El Pastoret: Un ejemplo de éxito en la industria láctea española

Esta empresa familiar catalana, fundada en el año 1992, ha logrado situar sus yogures y postres lácteos en las grandes cadenas de distribución tanto de España como del extranjero compitiendo con grandes multinacionales. Sus fundadores explican las claves de su éxito

Publicidade
El Pastoret: Un ejemplo de éxito en la industria láctea española

Gama de productos de El Pastoret de la Segarra

Lograr un producto diferenciado compitiendo en un mercado muy maduro y controlado por las grandes multinacionales como es el de los postres lácteos. Este es el éxito de El Pastoret, una empresa catalana cuyos fundadores, Xavier Pont y Teresa Vallés, explicaron en el último The Alltech One Ideas Fórum celebrado en Madrid como lograron en apenas 25 años pasar de un pequeño obrador artesanal a facturar más de 20 millones de euros, elaborar unos 400.000 postres lácteos y yogures al día y estar presentes en países como Francia, Suíza o el Reino Unido.

“Mis padres viven en Sant Guim de Freixenet, una pequeña localidad de Lérida donde existen granjas de vacuno de leche de tamaño familiar. Tenían un rebaño de cabras y los domingos mi madre, Carmen, nos hacía requesón a mi y a Teresa con la leche sobrante. Estaba buenísimo y fuimos madurando la idea de hacer un pequeño obrador artesanal para vender este producto en la comarca. Fue así como empezamos en el año 1992”, explica Xavier Pont.

“La aceptación en los comercios y en los restaurantes de la zona fue excelente, y fue así como empezamos a elaborar postres lácteos, apostando por ese carácter artesanal que es lo que nos diferencia en el mercado”, añade Teresa Vallés, quien reconoce que “cuesta mucho hacerse un lugar en el mercado de los lácteos”.

Exigen que las vacas salgan a pastoreo y que no se ordeñen más de 2 veces al día

La materia prima original, la leche de cabra, la fueron substituyendo por leche de vaca, ante la falta de materia prima en la zona para satisfacer la demanda. Apuestan por contratos con ganaderías de la zona, preferentemente de tamaño pequeño o mediano, “pues son con las que podemos trabajar mejor tanto para implantar nuestros requisitos de alimentación, de bienestar animal, y de transición para producir en ecológico, contando para todo ello con el asesoramiento de Alltech, que a través del sistema In Touch controla en todo momento la alimentación que reciben las vaca en el carro mezclador”, explica Xavier Pont.

El siguiente paso importante para El Pastoret fue la construcción en 2005 de unas nuevas instalaciones, ya que el obrador se les había quedado pequeño. “Y decidimos quedarnos en el pueblo, en Sant Guim de Freixenet porque forma parte de nuestra filosofía de empresa de trabajar y beneficiar al entorno local”, destaca Teresa Vallés.

“La clave de El Pastoret es innovación y apostar por un producto artesanal ligado a un territorio”

Las obras duraron 4,5 años, supusieron una inversión de 8 millones de euros y entraron un funcionamiento en 2010. “Son unas instalaciones que incorporan las tecnologías más avanzadas y nos permiten elaborar en este momento unas 400.000 unidades de postres lácteos. Y en los próximos 2 años tenemos previsto ampliarlas”, destaca Xavier.

Con el bagaje de estos 25 años, esta pareja de emprendedores en la industria láctea destaca como claves del éxito de El Pastoret ser fieles a su filosofía de empresa, apostando por productos artesanales y ligados a un territorio, en este caso la comarca de La Segarra, y el esfuerzo continuado en innovación. ”No podemos competir vendiendo yogures a 20 céntimos, tenemos que vender calidad, no cantidad”, subraya Teresa Vallés.

Innovaron en los envases para alargar la vida de útil del requesón desde los 7 a los 21 días

Respecto a esto último, Xavier Pont destaca que “investigamos en los primeros años para lograr un envase que alargara la vida útil del requesón manteniendo su textura y sabor, y de esta forma logramos que pasara de una vida útil de 7 días a 21 días, sin añadir aditivos ni conservantes”. Precisamente sus envases para los yogures artesanales de 500 y de 125 gramos son únicos en el mercado y les han ayudado a diferenciar su producto.

En cuanto a la materia prima, la leche procede de ganaderías de la comarca de La Segarra. “Queremos estar cerca de los ganaderos para obtener la mejor leche, pues nos da el sabor del producto final y nos permite lograr ese yogurt cremoso, suave y en el punto óptimo de acidez”, destaca Xavier Pont.

En los contratos que firman con los ganaderos El Pastoret exige que las vacas no tengan más de 2 ordeños diarios, que salgan a pastar y que se logren los mayores niveles de bienestar animal.

“Tenemos que unir pasiones: la de los ganaderos por las vacas y la nuestra por el producto. Yo lo que les digo al ganadero es preguntarle que haría para mejorar su granja. Y le pregunto en que precio se sentiría cómodo, y a cambio de 3 o 4 céntimos más por litro les exigimos que las vacas tengan más bienestar animal”, explica uno de los fundadores de El Pastoret.

Priman como ganaderías proveedoras de leche a las granjas pequeñas: “Creemos que son las que juegan en nuestra liga, y ellos también están más cómodos con nosotros. Gracias a esta alianza en beneficio mutuo logramos que haya relevo generacional en granjas familiares que iban a cerrar”, destaca Xavier.

Teresa Vallés e Xavier Pont

Teresa Vallés e Xavier Pont

Apuesta por la leche ecológica

Una de las estrategias de futuro en las que El Pastoret está centrando sus esfuerzos es en la producción ecológica. En este sentido, y para asegurarse la producción de leche ecológica en su entorno está llegando a acuerdos con varias ganaderías.

“Les proponemos un contrato a 5 años con precios garantizados, de forma que durante los dos primeros años de conversión les pagamos la leche a entre 34 y 35 céntimos, y desde el tercero al quinto les garantizamos a los ganaderos un precio de 52 céntimos el litro”, explica Xavier Pont.

Les ofrecen a los ganaderos en ecológico contratos a 5 años: con 35 céntimos los primeros dos y a 52 céntimos el litro los tres últimos años

La gama de productos lácteos ecológicos que ofrecen ya es amplia: “Comenzamos con nuestra gama de Yoghourt Ecológico con una capa intermedia de fruta ecológica que ofrece una experiencia gastronómica única al consumirlo. Conseguir esto fue todo un reto ya que requiere una técnica especializada en cuanto a composición de la receta como en la maquinaria utilizada. Además, este último año hemos trabajado para ofrecer nuevas alternativas a los consumidores, creando el primer Yoghourt Ecológico al Estilo Griego del mercado y la Crema de Chocolate Ecológica, en envase de cerámica 100% compostable. Por último, hemos querido ir más allá en el desarrollo de una gama ecológica en formato de 500g, para los amantes de Pastoret y de los productos ecológicos”, explica Teresa Vallés.

“Tenemos que lograr recuperar la ilusión de los ganaderos y lograr entre todos que este sector vaya creciendo”, concluye Xavier Pont.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información