¿En que hay que mejorar el bienestar animal en las ganaderías de vacuno de leche?

Resumen de la ponencia de Xavier Manteca, catedrático del departamento de ciencia animal y de los alimentos de la Universidad Autónoma de Barcelona, sobre el programa de bienestar animal de vacuno de leche de Bayer y FAWEC, que fue presentado en el II Fórum Bayer de Vacuno de Leche

¿En que hay que mejorar el bienestar animal en las ganaderías de vacuno de leche?

Vaca mal acostada

Xavier Manteca, catedrático del departamento de ciencia animal y de los alimentos de la Universidad Autónoma de Barcelona, presentó en el úlltimo Forum Bayer de Vacuno de Leche el programa de Bayer y de FAWEC (siglas en inglés de Centro de Eduación en Bienestar de Animales de Producción) para identificar y mejorar el bienestar animal en las ganaderías de vacuno de leche.

Para eso, se seleccionaron 25 explotaciones de vacuno de leche de España que se quisieron unir voluntariamente a la iniciativa y se hizo una primera visita aplicando el protocolo de bienestar animal. En la segunda visita, se realizó un seguimiento de las recomendaciones y, si la granja las aplicó, se le dio un reconocimiento a la explotación.

El protocolo incluye 32 puntos distribuidos en 4 secciones, la mayoría de ellos relacionados con el manejo de los animales.

“El bienestar animal es algo importante por sí mismo, por razones éticas. Ademáis, es una herramienta que nos sirve para mejorar la producción en un sentido amplio: aumenta la producción, prolonga la vida útil y mejora las condiciones de trabajo. Pero también para responder a una demanda del mercado cada vez más clara”, subraya Xavier Manteca.

manteca benestar bayer 1

“Como se demuestra en la tabla anterior, no podemos permitirnos el lujo de no preocuparnos por el bienestar de las vacas. Es un campo en el que queda mucho por hacer y que al final es una cuestión de buen manejo”, subraya el catedrático del departamento de ciencia animal y de los alimentos de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Al promover el bienestar mejoramos la eficiencia, podemos reducir costes de producción y aumentamos la producción.

¿Cómo funciona el programa de Bayer de bienestar animal en vacuno de leche?

El protocolo de bienestar animal para vacuno de leche diseñado entre Bayer y FAWEC parte de que no es sólo una cuestión de ausencia de enfermedades y de lesiones en el animal. En este sentido, el concepto de bienestar animal incluye:

-Funcionamiento biológico: Incluye que el ganado esté alimentado de forma idónea, que esté sano y que disfrute de confort físico y térmico. Confort físico implica que los animales tengan un lugar adecuado para acostarse y térmico que no experimenten estrés por frío en el caso de los terneros y por calor en el caso de las vacas.

-Emociones: Que no experimenten emociones negativas como miedo crónico o el distrés (estrés prolongado que produce efectos negativos sobre la producción o la reproducción del animal). Hablamos de miedo a las personas por un manejo poco adecuado. El momento en el que será más patente es en el ordeño, cuando los animales estén más cerca de las personas. Ese miedo inhíbe la liberación de oxitocina, con lo que disminuye la producción de leche y aumenta el riesgo de mastitis. “El mal manejo del ganado no tiene por que ser por maltrato sino por falta de habilidades de manejo”, puntualiza Xavier Manteca.

-Comportamiento: Posibilidad de que los animales puedan expresar algunas conductas importantes.

En este sentido, el protocolo de bienestar de Bayer y de FAWEC para vacuno de leche incluye estos tres elementos. El siguiente paso fue ver que protocolos existen para evaluar el bienestar de las vacas. Hay varios, y uno de los que se emplean con más frecuencia es el Welfare Quality, desarrollado dentro de un proyecto europeo, y que vale tanto para vacas, porcino y aves.

Siguiendo con la filosofía del bienestar como algo multidimensional, lo que realizaron fue simplificar el protocolo y adaptarlo a las condiciones de las explotaciones españolas, pues aplicar el protocolo Welfare Quality supone entre 8 y 10 horas en una explotación mediana. “Nosotros adaptamos el protocolo a las condiciones españolas, incluyendo otros aspectos como el estrés por calor o la cantidad de leche que se suministra a los becerros, y simplificándolo para poder realizarlo en menos horas”, explica Xavier Manteca.

Así, el protocolo de bienestar animal de Bayer y de FAWECV incluye 32 puntos en 4 secciones (Alimentación, Alojamiento, Enfermedades y prácticas de manejo dolorosas). En total 32 preguntas al ganadero y realizar el protocolo en una ganadería de vacuno de leche lleva unas 3 o 4 horas.

“Hablamos con el productor, vemos las vacas y los becerros, y vemos las instalaciones, por este orden de importancia. Los mayores problemas se producen por el manejo, más que por las instalaciones”, subraya Xavier Manteca.

De esta forma se identifican una serie de aspectos que deben ser mejorados (por ejemplo cortar colas o substancias prohibidas en pediluvios no son negociables) y otros que se pueden corregir de forma paulatina.

Todo eso se plasma por escrito y se envía al productor y al veterinario de la explotación. Y se deja un período de 6 a 8 meses para hacer una segunda visita y verificar las correcciones que se hicieron y ver si aparecieron nuevos problemas.

“La impresión es que a los ganaderos y veterinarios les gusta porque dejamos claro que no somos quien de examinarlos, sino que el protocolo puede detectar cosas que pueden mejorarse, se ponen sobre la mesa, de común acuerdo se decide si quieren mejorarlas y procedemos. Esa forma de trabajar es muy bien recibida, porque se deja claro que no se va a examinar a nadie”, explica el catedrático.

Después de esa visita hay un segundo reconocimiento y se emite un certificado por BAYER y FAWEC en el que se certifica que la ganadería participó en el programa de mejora de bienestar animal.

Resultados del programa:

Los principales problemas que detectaron en el análisis de estas 25 granjas de vacuno de leche en lo relativo a bienestar animal son:

1) Conducta de reposo de las vacas: Las vacas no pasan acostadas el tiempo que deberían

En la inmensa mayoría de las explotaciones no se logra que las vacas estén acostadas el tiempo que precisen. “En vacas de alta producción lo que dice la bibliografía es que deberían estar acostadas entre 12 y 14 horas al día. Sin embargo, lograr 11 horas es un objetivo razonable pues en la mayoría de las explotaciones no se llega a eso”, explica Xavier Manteca.

Hay muchos estudios que certifican que si no están acostadas el tiempo que precisan aumentan los problemas podales, las mastitiss y baja el rendimiento en leche.

Así debería repartir su jornada una vaca:

manteca benestar bayer 2

Por cada hora adicional de descanso la vaca produce 1 kilo más de leche al día:

manteca benestar bayer 3

En concreto, el estudio de Grant concluyó que las vacas que más leche producen dedican el mismo tiempo a beber y a comer (5,5 horas) pero las vacas más productoras están 2 horas más de tiempo acostadas, que las otras lo dedican a estar de pie o a estar haciendo perching; es decir, con los pies en el pesebre. “Y eso se traduce en muchos litros de leche: si pasáramos de 9 a 11 horas de reposo estaríamos ganando unos 2 litros más de leche por día. Cuando la vaca está acostada: más rumia, menos fatiga y problemas podales y llega más sangre a la ubre”, subraya el catedrático del departamento de ciencia animal y de los alimentos de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Las razones por lo que las vacas no llegan a esas 12 horas de reposo son:

-Por mamitis: dolor en la ubre.

-Falta de tiempo de las vacas: Si 5 o 6 horas son de comer y beber, otras tantas para el ordeño (esperar…etc), poco tiempo les queda

-Estrés por calor: Las vacas pasan más tiempo de pie para ventilar mejor.

-Instalaciones inadecuadas: Falta de cubículos

“Sin embargo, en la mayor parte de los casos no se logra ese objetivo. Cuando las vacas tardan mucho en acostarse es que a su manera están diciendo que el sitio no les gusta”, advierte Xavier Manteca. En la aplicación del protocolo de bienestar animal de Bayer y de FAWEC también se analiza el porcentaje de vacas mal colocadas en los cubículos o no acostadas en los mismos.

En este sentido, el catedrático recuerda que “para que las vacas se acuesten muchas horas precisan un sitio limpio, seco y blando”.

La conclusión es que en la mayoría de las explotaciones los cubículos están mal diseñados, son demasiado cortos y hay excesiva densidad de animales, por lo que es recurrente la falta de tiempo suficiente para que las vacas pasan acostadas.

manteca benestar bayer 4

2) Problemas podales: Pediluvios demasiado cortos

En la revisión de estas 25 granjas se detectó como un problema bastante frecuente por la diferencia entre la prevalencia real y la percibida por el ganadero. También se detectaron problemas por empleo de productos no autorizados para los pediluvios.

“También detectamos fallos en el diseño y en el mantenimiento de los pediluvios, que sólo funcionan si las vacas entran con las pezuñas limpias. Y el otro requisito es que las pezuñas tienen que mojarse, pero si son cortos los pediluvios no todas las mojan, por lo que es preciso alargar el pediluvio para que las vacas hagan por lo menos dos pasos en el pediluvio”, explica Xavier Manteca.

manteca benestar bayer 5

3)Problemas con los bebederos.:

Es un problema muy común y fácil de resolver con poca inversión. “A nadie se le escapa que las vacas precisan agua de calidad a libre disposición y eso no se resuelve con un sólo bebedero”, subraya.

Las vacas sólo beben bien cuando:

-Correcta longitud y número de bebederos: Mínimo de 6 centímetros por vaca, pero en condiciones de estrés por calor debe subir a 10 cm de bebedero por animal. El total que se precisa en una ganadería se obtiene de multiplicar el número de vacas por 10 CM. Además, el bebedero debe ser ancho, para que puedan beber dos vacas, una de cada lado.

-Limpieza y diseño: Con el bebedero sucio las vacas beben menos.

-Flujo de agua

-Temperatura del agua

-Calidad del agua:

-Localización: Como mínimo 2 bebederos para la vaca.

4)Otros problemas:

Estrés por calor, es uno de los principales problemas que se detectó. “Un indicador muy claro y sencillo de estrés por calor es la caída en la producción. A continuación podemos hacer una comparativa con explotaciones de la zona para ver que margen de mejora hay”, asegura Xavier Manteca.

Como conclusión, el catedrático advirtió de que “los animales con peor situación de bienestar que encontramos son los becerros y las vacas secas”.

Recomendaciones para reducir el estrés por calor en vacuno de leche

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información