Ganadería Fischer, un rebaño en la élite de las granjas ecológicas de Austria

En Austria, las ganaderías buscan aprovechar al máximo todos sus recursos. Con rebaños de vacas Fleckvieh procuran buenas producciones lácteas, en cantidad y calidad, e ingresos por su carne. Visitamos junto a un grupo de ganaderos gallegos esta granja ecológica que lleva 5 años como una de las mejores de la zona

Ganadería Fischer, un rebaño en la élite de las granjas ecológicas de Austria

Erika y Martin Fischer en su ganadería en ecológico en las montañas de Estiria, Austria.

En regiones montañosas de Austria como Estiria, a los pies de los Alpes, la mayoría de las ganaderías de vacuno de leche son de tamaño medio y familiar y tienen muy claro la importancia de aprovechar todos los recursos disponibles en la granja. Es habitual que, al margen de la producción láctea, una fuente principal de sus ingresos sea la venta de recría para carne ya que la raza predominante en el país son las vacas Fleckvieh, animales con un doble propósito tanto para leche como para carne.

En Austria es habitual que al margen de la producción láctea una fuente de sus ingresos sea la venta de recría para carne

En esta línea trabajan Erika y Martin Fischer, que cuentan con una ganadería en ecológico con 55 animales todos ellos de raza Fleckvieh donde, al margen de las 27 vacas que tienen en ordeño, la cría y engorde de terneros supone una importante fuente de ingresos. Ellos optaron también por calidad frente a cantidad, una apuesta que les ha valido que en los últimos 5 años hayan sido considerados como Rebaño de élite de Estiria.

En días pasados visitamos, junto a un grupo de ganaderos gallegos que realizaron un Agrotour con Genetic Austria, su ganadería para conocer cómo trabajan.

Ganderia-Fischer-Estiria-Austria-Vacas-Fleckvieh-

La ganadería cuenta con 55 cabezas de ganado, de ellas 27 vacas en ordeño.

Empezar de nuevo en 2000

Erika y Martin tomaron las riendas de la ganadería familiar en 1995 pero apenas 5 años después tuvieron un importante revés que marcó, en gran medida, el presente de la ganadería. Un incendio arrasó su granja y los obligó a construir de nuevo las instalaciones en apenas 4 meses. Tras empezar de nuevo, optaron también por apostar por la calidad frente a la cantidad. “Hace 18 años teníamos claro que no queríamos crecer, sino mejorar y esa ha sido nuestra filosofía desde entonces”, comenta Martin.

“Teníamos claro que no queríamos crecer, sino mejorar, y esa ha sido nuestra filosofía”

Cuentan con un establo con capacidad para 32 vacas en ordeño pero se sitúan en torno a 27. Tienen una producción media 9.700 litros con un promedio de entre 7 y 8 partos por vaca y unas calidades de 4,2 de grasa, 3,3 de proteína y un recuento de células somáticas de 131.000. “Cuando empezamos teníamos una producción media de 8.000 litros y nunca pensamos alcanzar estas medias”, reconoce Martin.

De hecho, el ganadero tampoco ha visto que este incremento en la productividad haya pasado factura a sus animales. “En términos comparativos, el animal no se resiente aunque hayamos incrementado la productividad porque su capacidad corporal y aptitudes no productivas se lo permiten. Esta es precisamente una de las ventajas que tiene la Fleckvieh que te permite alcanzar producciones de 9.500 litros y que no haya problemas en la salud del animal”, concreta el ganadero.

En su rebaño cuenta con animales que destacan y ejemplifican esas cualidades que busca en la raza. Es el caso, por ejemplo, de la vaca Bailarina, que acaba de terminar su 10ª lactación, con una media de 10.000 litros por lactación, y encara su onceavo parto. Es una de las tres únicas vacas de la ganadería cruce de Fleckvieh con Holstein Roja.

Ganderia-Fischer-Vaca-Fleckvieh-Bailarina-

Bailariana es una de las vacas destacadas de la ganadería por su producción y longevidad.

Junto a ella también destaca Afra, un vaca Fleckvieh de 2010 con 8 partos y con un promedio de 11.700 litros, con 3,6% de grasa y 3,14% de proteína. Si bien, sus mejores datos se recogieron en la quinta lactación que llegó a 13.970 litros. “Con esta raza debes tener paciencia, sabes que en las primeras lactaciones no van a ser representativas, ya que desarrollan su potencial en la tercera lactación. La espera compensa ya que luego son animales que pueden llegar a 10 partos”, valora el ganadero.

A la hora de seleccionar los toros para su rebaño, Martin se fija tanto en la conformación corporal como en la cantidad de leche y busca que esta producción supere el promedio en torno a 600 kilos. En su ganadería busca un rendimiento alto de los animales, aún estando en ecológico. También presta atención a la condición de las ubres para evitar problemas en el ordeño.

Alimentación

Las vacas salen al pasto en los meses de abril a septiembre, al menos 2 horas al día. En una región donde los inviernos traen importantes nevadas, ya que la granja se localiza a 690 metros de altitud, los días en que las condiciones meteorológicas no permiten que salgan al pasto, se varía la ración. En la ganadería la ración es a base de silo de hierba y maíz, que hacen en un mismo silo. A ello se suma un aporte de 2,5 kilos de concentrado para los animales con una producción de 20 kilos de leche. A partir de los 20 kilos de leche, el aporte llega hasta los 6 kilos de concentrado y hasta los 2,2 de proteína, de manera que para las vacas con una producción de 50 kilos aporta unos 8,5 kilos.

Ganderia-Fischer-Robot-Butler-comida-penso-

El sistema de alimentación robotizado funciona 11 veces al día.

Para la alimentación del ganado cuentan con un dispensador automático de concentrado, un Butler, que funciona 11 veces al día para motivar a las vacas a comer. “El Butler es nuestro mejor trabajador y consigue que las vacas se acerquen a comer más veces”, indica Martin. La ración varía en función de los ajustes que semanalmente le remiten desde la asociación de control lechero y dependiendo de la cantidad de sólidos, de manera que se nivela el aporte de proteína y pienso.

Compra una parte del alimento concentrado que mezcla con el ensilado en un proceso semiautomatizado que le permite tener cierto control sobre el aporte. La mezcla contiene un 25% de maíz, 25% de trigo, 50% de cebada o triticale y aparte añade la proteína, a base de restos de aceite de remolacha y colza, procedentes de una planta local de producción de aceite.

Producir buena parte del forraje

A inclinación de boa parte das terras, chegando mesmo ao 50%, fai que barallen sistemas de inxección, que polo momento non son obrigatorios.

La inclinación de las tierras llega incluso al 50% por lo que barajan sistemas de inyección para el purín, que por el momento non son obligatorios.

La ganadería cuenta con 51 hectáreas entre propiedades y terrenos alquilados, en su mayoría próximos a la granja. Tienen 4 hectáreas de maíz, 5 dedicadas al cultivo de cereales, 6 hectáreas para alfalfa y trébol rojo y 12 hectáreas para pastizales permanentes. Suelen realizar 4 cortes de hierba aunque este año, por primera vez, han logrado 5 cortes.

Después de cada corte realiza un abonado de cerca de 18 metros cúbicos por hectárea, ya que en ecológico tienen una limitación anual de 40.000 litros por hectárea.

“Nuestra meta es producir todo el forraje necesario por la dificultad que supone garantizar que lo que estás comprando es realmente ecológico y de calidad”, indica el ganadero. Ese esfuerzo por producir forraje se convierte en ocasiones en otra fuente de ingresos. Así, el año pasado pudo vender sus excedentes, cerca de centenar de bolas de silo, a otras ganaderías vecinas.

Ganderia-Fischer-palleira-

Realizan parte del secado de la hierba en el pajar, donde cuentan con un sistema de ventilación y control de humedad.

Una parte importante de la hierba seca que necesita la almacena a granel y realiza el secado en el interior del pajar. Disponen de un sistema de ventilación además de sensores de humedad que ayudan a mantener controlado todo el proceso.

El silo cuenta con una capa del primer corte de hierba, otro del segundo corte y una capa de ensilado de maíz.

El silo cuenta con una capa del primer corte de hierba, otro del segundo corte y una capa de ensilado de maíz.

Por otra parte, realizan 4 silos de hierba y maíz y siempre dejan uno de ellos a modo de reserva para el próximo año. Además, reparten en dos silos el mejor corte para contar con la mejor calidad durante todo el año. “Con el sistema de sándwich nos aseguramos disponer de hierba del primer corte, de mejor calidad, durante casi todo el año, ya que cada silo nos dura casi 4 meses”, explica el ganadero.

Además de las tierras de pradera y cultivo, tienen otras 24 hectáreas de bosque, en su mayoría pino, del que también aprovechan para comercializar madera y abastecer las necesidades de la familia, lo que supone un ingreso extra.

La recría, fuente de ingresos adicionales

Al margen de la producción de leche ecológica que, a día de hoy se sitúa a un precio medio de 49 céntimos por litro, la recría de animales supone una fuente importante de ingresos para la ganadería. Suelen contar con unas 15 hembras para garantizar el relevo en la granja y el resto de los animales los comercializan por distintas vías. Algunos de los animales los venden como reproductores en subasta o por internet mientras que una parte importante de las novillas termina en explotaciones destinadas al levante de cría. Mientras, los machos los ceban en la propia granja.

En los primeros días, los terneros permanecen en cubículos individuales y con la leche disponible. Para garantizar la conservación de la leche la acidifican con una dosis de 5% de vinagre por litro con un PH de 5,5 en un proceso que realizan cuando la leche está a una temperatura de entre 25 y 30 grados.

Ganderia-Fischer-Estiria-Austria-becerros-raza-Fleckvieh_--

Sacrifican y comercializan los terneros en la propia ganadería cuando alcanzan los 18 meses.

Para conseguir que los terneros no noten las variaciones del sabor de la leche comienzan con un mínimo aporte de vinagre ya en las primeras tomas pero no será hasta la cuarta cuando realicen una acidificación completa. De esta manera, los terneros acaban consumiendo unos 4 o 5 litros de leche en cada una de las dos tomas que reciben al día.

De estos cubículos, los terneros pasan a una zona del establo donde están en grupo y en la que tienen acceso directo a un patio exterior. Permanecerán en esta zona hasta que tengan 18 meses, edad con la que los sacrifican, con un peso de 250 kilos en canal y que se traduce en un precio medio de entre 1.700 y 1.900 euros por animal.

Ganderia-Fischer-Austria-Sala-de-despece-e-matadoiro-

Sala de despiece y matadero de la ganadería donde sacrifican los terneros.

En la ganadería sacrifican unos 10 terneros al año y en la propia granja disponen de una sala de sacrificio y despiece. De la gestión de los residuos de esta actividad se encarga una empresa ajena pero la comercialización de la carne se hace de forma directa al consumidor en la propia granja.

Así, con la leche, la venta de la carne y de animales la granja es el medio de vida para Martin y Erika, así como para su hijo Johannes, que acaba de incorporarse a la actividad este mismo año y asegura la continuidad de la ganadería familiar.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información