“Esta Unión Europea ultraliberal no quiere solucionar la crisis del sector lácteo”

Entrevista a Thierry Roquefeuil, presidente de la Federación Nacional de Productores de Leche (FNPL) de Francia, la organización que agrupa al 70% de los productores lácteos franceses, y vicepresidente del grupo de Leche del Copa-Cogeca.

“Esta Unión Europea ultraliberal no quiere solucionar la crisis del sector lácteo”

Thierry Roquefeuil, presidente de la Federación Nacional de Productores de Leche (FNPL) de Francia

Thierry Roquefeuil es el presidente de la Federación Nacional de Productores de Leche (FNPL) de Francia, la organización que agrupa al 70% de los productores lácteos franceses, y vicepresidente del grupo de Leche del Copa-Cogeca.

Es especialmente crítico con la falta de actuación de la Comisión Europea ante la crisis del sector lácteo, cuya solución defiende que “pasa por la regulación de la producción a nivel europeo, incluso con sanciones para los que incumplan”.

La pasada semana envió una carta a los presidentes del Parlamento Europeo y de la Comisión Europea advirtiéndoles de que “el esperar y ver que pasa no es la política correcta” y exigiéndoles medidas financiadas por el presupuesto comunitario para subvencionar al ganadero por reducir la producción y poder así recuperar los precios en origen.

En España y en Galicia los ganaderos de vacuno de leche atraviesan por una difícil situación debido a los bajos precios en origen. ¿Cual es la situación en Francia?
El precio de la leche en Francia es muy parecido al resto de la Unión Europea en este momento: muy bajo y no cubre los costes de producción de muchos ganaderos. El precio en Francia está ahora en una media de 0,28 euros el litro y no permite a muchos ganaderos cubrir los costes y estamos en esta situación desde hace un año. El pasado verano los productores franceses se movilizaron para protestar contra esta situación y, como consecuencia, el Gobierno de Francia estableció una serie de ayudas y logramos también un acuerdo con la gran distribución francesa.

Pensábamos que la Comisión Europea nos iba a apoyar, porque estamos en un mercado europeo y cada Estado no puede solucionar por si solo esta crisis del sector lácteo. Sin embargo, estamos ante una Unión Europea ultraliberal que no escucha las problemáticas de los mercados lácteos.

“El problema es que en la Unión Europea se está produciendo leche para mercados que no existen”

Lo que queremos los ganaderos franceses es que la Unión Europea trabaje en la adecuación de la oferta y de la demanda. Porque el problema hoy en día en Europea es que se está produciendo leche para mercados que no existen. Es decir, el problema es que una parte de la producción láctea europea no tiene mercado. La única solución que se viene aplicando para este problema es bajar los precios a los productores y eso ya no puede continuar.

Es absolutamente necesario acodar una solución a nivel de la Unión Europea. No vamos a restablecer las cuotas lácteas, pero es necesario acodar una decisión colectiva en la UE que haga que los productores no seamos los únicos que padezcamos la bajada de los precios de la leche. El “esperar a ver que pasa” en el que está instalada la Comisión Europea no es la solución.

En España los ganaderos miraron con cierta envidia los acuerdos logrados en Francia y el apoyo del Gobierno francés a los productores lácteos. ¿Que resultados tuvo ese acuerdo del pasado verano?
Las ayudas del Estado no solucionan la crisis. Es cierto que ayudan a pagar las facturas de proveedores a algunos ganaderos, pero no son la solución. De hecho los productores franceses están ahora en la misma situación que en 2015 y con problemas de tesorería. La crisis se arreglará a través del precio de la leche y cuando recuperen el equilibrio los mercados de los productos lácteos a nivel europeo y mundial. La solución tiene que venir por parte de la Unión Europea, pero vemos como para nada se anticipa y prevé los problemas de los mercados lácteos.

No es admisible que la Unión Europea esté abandonando hoy a cientos de ganaderos que están dejando el sector, cuando dentro de unos años, y así lo apuntan todas las previsiones, serán necesarios para abastecer una demanda de productos lácteos a nivel mundial que se va a recuperar.

Sin embargo, parece que la Comisión Europea ha renunciado a regular la producción y será cada Estado el que tenga que solucionar, con sus fondos, la crisis de precios de la leche…
La Comisión Europea de Agricultura lo que dice es que son los ganaderos, a través de sus organizaciones de productores, los que deben regular de forma voluntaria la producción de leche. Eso está bien, pero a condición de que la Unión Europea no siga dando dinero público para almacenar leche a través de la intervención a países como Irlanda u Holanda que han disparado su producción de leche. Porque de poco sirve que Francia, España, Portugal o Italia regulen la producción si hay otros países que incrementan su producción y la destinan a intervención. Es decir, consideramos que son necesarias medidas voluntarias de reducción de la producción de leche en la Unión Europea, pero también son precisas, eventualmente, sanciones para aquellos que la aumentan.

“Seguir dando ayudas a los países que disparan su producción y para destinarla a intervención contribuye a tirar los precios”

En este momento estamos padeciendo una competencia entre países europeos, y eso es la antítesis de la Unión Europea. Si cada Estado miembro hace lo que le da la gana, la Unión Europea dejará de existir.

En España el sector lácteo está de acuerdo en regular la producción a nivel Europeo, pero que la reducción se debe aplicar a los países excedentarios, como Francia, no a países deficitarios que no cubren su demanda interna como es el caso de España…..
En estos momentos alrededor del 80% de la producción láctea de la UE se consume en Europa y el resto es exportada a terceros países. Por tanto, se debe adecuar la producción láctea al volumen consumido en la Unión Europea y a lo que seamos capaces de exportar. Históricamente Francia ha exportado leche y productos lácteos, como España en este momento está exportando cerdo al resto de la Unión Europea. En Francia los ganaderos producimos en función de lo que nuestras industrias lácteas son capaces de vender y colocar en los mercados, tanto europeos como internacionales. Y lo mismo pasa en España o en Irlanda.

“Si en la Unión Europea reducimos todos la producción entre un 2 y un 3% los precios se recuperarán hasta los 350 euros por tonelada”

El problema en cuando se aumenta la producción para destinarla a intervención porque se está contribuyendo a tirar los precios. Es necesario regular la producción, con una bajada de entre un 2 y un 3% en la Unión Europea, pero todos los países al mismo nivel, para volver a recuperar unos precios de entorno a 350 o 360 euros la tonelada.

Desde la FPNL pensamos que la regulación de la producción sería un círculo virtuoso, no solo para los productores, sino para las economías de todos los países de la UE. Si no lo que va a haber va a ser cierre de explotaciones, más parados, ayudas de cada Estado miembro a sus ganaderos…etc. Es decir, saldrá mucho más caro que si la Comisión Europea regula la producción.

¿Habría que poner fin también a la utilización del mercado español como sumidero para los excedentes de derivados lácteos, -quesos fundamentalmente- de Francia o de Alemania, que arruinan a las queserías españolas?
Tiene razón. En Francia sufrimos el mismo problema con las importaciones de leche de consumo de Bélgica o de Alemania, donde el precio llega a estar hasta 0,20 € en origen, y supone la ruina para sus ganaderos. Si no hay una política coordinada y única para el sector lácteo europeo y seguimos compitiendo entre los distintos Estados, acabaremos pidiendo la salida de la Unión Europea como el Reino Unido.

¿Podrían ser una solución a la crisis del sector lácteo de la Unión Europea las ayudas a la exportación?
La primera medida que tiene que tomar la Comisión Europea es regular la producción para adecuarla a la demanda del mercado, reduciéndola si es necesario, y eso no quiere decir reintroducir las cuotas lácteas.

Claro que es necesario trabajar sobre las exportaciones, pero esa es la segunda condición, pues si no bajamos la producción eso llevará a una competencia por las exportaciones entre los países de la Unión Europea, tirando a la baja de los precios. Eso es lo que está pasando en este momento, y de hecho los productores de Nueva Zelanda se quejan de que Europa está destruyendo el mercado lácteo internacional.

“Son necesarias todas las regiones productoras de leche de la Unión Europea”

Es por tanto una responsabilidad colectiva regular la producción en Europa y solamente aumentarla si encontramos mercados para ella.

Por último, ¿Que conoce del sector lácteo gallego?
Conozco algo el sector lácteo español porque durante un tiempo le vendí leche a Leche Pascual. En Galicia las explotaciones son parecidas a las que tenemos en Francia. Pienso que todas las regiones productores de leche de la Unión Europea son necesarias y que es un error intentar llevarse la producción de leche de determinados países, porque los consumidores españoles tienen derecho a consumir leche producida en España. Lo contrario sería un suicidio para la Unión Europea.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información