El etiquetado en origen de los lácteos frena las importaciones de leche líquida y lactosueros

La normativa que obliga desde enero a identificar el origen de la leche no logra por el momento mermar las compras al exterior de quesos y leche en polvo

El etiquetado en origen de los lácteos frena las importaciones de leche líquida y lactosueros

Acto de Unións Agrarias en enero revisando el etiquetado de lácteos en un supermercado. / Archivo.

La entrada en vigor en enero de la normativa que obliga a identificar el origen de la leche está demostrando sus efectos en el mercado. Las compras al exterior de leche líquida se redujeron en los dos primeros meses del año en comparación con el mismo periodo de años precedentes, y lo mismo ha sucedido con los lactosueros. La parte negativa es que en quesos y leche en polvo, España continúa aumentando sus compras al exterior.

La normativa que obliga a identificar el origen de la leche en todos los alimentos con más de un 50% de lácteos busca un doble efecto. Por un lado, lograr la complicidad del consumidor con la producción de la cadena láctea española. Por el otro, identificar de manera pública a aquellas empresas que continúen apostando por la importación de productos lácteos.

El cambio normativo parece haber logrado ya un impacto en la industria láctea y alimentaria, pues bajaron a las compras al exterior tanto de leche líquida como de ingredientes lácteos utilizados en la industria alimentaria, caso de los lactosueros y el suero de mantequilla (mazada). En los dos primeros meses del año, España importó 21.500 toneladas de leche sin concentrar, un 13% menos que en el mismo periodo del año anterior. Es además la cifra más baja de importaciones de los últimos cinco años, en los que se produjo una bajada significativa de las compras de leche al exterior.

La merma en la compra al exterior de lactosueros en los dos primeros meses del año es incluso más significativa, pues ronda una reducción del 30% en relación al mismo periodo del pasado año.

Quesos y leche en polvo
Donde por el momento no tiene impacto la normativa es en la compra de quesos y leche en polvo al exterior. Los quesos importados de Centroeuropa copan gran parte de los lineales de las cadenas de supermercados en España, una tendencia que no experimentó por el momento cambios. De hecho, las compras de quesos al exterior aumentaron más de un 20% en los dos primeros meses del año en relación al pasado ejercicio, siendo además la mayor cifra de importaciones de quesos de los últimos cinco años en el primer bimestre: 49.000 toneladas.

El sector espera próximas campañas de comunicación por parte del Ministerio y de la Interprofesional Láctea para poner en valor los lácteos españoles, de forma que el consumidor tome mayor conciencia sobre la importancia de sus decisiones de compra. Un segundo foco, ya en el medio y largo plazo, se sitúa en la necesidad de que la industria láctea española mejore su oferta de quesos, con variedades, formatos, calidades y precios que sean competitivos con las importaciones procedentes de Europa.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información