“Cultivar maíz forrajero y tener praderas es una ventaja competitiva para los ganaderos gallegos”

Un grupo de 55 ganaderos de vacuno de leche de Irlanda del Norte visitó Galicia a finales de septiembre para conocer como funciona nuestro sector lácteo. Cuentan como son sus granjas y cuáles son sus impresiones del viaje

“Cultivar maíz forrajero y tener praderas es una ventaja competitiva para los ganaderos gallegos”

Visita dos gandeiros norirlandeses ao Marco da Curra

Un grupo de 55 ganaderos de vacuno de leche de Irlanda del Norte, en el Reino Unido, visitó Galicia los pasados 25, 26 y 27 de septiembre para conocer el sector lácteo gallego.

La visita, organizada por el DAERA, el Departamento de Agricultura, Medioambiente y Asuntos Rurales de Irlanda del Norte, contó con la colaboración de la Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria (AGACAL).

Durante su estancia visitaron granjas de vacuno de leche en A Pastoriza (Lugo), el Centro Experimental del CIAM en el Marco da Curra (Xermade), el complejo de fertilizantes de la cooperativa DELAGRO en As Pontes o la fábrica de piensos de PROGANDO en Muimenta (Cospeito).

3.000 granjas de leche que están muy preocupadas por el BREXIT

El grupo de estos 55 ganaderos del condado de Antrim lleva trabajando desde hace 25 años como una central de compras en común de subministros para las granjas (abonos, piensos…etc). Cuentan con un promedio de 140 vacas en ordeño y 8.000 litros por vaca, con un 4,2% de grasa y un 3,3% de proteína. Sin embargo, dentro del grupo la tipología de explotaciones es muy variada: partiendo de la base de que casi todas practican pastoreo, las hay con un promedio de 6500 litros por vaca, para las que tienen una alimentación basada casi exclusivamente en el pasto, a otras con 11.000 litros de producción por vaca, para las de estabulación intensiva.

En cuanto a sus inquietudes, y al igual que casi la totalidad de las 3.000 granjas de vacuno de leche de Irlanda del Norte -un territorio con una extensión de 14.000 km cuadrados, casi la mitad que Galicia- su preocupación fundamental es el Brexit.

Y es que algo más del 80% de los 2 millones de toneladas de leche que produce actualmente esta provincia se destina a la exportación, y más 30% de su leche la venden a industrias lácteas de la República de Irlanda, un comercio diario que de confirmarse un Brexit duro con el restablecimiento de fronteras y aranceles se vendría claramente perjudicado.

En este sentido, las previsiones del Dairy Council Northern Ireland (DCNI) son de que de confirmara un Brexit por las bravas los ganaderos de vacuno de leche de Irlanda del Norte perderían de promedio unos 12 céntimos de euro por litro, que hoy ronda los 29 céntimos por litro más calidades.

A continuación hablamos con algunos de los ganaderos norirlandeses que visitaron Galicia, y que coinciden en destacar el alto nivel técnico y genético de las ganaderas gallegas, su elevada inversión en establos -mucho más sencillos en Irlanda del Norte- y la ventaja competitiva que supone para los gallegos poder cultivar maíz forrajero en rotación con hierba.

Brian Henry: “El cultivo del maíz os permite ser mucho más competitivos”

Brian Henry es propietario de una pequeña ganadería con 40 vacas en ordeño, y que no cuenta con relevo generacional.

La suya es la típica granja irlandesa hasta hace unos años: vacas que pastorean de marzo a noviembre y que en invierno se alimentan básicamente con silo de hierba. En cuanto a la raza, hace un cruce programado alternando la Holstein, con la Jersey y con la Roja Sueca, una tendencia al alza en esta provincia del Reino Unido.

El promedio de producción es de 6000 litros con un 4,2% de grasa y 3,7% proteína. Vende la leche a Lakeland Dairies, una cooperativa de la República de Irlanda, y percibe un precio medio de 0,28 euros el litro más calidades. No en vano, sitúa el Brexit como su principal preocupación en este momento.

De su visita a ganaderías gallegas se muestra sorprendido en positivo: “Estoy impresionado por el nivel técnico que tienen. El cultivo del maíz permite a los ganaderos ser más competitivos en la producción”. “En determinados aspectos los ganaderos gallegos están más adelantados que en Irlanda del Norte”, concluye.

Jhon M´Conaghy: Promedio de 7.000 litros en pastoreo y de 6 partos por vaca

Jhon M´Conaghy posee junto con su hijo y con su esposa una granja de 100 vacas en ordeño basada en el pastoreo. “Las vacas van al pasto desde comienzos de marzo a noviembre y lo hacen día y noche durante el verano y primavera. Intentamos cultivar la mejor hierba posible y ensilar lo que nos sobra para el invierno”, explica.

Al igual que el resto de granjas, toda la base territorial está alrededor de la explotación, lo que favorece el pastoreo y reduce los costes de producción.

En su caso las razas que emplean para los cruces son la Holstein, la Fleckvieh y Ayshire, una raza británica caracterizada por sus altas calidades. Consiguen que las vacas lleguen de promedio a los 6 partos, con una lactación anual de 7.000 litros al 4,3 de grasa y 3,3 de proteína.

La leche se la venden a DALE Farms, una cooperativa de la que son socios y que es propiedad de 1250 ganaderos de Irlanda del Norte y de Gran Bretaña. Al igual que sus compañeros el precio ronda los 0,28 euros el litro más calidades.

Este ganadero, hijo también de ganaderos, y cuyo hijo tomará en breve el timón de la granja, se muestra orgulloso de su profesión: “Es un trabajo duro pero es una vida bonita, que te permite trabajar con animales y en plena naturaleza, tomando tu tus propias decisiones”.

De Galicia le llama la atención que se invierta tanto dinero en los establos: “Los nuestros son mucho más sencillos, aquí se invierte mucho dinero”, además de la ventaja que supone el cultivo del maíz.

Roy Irwin: Una granja en intensivo con 10.000 litros de promedio por vaca

Roy Irwin es un ganadero activo, miembro de la directiva del  Northern Ireland’s Dairy Council.

Su explotación, en la que ya tomó el relevo su hijo, es de las pocas pero cada vez más granjas en intensivo.

Cuentan con 200 vacas en producción y una base territorial -milk platform- de 120 hectáreas alrededor de la granja. Sus vacas producen un promedio de 10.000 litros por animal, con una media de 4,5% de grasa y 3,7% de proteína. El promedio de partos es de 3,5, inferior al promedio.

El rebaño está estabulado pero salen al pasto un mínimo de 90 días al año, pues así se lo exige Marks & Spencer, la cadena de supermercados en la que se vende su leche envasada.

En cuanto a la raza, hace años que se cambiaron de la British Frisian para la Holstein, debido a su mayor producción.

Preguntado por las claves de la rentabilidad de una ganadería, Roy Irwin destaca que “es muy importante cuidar la salud del rebaño y eso empieza por la recría, pues es ahí donde se determina la producción de la vaca adulta”. Además, destaca la importancia de no realizar inversiones no rentables en maquinaria. De hecho, en su caso subcontrata todos los trabajos agrícolas y de sacar el purín.

En cuanto a sus preocupaciones como ganadero, sitúa como número 1 el Brexit: “Nos sentimos bastante vulnerables por consecuencia del Brexit, porque las cooperativas irlandesas nos compran alrededor del 50% de nuestra leche y no sabemos que va a pasar se comienza a haber aranceles”.

David Kwasnieswski: “El pienso no debe pasar de los 350 gramos por litro de leche”

David Kwasnieswski es asesor nutricional en ganaderías de vacuno de leche del Norte de Irlanda. Explica que la ración normal para las vacas de vacuno de leche en esa parte de la isla está basada en un 70% en la hierba, tanto pasto como silo de hierba, y entre 25 y 35% en cereales, soja y pulpa de remolacha. “Como máximo los ganaderos emplean 350 gramos de concentrado por litro de leche producida”, añade.

Explica también que los silos de hierba tienen de promedio entre un 12 y un 15% de proteína y que la proteína del concentrado varía del 15 al 21%, dependiendo de la calidad proteica de la hierba.

En cuanto a las tendencias en el sector en Irlanda del Norte, cuenta que “cada vez hay más granjas con estabulación intensiva, y se está apostando por los robots de ordeño, amamantadoras automáticas…etc”. Sobre las tendencias en genética, asegura que “se está yendo a vacas de raza Holstein, cruzadas con Montbelier o Fleckvieh, y cada vez hay menos British Frisian”.

Por último, de su primera visita a ganaderías gallegas destaca “la alta calidad genética y la atención que se les presta al bienestar de las vacas”.

image_print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información