, mientras que si les diéramos ensilado nos podríamos pasar con la energía, de forma que las novillas serían más gordas y bajas”.

“En los primeros 6 meses de vida la novilla gana el 50% de la altura que tendrá como vaca adulta, por lo que hasta los 10 meses no les damos ningún ensilado en la ración, que basamos en forrajes secos y proteicos para lograr la máxima altura”, añade.

Otra ventaja de esta sistema de alimentación es que las terneras acumulan menos grasa en el tejido mamario que se está desarrollando, con lo que también mejora la futura producción de leche.

Manejo de la base territorial: Su objetivo es llegar a las 100 hectáreas

En cuanto al manejo de la base territorial, Antonio y José Manuel se encargan de todos los trabajos agrícolas, excepto el ensilado del maíz y de la hierba, para los que recurren a una empresa de servicios agrícolas.

De las 69 hectáreas con la que cuentan en 24 siembran maíz y el resto son praderas permanentes en las que cultivan una mezcla de raigrás ingles, italiano y tréboles. En Ganadería Vilasilvestre SC son gente inquieta y en la búsqueda de mayores calidades y digestibilidad de los forrajes en las praderas temporales realizaron este año dos ensayos: en una parte sembraron raigrás inglés e italiano y tréboles, y en otra raigrás inglés, italiano, westergold y centeno.

 “Queremos aumentar la rentabilidad mejorando el manejo y los forrajes”

“El año pasado también hicimos una prueba con avena mezclada con tréboles y el resultado fue bueno. En el silo de hierba estamos logrando unas calidades medias de 17% de proteína y un 29% de materia seca y en maíz sembramos un ciclo 280 de Dekalb en secano con unos rendimientos medios de 37 toneladas de materia húmeda por hectárea”, explica Antonio, el otro socio de esta ganadería.

Para aumentar el rebaño y la autosuficiencia de forrajes, reconoce que “precisaríamos llegar a las 100 hectáreas de base territorial, como mínimo, pero en esta zona aún quedamos bastantes ganaderías y hay mucha competencia por los terrenos productivos”.

En cuanto al futuro a corte plazo, en Ganadería Vilasilvestre se marcan como objetivos aumentar la rentabilidad mediante mejoras en el manejo: comprar una amamantadora, bajar la edad del primer parto hasta los 24 meses, y también incorporar un trabajador asalariado.

¿Por que eligieron el robot de Lely?

¿Por que eligieron en Ganadería Vilasilvestre SC el robot de ordeño Lely Astronaut A3? “Fuimos ver varias explotaciones con robot y todas las que tenían este robot de Lely estaban satisfechas. Estas máquinas hacen un trabajo excelente y estamos muy contentos”, resume Antonio.

Entre las principales ventajas que le encuentran respecto a otras marcas, destacan que “es muy eficaz en la colocación de las pezoneras, en el lavado, sellado de los pezones; es decir en el pre y post dipping; pero también destacaríamos que ordeña de forma independiente cada cuarterón, con retirada diferenciada, o que las pezoneras nunca tocan en el suelo, algo que no sucede en otras marcas”.

“El robot de Lely ordeña de forma diferente a cada una de las 100 vacas que tenemos”

“De las 100 vacas que hay en ordeño en el establo el robot trata de forma individual a cada una según sus necesidades”, destaca Antonio. En cuanto a la frecuencia de ordeño, en esta granja desde el primer mes superaron los 3 ordeños, llegando a los 3,4, lo que también ayuda a reducir la incidencia de mamitis.

Eso si, Antonio puntualiza que “durante el primer mes es necesario estar metiendo las vacas al robot para que se acostumbren, pero después ya van solas”.

En Ganadería Vilasilvestre SC junto al robot de ordeño también adquirieron un robot arrimador de comida -un Lely JUNO-, una herramienta casi imprescindible para optimizar el rendimiento del robot de ordeño.

“Una vez que compras el robot de ordeño tienes que comprar el arrimador, para acercarle la comida a la vaca de noche, ya que cada una hace un ciclo de vida independiente”, asegura por su parte José Manuel.

El pienso que emplean en el robot no se cambia y está pelletizado, para facilitar su dispensación. Se elabora en base a cereales (harina de maíz, cebada, trigo y algo de soja.), con mucha palatabilidad y energía para la vaca (la proteína ronda el 18%).

Ventajas del sistema de cama caliente

Otro aspecto innovador de Gandería Vilasilvestre SC es el uso de cama caliente, frente a la tradicional de cemento. En su caso, decidieron apostar por este sistema por bienestar animal.

“No podíamos permitirnos perder animales con el cambio de establo y fue por eso por lo que optamos por la cama caliente en el primer establo que construimos, con muy buen resultado”, explica José Manuel.

Antes de decidirse por este sistema, en el que también ahorran en instalaciones al no precisar cubículos, visitaron diversas ganaderías, sobre todo fuera de Galicia.

Reconoce que la principal, y casi única desventaja, de este sistema frente a los cubículos de arena o de carbonato cálcico es el precio: una media de 14,5 euros el metro cúbico de serrín, casi el doble.

“La cama caliente es más cara, pero compensa”

“En la segunda ampliación de la nave pusimos cubículos con arena, pero a día de hoy creo que aunque es más cara la cama caliente compensa con creces: los animales aguantan mucho con cama caliente, prácticamente sin problemas de pezuñas; el porcentaje de mamitis es el mismo que con cubículo de arena y para la tierra es mucho mejor, porque el compost aporta mucha materia orgánica, por no decir que la fosa que se necesita es más pequeña y no tienes que andar quitando purín y arena y gastando gasóleo. Además, se gastan mucho menos las pezuñas y todo el metal, desde las arrobaderas hasta el robot”, resumen desde Vilasilvestre SC. Así, día de hoy tienen en cama caliente a las terneras, a algunas novillas, a las vacas secas y a las vacas de más edad.

En la nave en la que tienen cubículos, para el resto de vacas en producción, emplean una mezcla de 70% de carbonato cálcico y 30% de serrín, que revisan entre 2 y 3 veces al día.

En cuanto al material, comenzaron probando con paja como material pero se pasaron al serrín porque les resulta de más fácil manejo. El sistema es sencillo: extienden el serrín y lo remueven cada dos días con una gradilla para que se airee y no proliferen bacterias anaerobias. Cada 6 días aproximadamente retiran todo el serrín y lo compostan en una pila. En el caso de las terneras o vacas secas se cambia cada 15 días o más, ya que en invierno dura más la cama que en verano.

El resultado son vacas con mayor bienestar, que duran más lactaciones, limpias y un material que no desprende ningún hedor.

Habla la experta: Yolanda Trillo Dono, veterinaria y asesora técnica de Lely

Para más información: telef 667 673 912 o escibir a [email protected] 

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información