ecoleia nave estandar

Dificultades en los planes de mejora por los permisos y la normativa contra incendios

Las explotaciones solicitantes de planes de mejora tienen que presentar la licencia municipal antes del 15 de septiembre, pero los retrasos en los informes de Medio Ambiente impiden que estén a tiempo. Unións cuestiona que en la provincia de A Coruña se estén exigiendo 50 metros de separación entre monte y naves en el caso de ampliaciones

Los planes de mejora de explotaciones se encuentran un año más con dificultades derivadas de los retrasos burocráticos. Las explotaciones tienen de plazo hasta el 15 de septiembre para presentar la correspondiente licencia municipal, pero en muchos casos no tendrán los papeles a tiempo, según valoran organizaciones agrarias y profesionales del sector. Los principales retrasos se sitúan en los trámites ante Medio Ambiente, pues parte de los Concellos están solicitando informes de incidencia ambiental como paso previo a la concesión de la licencia municipal.

La cuestión es que si Medio Ambiente no responde a tiempo, el Concello mantiene paralizada la concesión de la licencia. “Hay un colapso en Medio Ambiente porque en dos meses les llegan todos los expedientes de planes de mejora de Galicia y se ven desbordados. En muchos casos, el proyecto de obras ni siquiera tendría que pasar esos trámites medioambientales, pero al ser remitido por el Concello, la Consellería lo tramita siguiendo el procedimiento habitual”, explica Óscar Pose, de Unións Agrarias.

Tanto Unións como el Sindicato Labrego consideran precisa una prórroga en los plazos para evitar que haya explotaciones que pierdan ayudas para las inversiones proyectadas. “Todo son obstáculos para las personas que quieren iniciar un proyecto o modernizar una explotación”, cuestiona la secretaria xeral del Sindicato Labrego Galego, Isabel Vilalba.

“Cada vez se piden más papeles. Antes no había que tener licencia al solicitar un plan de mejora y había un plazo para presentarla. Si ahora se exige la licencia ya en un principio, hay que regular esto y que la concesión de esas licencias sea una prioridad, fijando un plazo máximo para su tramitación” -demanda Isabel Vilalba-. “Esas son las políticas que tiene que hacer un Gobierno. No puede ser que una Administración que debiera ser un apoyo sea un obstáculo”, concluye.

Distancias entre naves ganaderas y monte, el caso de A Coruña

La legislación de prevención contra incendios forestales estipula que debe haber al menos 50 metros de separación entre las edificaciones y las masas de pinos y eucaliptos. Es un criterio que se exige en toda Galicia para las nuevas construcciones ganaderas, pero en la provincia de A Coruña, a mayores, también se piden esos 50 metros en el caso de ampliación de establos.

“La ley señala claramente que esa obligación es para nuevas construcciones, por lo que no entendemos esta exigencia en el caso de las ampliaciones, pues son naves que están legales. Estamos trasladándole este problema a la jefatura provincial de Medio Rural y esperamos un cambio de criterio”, advierte Óscar Pose, de Unións Agrarias.

El problema radica en explotaciones que están rodeadas de monte de otros propietarios. Con la ley en la mano, las granjas que estén legalizadas a nivel urbanístico pueden exigir el retranqueo de 50 metros de pinos y eucaliptos a su nave, pero en cualquier caso, es una cuestión que desde el sector se considera ajena a la explotación y que su cumplimiento no depende de las ganaderías.

En el caso de nuevas construcciones, los problemas se están registrando sobre todo en los municipios con mayor superficie forestal, pues resulta complicado encontrar enclaves propicios para los establos sin que haya arbolado próximo.