Ejemplos de ganaderías gallegas que producen leche a bajo coste

La Sociedad Gallega de Pastos y Forrajes celebró este viernes una mesa redonda sobre producción de leche a bajo coste. Reducir carga ganadera, aumentar la base territorial y alimentar las vacas en base a forrajes propias y de calidad, sobre todo hierba, son algunos de los puntos en común

Ejemplos de ganaderías gallegas que producen leche a bajo coste

Ganaderos participantes en la mesa redonda

La crisis de precios que viven las explotaciones lácteas gallegas y europeas desde hace más de un año está haciendo replantearse varios paradigmas casi incuestionables hasta ahora. Especialmente el de que para ser competitivas las explotaciones de vacuno de leche deben tener grandes producciones y ser muy intensivas. Esta idea dominante está mudando en los últimos tiempos por la máxima de la “rentabilidad”, un nuevo enfoque más abierto, en el que ganaderías que producen leche más en base a hierba y con un buen manejo están dando la sorpresa por sus bajos costes de producción.

Así se puso de manifiesto el pasado viernes en una mesa redonda organizada en Lalín por la Sociedad Gallega de Pastos y Forrajes, con motivo de su segunda reunión de primavera. Bajo el título de “Producción de leche a bajo coste”, cuatro ganaderos expusieron sus distintas estrategias para lograr reducir los costes de producción. Bajar la carga ganadera, aumentar la base territorial y alimentar las vacas en base a forrajes propias y de calidad, sobre todo hierba, son algunos de los puntos en común.

SAT Margá (Guitiriz-Lugo)

La estrategia de esta ganadería de Guitiriz, con 170 vacas en ordeño y un rebaño de 220 cabezas, pasa por reducir los costes de alimentación pasándose al pastoreo, por aumentar las calidades de la leche, y reducir producción por vaca y reposición de novillas.

Óscar Morado, uno de los socios de esta SAT, explicó que “estamos en un proceso de reducción de carga ganadera, de aumento de la base territorial y de pasarnos a un sistema de pastoreo día/noche para bajar los costes de producción”. De este modo, desde el año 2013 comenzaron a incorporar la raza Jersey para ir sustituyendo progresivamente a la Holstein, “porque la Jersey está más adaptada al pastoreo y es más rústica”.

En la actualidad ya practican, entre comienzos de marzo y finales de noviembre, el pastoreo en 50 de las 110 hectáreas con las que cuenta esta SAT, en las que pastan unas 100 vacas y el resto permanecen estabulas. “Nuestra estrategia de alimentación es de pastoreo ad libitum, suplementando con silo en los meses que no pueden salir a pastar, pero con la base territorial que tenemos queremos reducir la carga ganadera, pasando a un rebaño de unas 130 vacas, de la que en torno a 100 estarían en ordeño”, explica Óscar.

 “Queremos aumentar la base territorial y bajar carga ganadera”

Además, con un sistema de pastoreo aumenta la longevidad de las vacas, por lo que es necesaria una menor reposición, con menos gasto en recría. “En intensivo la tasa de reposición anda por el 40%, pero en pastoreo baja a un 15-20%, por lo que tenemos animales que ahora queremos vender”, asegura este socio de SAT Margá.

Los resultados hasta ahora del cambio de sistema en esta ganadería fueron una bajada de la producción hasta un promedio de 23/24 litros diarios por vaca en pastoreo -y de 1,2 millones a 0,9 millones de litros anuales-, pero también en un descenso de los costes de producción. En concreto, pasaron de emplear un promedio de 500 gramos de concentrado por litro de leche a 150 gramos, y a una importante reducción de los gastos sanitarios: “Prácticamente dejamos de tener problemas de mamitis, de cojeras o de retenciones de placenta”, destaca Óscar.

También incrementaron las calidades de la leche -en parte por el cambio de raza a Jersey-, consiguiendo un promedio de 4% de grasa y 3,4% de proteína, algo que valora y paga la industria a la que le venden la leche, en este caso Queserías Entrepinares.

De cara al futuro, Óscar Morado asegura que la estrategia de SAT Margá “pasa por bajar la carga ganadera, aumentar la base territorial y por ir a un sistema de pastoreo día y noche para seguir reduciendo los costes de producción”.

Gandería Outeiro (Chantada-Lugo)

La estrategia de esta histórica ganadería de Chantada para producir leche a bajo coste pasa también por la desintensificación. “Nuestra idea es reducir los costes de producción apostando por la hierba y por el pastoreo como fuentes principales de alimentación del ganado, y también por producir menos”, explica Ricardo Gómez, copropietario de Gandería Outeiro.

Con un rebaño de 60 vacas en ordeño, esta explotación cuenta con una base territorial de 45 hectáreas, de las que en 12 practican pastoreo diurno y el resto dedican a hierba para cortar en verde o para ensilar. El pastoreo lo iniciaron el pasado otoño, “y los primeros meses -reconoce Ricardo Gómez- fueron de inseguridad, pero las vacas se adaptaron muy bien, sobre todo las Jersey, que representan el 30% del rebaño, mientras que a las Holstein les costó un poco más pasar del sistema de estabulación permanente a pastoreo”.

“No metemos en el mercado leche que no nos dé ganancia”

En cuanto al manejo, desde Gandería Outeiro reconocen que “ahora lo que prima es trabajar con sentido común, enviando la maquinaria a ensilar solamente a las fincas con un tamaño y con una distancia rentables”. Así, en las fincas de tamaño rentable y más distantes de la explotación sólo ensilan el primer corte, el que tiene más proteína bruta, mientras que el segundo lo destinan a heno, para reducir el peso y ahorrar costes de transporte. “Nuestra estrategia es que las vacas coman a diente o en verde en el pesebre lo máximo de hierba posible y por tratar de no meter en el mercado leche que no nos dé ganancia”, subraya Ricardo Gómez.

Los resultados provisionales de estos meses fueron una gran reducción del gasto en concentrado, pasando de un promedio de 12 kilogramos por vaca y día a 3,8 kilogramos, así como de los costes forrajeros de segado y de ensilado. También bajó la producción media de 38 a 24 litros por vaca y día, aunque con un aumento de las calidades.

Como conclusión, Ricardo Gómez asegura que “aunque llevamos pocos meses con este sistema y los datos no son concluyentes, comparando el primer trimestre de este año y el primero del año pasado, y pesar de que ahora cobramos la leche a 2 céntimos menos por litro, los beneficios aumentaron este año en 1.000 euros, con lo cual a peor no vamos”.

Gandería Patalarga (A Pastoriza-Lugo)

Esta ganadería de Miñotelo (A Pastoriza) apostó hace años por un sistema de alimentación basado en el pastoreo, en la reducción del uso de concentrado y por los ingresos procedentes de la venta de terneros de cruce industrial.

Daniel Veiga Legaspi, fundador de esta ganadería, explica que “la ración diaria se componen de pasto, más 4 kilogramos diarios de concentrado por vaca en lactancia, paja y 1,5 kilogramos de pulpa de remolacha, que se complementan con silo de hierba cuando no pueden salir a pastar”.

El paso de un sistema intensivo a otro de pastoreo lo notaron también en la mejora del estado sanitario del rebaño. “Pasamos de un promedio de 72 anotaciones en el libro a 31, con la reducción de gasto que eso supone; y con la dieta de hierba el nivel de fertilidad mejoró mucho y las vacas son mucho más longevas, con lo que necesitamos también gastar menos en recría”, explica Daniel Veiga.

Además, en Gandería Patalarga optaron por cambiar de raza Holstein a Normanda, “un animal más rústico, dócil y manejable en pastoreo”. Otra ventaja que les aporta es la facilidad de parto, que aprovechan para inseminarlas con becerros de cruce industrial, que venden a entre 300 y 350 euros, suponiendo un ingreso complementario.

“Nos va bien con este sistema, a pesar de que fuimos presionados para abandonarlo”

¿Y como se refleja todo esto en datos económicos? Según los datos del grupo de gestión en el que está esta ganadería, en 2015 produjo algo más de 448.000 litros, con un promedio de 7.295 por vaca y unos costes de producción de 25,68 céntimos por litro de leche.

“En nuestro caso, con el sistema de producción de leche en pastoreo nos fue y nos va bien, a pesar de que fuimos muy presionados para abandonarlo y seguir en intensivo”, concluye Daniel Veiga.

Gandería Rivas S.C. de Silleda

El sistema de producción de leche a bajo coste de esta ganadería se basa, según explica Manuel Iglesias Rivas, su propietario, en la máxima de “realizar inversiones para tener amortizaciones pequeñas, altamente rentables y rápidamente amortizables”.

De este modo, en esta ganadería, en la que trabajan dos personas, limitaron al mínimo imprescindible la inversión en maquinaria e instalaciones. Para su rebaño de 39 vacas, de las que 31 están en ordeño, disponen de una base territorial de 18 hectáreas, de las que 8 destinan a maíz y el resto a hierba. Gracias a la optimización de la base territorial y a realizar mínimas inversiones, los costes de producción de esta explotación se situaron en el año 2015 en 21,5 céntimos por litro.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información